La caída de la Rusia zarista: hacia la guerra y la revolución

Dominic Lieven acaba de publicar The End of Tsarist Russia: The March to World War I and Revolution (Viking). El autor cuenta con seguidores y detractores, pero al menos este libro tiene una ventaja que tardará en disiparse. Como señalaba Steve Donoghue en OL,  “muchos de los archivos rusos  consultados por Lieven para la investigación de este libro se han cerrado de nuevo para los investigadores occidentales; puede pasar mucho tiempo antes de que tengamos uun estudio comparable y a fondo de la carrera de la Rusia imperial hacia su destrucción y transformación”.

The End of Tsarist Russia

Dice el editor:

La Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa dieron forma al unísono al siglo XX de manera profunda. En The End of Tsarist Russia, el aclamado estudioso Dominic Lieven conecta por primera vez los dos eventos, proporcionando tanto una historia de los orígenes de la Primera Guerra Mundial desde la perspectiva rusa como una historia internacional de por qué tuvo lugar la revolución.

Basado en el trabajo exhaustivo en siete archivos rusos, así como en muchas fuentes no rusas, la obra de Dominic Lieven trata mucho más que de Rusia. Situando la crisis del imperio en su núcleo, Lieven vincula la Primera Guerra Mundial al movimiento de la historia global  del siglo XX. El autor muestra cómo cuestiones contemporáneas calientes como la lucha por Ucrania eran ya elementos cruciales en el período previo a 1914.

(…)

Y ese es el inciio de la introducción:

“Por encima de otras  cosas, la Primera Guerra Mundial cambió el destino de Ucrania. Para un público de habla inglesa, esta afirmación parecerá la confirmación definitiva de que la mayoría de los profesores están locos. Ningún soldado aliado creía que estaba arriesgando su vida por Ucrania. Pocos de ellos habían oído hablar del lugar. Lo mismo puede decirse de los soldados alemanes en 1914. En relación con el centenario de la guerra, se publicará en inglés una montaña de libros. Muy pocos mencionarán Ucrania. La mayoría de estos libros serán acerca de las experiencias de los soldados británicos y estadounidenses y sobre civiles durante la guerra. Muchos otros debatirán el impacto de la guerra sobre la sociedad y la cultura del mundo de habla inglesa. El destino de Ucrania no tenía nada que ver con esto.

Sin embargo, mi afirmación no es tan descabellada como parece. Sin la población, la industria y la agricultura ucraniana, Rusia hubiera dejado de ser una gran potencia a principios del siglo XX . Si Rusia hubiera dejado de ser una gran potencia, entonces con toda probabilidad Alemania habría dominado Europa. La Revolución Rusa de 1917 rompió temporalmente el Estado, la economía, y el imperio de Rusia, que por un tiempo dejóde ser una gran potencia. Un elemento clave en ello fue el surgimiento de una Ucrania independiente. En marzo de 1918, los alemanes y los rusos firmaron un tratado de paz en Brest-Litovsk que puso fin a la Primera Guerra Mundial en el frente oriental. En este tratado, Rusia se vio obligada a reconocer a Ucrania como país independiente, en teoría, y como satélite alemán en la práctica. Si el Tratado de Brest-Litovsk hubiera sobrevivido, Alemania habría ganado la Primera Guerra Mundial. Para ganar la guerra, Alemania no necesitaba la victoria absoluta en el frente occidental. Un empate en el oeste combinado con el eclipse del Imperio Ruso y la dominación alemana de Europa centro-oriental habrían bastado para asegurar la hegemonía de Berlín sobre el continente. En cambio, la victoria aliada en el frente occidental tuvo como resultado el colapso de las esperanzas alemanas de un imperio en el este. Como parte del armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial, Alemania tuvo que renunciar al Tratado de Brest-Litovsk y abandonar sus conquistas en Europa oriental. La Rusia soviética ocupó de nuevo el vacío, reconquistando Ucrania y volviendo a crear la base para un Imperio ruso, aunque en forma comunista.

