1995 e internet: el año en que todo empezó

Como ha señalado Louis Menand, “la historia es la predicción del presente. Los historiadores explican por qué las cosas salieron como lo hicieron. Puesto que ya conocemos el resultado, esto puede parecer una simple cuestión de mirar hacia atrás y conectar los puntos. Pero hay un problema: hay demasiados puntos. Incluso los puntos tienen otros puntos. Predecir el presente es tan difícil como predecir el futuro”. Además, hay muchas maneras de aglomerar sucesos pasados y dotarlos de significado colectivo. Y así, nos dice, tenemos  el concepto de período histórico, de siglo, de generación y de década, todos ellos bastante engañosos.  Aunque, concluye, “las historias más agradable de leer (y, probablemente, de escribir) son las de los libros sobre “la x que cambió el mundo”. Estas son explicaciones esencialmente sobre un solo punto”. Tratan  de acontecimientos, fenómenos o años.

1995

Todo ello viene a colación de  1995. The Year the Future Began (UC Press), el reciente libro del profesor  W. Joseph Campbell.  Para Menand, se trata de “un intento digno, informativo y razonable para convencernos de que el mundo en que vivimos está formado de manera crucial por cosas que sucedieron en 1995”. Más aún, “el libro no es del todo convincente, pero eso no es lo importante. Ninguno de los libros sobre las “X que cambiaron el mundo” son totalmente convincentes, por la razón de que todos los puntos tienen sus propios puntos. A menos que cuentes a Dios, no hay causa sin causa. Incluso la mariposa que originó el huracán aleteó por una razón. Lo que pasó en el 1933 o el 1959 o el 1995 nunca habría sucedido a menos que ciertas cosas hubieran ocurrido en el 1932, el 1958 o el 1994. Y así sucesivamente, hasta el limo protozoario. Todos los puntos son puntos de inflexión”.

Dicho lo cual, W. Joseph Campbell tiene muchas cosas que contarnos (aunque el libro es lógicamente muy americano en lo que relata)  y lo hace razonablemente bien. Vemnos, pues, unos párrafos del primer capítulo:

“Los días en que la World Wide Web era novedad tienden a ser recordados de maneras muy diferentes. Una forma es recordarlos con nostalgia, como el tiempo inocente en que la navegación se puso de moda, cuando la todavía nueva Web ofrecía chiripa, misterio y un tufillo de la aventura. El prominente escéptico de la tecnología Evgeny Morozov expresó la nostalgia de los principios de la Web en un exuberante ensayo hace unos años, lamentando el fallecimiento del cyberflânerie, el placer de pasear tranquilamente en línea sin saber adónde se podría ir a parar o lo que se podría hallar. Escribió sobre  aquellos días en que las páginas web se cargaban lentamente y “el zumbido vibrante del módem” ofrecía “su propia extraña poética” y la promesa de “abrir nuevos espacios para el juego y la interpretación”.

Mucho más común que la nostalgia vaporosa es mirar hacia atrás a la temprana Web con desconcierto y sarcasmo, equiparando el emergente mundo en línea de mediados de 1990 a un lugar primordial, cuando el entorno de la Web era sobre todo estéril y aburrido, no un lugar para quedarse, no un lugar donde hubiera mucho que hacer. La “Web Jurásica”, la llamó Farhad Manjoo, en un ensayo publicado en Slate.com. Lo que “llama la atención de la antigua web”, escribió, “es lo seguro que todo el mundo parecía estar de para qué servía el nuevo medio”

De acuerdo. El internet de 1995 era un lugar sin Facebook, Twitter o Wikipedia. Google apenas asomaba en el horizonte: sus fundadores, Sergey Brin y Larry Page, eran unos estudiantes de posgrado que se encontraron en 1995 en el campus de la Universidad de Stanford. Su primera reacción mutua fue que el otro era bastante repulsivo. El Google de principios de la Web era el motor de búsqueda de Alta Vista, que afirmaba ser capaz de acceder a ocho mil millones de palabras en dieciséis millones de websites. Servicios comerciales en línea como America Online, CompuServe y Prodigy estaban prosperando entonces, ofreciendo una experiencia en línea que por lo general estaba segregada, circunscrita y amurallada para los no suscriptores. Según el cálculo digital, 1995 fue hace mucho tiempo  -un tiempo anterior a los Smartphones, las redes sociales, y las conexiones inalámbricas ubicuas. Incluso los entusiastas reconocían que la navegación en Internet en 1995 exigía tanta paciencia como pericia. Surfear por la Web fue luego comparado con “un viaje a un destino exótico -los placeres son exquisitos, pero se requiere cierto aguante”.

(…)

Mil novecientos noventa y cinco vio el surgimiento de poderosos y contradictorios sentimientos  asociados aún con internet: una arrogancia petulante alentada por la novedad; una promesa de gran riqueza a encontrar en el mercado digital; y el espíritu de colaboración y comunidad que un entorno en línea podría promover de forma única. Esos sentimientos transversales encontraron expresión en 1995 en las pretensiones de Netscape, la startup de California que hizo un navegador Web avanzado y que, con su notable oferta pública inicial de acciones, catalizó el auge de las puntocom de la segunda mitad de la década de 1990. Encontraron otra expresión en la aparición tranquila de Amazon.com, que se ha convertido en la más grande historia de éxito comercial de la Web. Y hallaron expresión en el desarrollo de la modesta wiki, el software de edición en abierto que permite a los usuarios de la Web colaborar a distancia. Netscape, Amazon y la wiki, cada uno a su manera, testifican el emergente dinamismo de la Web en 1995; cada uno será tratado con detalle en este capítulo.

Sin duda, las innovaciones digitales de 1995 fueron más allá de Netscape, Amazon y la wiki. Muchos pilares fundamentales del mundo en línea datan su aparición en ese año. (…)

(…)

Si el auge de la wiki demuestra el potencial de la Web como entorno colaborativo e intelectual, las horas posteriores al atentado contra el edificio federal de oficinas en Oklahoma City en abril de 1995 proporcionaron una visión del potencial de la Web para la rápida difusión de noticias sobre los principales acontecimientos. El ataque de Oklahoma City señaló que internet estaba destinada a ser un medio de comunicación de masas. (…)”

Copyright 2015 by The Regents of the University of California.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.