Pensamiento y política en el mundo árabe

Como vino a decir el periodista Tomás Alcoverro en cierta ocasión, si uno desea una “interpretación profana de los conflictos del Oriente Medio” la mejor solución es acudir al historiador,  ecomonista y exministro libanés Georges Corm (reciente premio ‘Valor’ a la Tolerancia ante la diversidad).  Y no hay excusa, porque contamos con las traducciones de sus libros, con sus artículos y con un reciente volumen francés, que el autor ha estado presentando a lo largo del pasado mes de mayo: Pensée et politique dans le monde arabe. Contextes historiques et problématiques, XIXe-XXIe siècle (La Découverte).

Georges CORM pensee

Veamos parte de la breve presentación del editor:

“Esta obra expone las múltiples facetas del pensamiento político árabe desde el siglo XIX, inscrito en la riqueza de una cultura poco conocida. Con este vasto panorama, vívido y erudito, Georges Corm da testimonio de la vitalidad de este pensamiento y de las grandes controversias que lo han atravesado. Nos muestra que sus actores, lejos de estar atados por el corsé  teológico-político descrito por algunos relatos canónicos sobre los árabes y el islam, a menudo han expresado un fuerte pensamiento crítico acerca de lo religioso, lo filosófico, lo antropológico y lo político.

Inscribiendo la obra de estos pensadores en la vorágine de agitaciones geopolíticas y socioeconómicas que han marcado el mundo árabe desde hace dos siglos, nos explica cómo las poderosas hegemonías externas, militares, académicas y mediáticas han contribuido a marginar el pensamiento crítico árabe. Esto ha facilitado la instalación hegemónica del pensamiento islamista, instrumentalizado tanto por algunos regímenes árabes como por sus protectores occidentales. Trazando finamente los avatares sucesivos del nacionalismo árabe modernista, confrontado desde la década de 1950 con el doble desafío de la creación del Estado de Israel y la riqueza petrolera, Georges Corm nos ofrece las claves para la comprensión de las revueltas árabes libertarias de 2011, así como de las contrarrevoluciones e intervenciones externas que siguieron.
(…)”

Como complemento, recomiendo alguna de las entrevistas que le han realizado a lo largo del pasado mes de mayo, como la de France Culture, que se puede escuchar en su integridad.  O, en todo caso, la que concedió, mucho más breve, al portal Les clés du Moyen-Orient, aunque no trata sobre ese antedicho volumen. No obstante, es de esta última de la que entresacamos la primera de sus controvertidas respuestas:

“¿Cómo explicar el poderoso ascenso del Estado islámico desde junio de 2014?

Hay arios factores que explican esta extraordinaria e inverosímil toma del poder de una organización terrorista sobre 40 000 km2 en el espacio de unos pocos días en Irak. Es un fenómeno que, en efecto, conviene explicar. Creo que el factor principal es probablemente el hecho de que a los militares ocupaban la ciudad de Mosul y otras ciudades probablemente les pagaron para que no lucharan  y dejaran allí sus armas. Esto es lo que se constata durante la intervención estadounidense en Irak, pues se sabe que los estadounidenses sobornaron a los generales de la Guardia Presidencial, que tenían a su cargo la defensa de Bagdad. No se disparó ni un tiro. También se supo que los generales fueron expatriados a los Estados Unidos. Creo que tenemos lo mismo con el EI. Se dice que antiguos militares del régimen de Saddam Hussein, que habían sido todos despedidos por el Alto Comisionado estadounidense, Paul Bremer, se han unido al EI para vengarse.

Además, este llamado Estado islámico, del que todo el mundo tiende a olvidar que no es más que una organización terrorista, ha jugado un papel desde hace tiempo en Irak. Recordemos que el régimen de Saddam Hussein no tenía ninguna relación con el terrorismo, antes al contrario  el régimen fue considerado por al-Qaeda como un régimen “impío” a abatir. Cuando los estadounidenses invadieron Irak con el pretexto de que su gobierno tenía vínculos con el terrorismo y tenía armas de destrucción masiva, esto ayudó a que prosperara un terrorismo que no existía en Irak. Inicialmente, la organización del Estado islámico, que es una rama de Al Qaeda, luchó contra el Ejército de Estados Unidos. Muy rápidamente, también tomó ese giro de terrorismo contra los chiítas. En la actualidad, Irak tiene exactamente la misma estructura que la que se generó con los talibanes, creados por la acción conjunta de los servicios secretos paquistaníes, Estados Unidos y Arabia. Hoy en día, esta misma estructura se repite en Irak, alimentada, en cuanto a la logística, por Turquía, miembro de la OTAN, así como por Qatar y Arabia Saudita.

Estos factores han permitido que el EI conquiste el interior de Irak, también con el deseo de derrocar al régimen sirio, que se ha convertido en la “bestia negra” de muchos gobiernos occidentales (liderados por Francia), árabes y de Turquía. De ese modo, han acabado ayudando no sólo al EI, sino también a la otra organización terrorista que actúa en Siria, al-Nosra.

La organización al-Nosra, de hecho, ha causado violentos estragos en Siria y la frontera libanesa. Recordemos que unos 30 soldados del ejército libanés fueron secuestrados en el interior del territorio libanés, de los que 4 o 5 fueron decapitados. Al-Nosra solicita que todos los prisinoros islamistas en poder de la justicia libanesa acusados de actos terroristas en el Líbano sean liberados. Sabemos que al-Nosra, logísticamente, es ayudada por el ejército israelí, que bombardea Siria para ayudar a los combatientes de al-Nosra. También sabemos que los heridos al-Nosra son tratados en hospitales israelíes.

(…)”

 © Copyright: Éditions La Découverte / Les clés du Moyen-Orient

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.