Esto pone de relieve un punto básico sobre la Primera Guerra Mundial: al contrario de la suposición casi universal en el mundo de habla inglesa, la guerra fue, ante todo, un conflicto del este de Europa. Sus orígenes inmediatos estaban en el asesinato del heredero de Austria en Sarajevo en el sureste de Europa. El asesinato de Francisco Fernando, el 28 de junio de 1914, dio lugar a un enfrentamiento entre Austria y Rusia, dos grandes imperios de Europa oriental. Francia y Gran Bretaña fueron arrastrados a lo que comenzó como un conflicto en el este de Europa, sobre todo debido a los temores sobre su propia seguridad: la victoria de la alianza austro-alemana sobre Rusia podría inclinar la balanza de poder en Europa hacia Berlín y Viena. Es cierto que la victoria en la Primera Guerra Mundial se logró en el frente occidental por los esfuerzos de franceses, británicos y los ejércitos de Estados Unidos. Pero la paz de 1918 se perdió en la mayoría del este de Europa. La gran ironía de la Primera Guerra Mundial fue que un conflicto que comenzó más que nada como una lucha entre las potencias germánicas y Rusia por dominar las Europa centro-oriental de terminó con la derrota de ambos lados. La disolución del Imperio austríaco en una serie de pequeños Estados incapaces de defenderse dejó un agujero geopolítico en la Europa centro-oriental . Peor aún, el orden de Versalles fue construido sobre la base de la derrota tanto de Alemania como de Rusia, sin preocuparse por sus intereses o puntos de vista. Dado que Alemania y Rusia eran potencialmente los estados más poderosos de Europa, el asentamiento de Versalles fue inevitablemente muy frágil. No fue coincidencia que la Segunda Guerra Mundial también comenzara en el este de Europa, con la invasión de Polonia, una de las creaciones fundamentales de Versalles, por sus vecinos alemanes y rusos en septiembre de 1939. Tras la tregua de una generación, la Primera Guerra Mundial terminó verdaderamente en muchos aspectos cuando el ejército soviético tomó Berlín en mayo de 1945.

Este libro sitúa a Rusia donde le corresponde, en el centro mismo de la historia de la Primera Guerra Mundial. Sobre todo, estudia la participación de Rusia en los orígenes de la guerra, pero también la forma en que el conflicto se desarrolló y sus consecuencias a largo plazo. Pero si bien este libro podría llamarse una historia rusa de la Primera Guerra Mundial, es también una historia internacional de la Revolución Rusa, concentrándose sobre todo en este caso sobre los orígenes de la revolución. Rusia fue crucial para las relaciones internacionales en Europa, pero lo mismo fue cierto a la inversa. La lucha de Rusia por ser una potencia europea y,a la postre, mundial ha tenido una enorme influencia en la historia moderna de Rusia. Probablemente ningún otro factor ha tenido mayor impacto en el destino del pueblo ruso. Nunca fue esto más cierto que en los años entre 1904 y 1920, los  que cubre este libro. Sin la Primera Guerra Mundial, los bolcheviques concebiblemente podrían haber tomado el poder en Rusia, pero por muchas razones se explican en este libro, lo más probable es que no hubieran podido retenerlo. Sin embargo, si la guerra desempeñó un papel muy importante en la historia de la revolución rusa, lo contrario también es cierto. La Revolución Rusa ofreció a Alemania su mejor oportunidad para ganar la Primera Guerra Mundial. Y lo que es más importante, la Revolución de Octubre en 1917 aseguró que Rusia no participara en la reconstrucción de Europa en Versalles y se mantuviera como potencia revisionista en el período de entreguerras. La profunda sospecha y la antipatía entre los rusos y sus antiguos aliados británicos y franceses minaron los esfuerzos para analizar a  Adolf Hitler y evitar una segunda guerra mundial.

(…)”

© 2015 Penguin Random House


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.