El PowerPoint, desterrado del aula!

Interesante, aunque discutible en algún punto (como el de las redes sociales), es el texto que Bent Meier Sørensen, profesor de la Copenhagen Business School, publica en The Conversation. Su título, Let’s ban PowerPoint in lectures – it makes students more stupid and professors more boring“,  no deja lugar a dudas.

POWER POINT  1  07

Antes de entrar en materia (traducida), una confesión. No me cuento entre los amantes de la presentación docente con PowerPoint. Y ello por dos razones de desigual importancia. Ante todo, porque la materia histórica se conjuga mal con la simplicidad. Trátese de factores, causas o consecuencias, una presentación de este tipo tiende a la reducción, unilinealidad o unidireccionalidad. Y siendo como es la historia algo dinámico y complejo, acaba pareciendo estático y simple. Dicho de otro modo, entiendo que esa herramienta es útil para las ilustraciones gráficas, pero no lo es tanto o simplemente es ineficaz -incluso contraproducente- cuando se emplea para escribir breves textos que uno lee para subrayar lo expuesto. Todo lo cual se agrava por los efectos que una presentación con textos tiene sobre el propio docente, que tiende a reproducir la rigidez de aquella. Y, por otra parte, el uso de esta tecnología suele servir como excusa para proclamar que uno se ha “reciclado” o “modernizado” en el mundo digital, y nada más lejos de la realidad.

En fin, las objecciones que se le pueden poner fueron ya expuestas por Franck Frommer en El pensamiento PowerPoint (Península). Este periodista, además, subtitulada su obra de modo elocuente, Ensayo sobre un programa que nos vuelve estúpidos, incidiendo así en la misma idea que expuso Nicholas Carr, aunque la referencia declarada en este caso es la frase pronunciada por el General norteamericano James N. Mattis en una conferencia militar en North Carolina, idea que llevó a algunos mandos militares a prohibir tales presentaciones.

Resulta pertinente tener en cuenta todo ello,  dado que hay centenares de millones de personas que lo utilizan, dada la retórica que impone y  dado que su presencia en las aulas está muy generalizada.  De ahí el interés en el mencionado texto de Bent Meier Sørensen, que dice así:

conferences

“Cualquier profesor universitario que no guarde un recuerdo doloroso de alguna clase fallida es un mentiroso. En cierta ocasión, advertí de inmediato que había perdido por completo a los estudiantes: los que no habían caído en estado comatoso, estaban apáticos y ansiosos. Carente de gracia, me abandoné aún más a mi presentación de PowerPoint para que me salvara de la ruina total. Años más tarde, todavía puedo escucharme a mí mismo leyendo en voz alta los epígrafes subrayados en la pantala y me veo revolotear entre los estudiantes para venderles aquellos puntos.

Por suerte, no guardo ningún recuerdo de lo que los estudiantes pensaron de aquella clase, pero mi recuerdo más doloroso es la experiencia de aburrirme a mí mismo. Cuando eso sucede, es hora de cambiar las propias formas. Es eso lo que me he llevado a encabezar un movimiento para prohibir el PowerPoint en las lecciones.

Hay una serie de posibles razones para que una clase vaya mal: un curso mal planificado, preparación inadecuada, sentirse ese día sin inspiración, estudiantes desmotivados, una clase demasiado numerosa, un auditorio mal diseñado. A esta secuencia de viñetas con catástrofes le sigue el PowerPoint.

La clase física, cara a cara, es un caso potencialmente complejo y abierto en el que interactúan los estudiantes, las lecturas, el profesor y un caso o un problema teórico. Una presentación de PowerPoint  bloquea la lección convirtiéndola en un curso que ignora cualquier entrada que no sea la propia idea que el profesor en cuestión ha concebido el día anterior. Cercena la posibilidad de improvisación y  desviación, así como la oportunidad de adaptarse a la participación del estudiante sin desviarse de su ruta.

Esto es, por lo general, lo que hace que este tipo de presentaciones sean tan dolorosamente aburridas: aunque el público advierte  rápidamente por dónde va el presentador, éste o ésta  tiene que transitar por todos los puntos, mientras el público sueña con que la siguiente diapositiva pueda ser más interesante.

No apto para profesores

Sin embargo, para ser interesante y relevante en una lección, los profesores tienen que hacer preguntas y experimentar, no dar soluciones y resultados. Desafortunadamente, PowerPoint está diseñado para proporcionar exactamente eso. Ideado originalmente para Macintosh, la compañía que lo diseñó fue comprada por Microsoft. Tras su lanzamiento, el software fue dirigido cada vez más hacia los profesionales de negocios, especialmente consultores y vendedores atareados.

Sin embargo, durante la década de 1990 cuando fue adoptado de manera más general por las empresas, ya que se convirtió en parte del paquete Microsoft Office, lo que explica los resúmenes ejecutivos, meras frases, “resultados” ubicuos y planes de acción. Su camino en el mundo académico vino luego apoyado por el aumento de la presión sobre las facultades para ofrecer más docencia y por el aumento de la demanda de una población estudiantil más diversa que necesitaba ser guiada de forma más precisa a través de la selva del conocimiento.

Y resulta que PowerPoint no ha fortalecido a la academia. El problema básico es que un profesor no está destinado a vender píldoras de conocimiento a los estudiantes, sino que debería  hacer que los estudiantes se plantearan problemas. Tal proceso de aprendizaje es lento y arduo, y no puede ser resumido con esmero. Lo que PowerPoint produce es estupidez, por lo que algunos, como el estadístico estadounidense Edward Tufte, han dicho que es “demoníaco” .

Por supuesto, las nuevas tecnologías de presentación como Prezi, SlideRocket o Impress añaden un montón de nuevas características y animación en 3D, aunque yo diría que sólo empeoran las cosas. Un punto discutible no se convierte en relevante por moverlo de manera misteriosa. La verdad es que los PowerPoints son realmente difíciles de seguir y si uno se pierde un aspecto a menudo se pierde por completo.

A ello se añade la ambivalencia de lo que hay en esas viñetas. En mis presentaciones, los textos de las diapositivas sólo son realmente mis pensamientos privados y, a menudo, apresuradamente escritos. A diferencia de mis otros  trabajos publicados y evaluados, nadie ha visto ni criticado mis presentaciones en PowerPoint. Sin embargo, los estudiantes perciben mis viñetas como fuente autoridad, y a menudo las citan en sus trabajos en lugar de pagar el peaje que supone encontrar los aspectos significativos en los textos reales del curso.

Sin PowerPoint

Tras conseguir la prohibición de Facebook y otros usos de las redes sociales en nuestro programa de máster en filosofía y negocios en la Copenhagen Business School, recientemente también hemos  prohibido que los profesores usen PowerPoint. Aquí estamos en sintonía con las fuerzas armadas de los Estados Unidos, donde el general de brigada Herbert McMaster lo prohibió porque era considerado una mala herramienta para la toma de decisiones. No podríamos estar más de acuerdo, aunque permitimos que los profesores lo utilicenpara mostrar imágenes y videos, así como citas de autores primarios.

Aparte de eso, los profesores escriben con tiza en la pizarra   (o con rotuladores si ésta es blanca). Al contrario de lo que PowerPoint permite, la tiza y el encerado nos permiten anotar los aspectos que provienen de los estudiantes y conectarlos con los que nosotros mismos desarrollamos. La mayoría de las universidades están defendiendo en realidad el monopolio de Microsoft a hurtadillas, fijando arquitectónicamente el proyector y haciendo que PowerPoint tenga prioridad sobre otras tecnologías, como la pizarra.

Por supuesto, quitar la incómoda carga del PowerPoint de los hombros del profesor supone mayores exigencias en materia de planificación. Sin embargo, aunque en nuestro programa de máster nosotros, como profesores, tengamos un plan claro sobre lo que debería ocurrir en cada minuto de la clase, el contenido exacto debería seguir siendo variable y de composición abierta. Con el fin de apoyar la interacción, los estudiantes se sientan llevando su identificación visible, también introducida en la primera clase del curso del año pasado. De esta manera los estudiantes menos activos pueden ser llamados a ampliar los conceptos y las conexiones que se van añadiendo en la pizarra, ya sea desde su asiento o cuando se les pide que escriban en ella.

En todos mis años de uso del PowerPoint a la manera tradicional, los estudiantes se quejaban invariablemente de que no tenían las diapositivas antes de la conferencia. Hoy en día, los estudiantes no mencionan en absoluto la falta de PowerPoint  -sólo piden un mejor orden en mi pizarra. Tienen razón, pero a diferencia del orden rígido de una presentación de PowerPoint, el orden de la pizarra en se pueden mejorar en tiempo real.

Sin la tentación del PowerPoint, los profesores solo se pueden apoyar en los estudiantes. Este parece un giro de los acontecimientos mucho más prometedor”.

Fuente: Bent Meier Sørensen, “Let’s ban PowerPoint in lectures – it makes students more stupid and professors more boring“, The Conversation, 29 de abril de 2015

Copyright © 2010–2015, The Conversation Trust (UK).  Creative Commons — Attribution/No derivatives


One thought on “El PowerPoint, desterrado del aula!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *