Hitler, el mostruo hogareño

Hace ya un año llegó a las librerías británicas (ahora lo acaba de hacer en bolsillo y en edición americana) un volumen titulado The Making of Home. The 500-Year Story of How Our Houses Became Our Homes (Athlantic Books), de Judith Flanders. Aunque es una historiadora social (y fue nominada para el British Book Awards History Book of the Year), se trata más bien de una periodista y contrastada author, con una larga y afortunada trayectoria que incluye libros como The Victorian House, Consuming Passions, The Invention of MurderThe Victorian City.

makingofhome

Como dicen sus editores, “en The Making of Home, Flanders traza la evolución de la casa desde el siglo XVI hasta principios del siglo XX en el norte de Europa y América, mostrando cómo los hogares que hoy conocemos tienen solamente un leve parecido con los que ha habido de la historia”.

El volumen, como los de su autora, atrapará sin duda al lector común, ofreciendo un relato ameno y repleto de detalles sobre un tema de indudable interés.  Sin embargo, y a pesar del acertado uso de las fuentes secundarias, un historiador esperará algo más y lo tomará como una buena síntesis, un punto de partida.  Porque, ciertamente, el objeto merece un análisis más profundo.

En ese contexto, profundo a la par que original, es el trabajo de Despina Stratigakos, historiadora de la arquitectura interesada en la relación entre el poder y ese arte de construir edificios, que nos presenta Hitler at Home (Yale UP), una obra curiosa que merece ser ojeada. No trata, como Flanders, de dar una mirada de conjunto, ni del hogar en general, sino que se centra en un ejemplo bien significativo, casi un oxímoron, el hogar de Hitler.

hitlerathome

Dice el editor:

“La transformación de Adolf Hitler de agitador a hombre de Estado coincidió con una serie de espectaculares renovaciones en su hogar emprendidas a mediados de la década de 1930. Este provocativo libro expone la preocupación del dictador por su imagen privada, conformada por la gestión estética e ideológica de su arquitectura doméstica. La vida de soltero de Hitler estimulo diversos rumores, y el régimen nazi  depositó en tres viviendas del dictador -la Vieja Cancillería en Berlín, su apartamento en Munich, y el Berghof, su casa de montaña en Obersalzberg- para fomentar el mito del Führer como hombre refinado y moralmente honrado. Despina Stratigakos revela también la desconocida vicisitud de la diseñadora de interiores de Hitler, Gerdy Troost, a través de fuentes archivísticas recién descubiertas.

A la altura del Tercer Reich, los medios de comunicación de todo el mundo mostraron las casas de Hitler a un público ávido de saber lo que había tras los bastidores. Después de la guerra, la fascinación por la vida doméstica de Hitler continuó a medida que soldados y periodistas inspeccionaban sus viviendas para captar su psicología. Las ricas i lustraciones del libro, muchas inéditas, ofrecen a los lectores una mirada poco común sobre las decisiones implicadas en la fabricación de casas de Hitler y en el puro poder de la propaganda que influyó en cómo el mundo le vio”.

Como complemento y aclaración, sirva el texto que la autora publicó en The Conversation, que empieza así:

“El 16 de marzo 1941 -con las ciudades europeas en llamas y los judíos siendo hacinados en guetos- The New York Times Magazine publicó un relato ilustrado sobre la retirada de Adolf Hitler a los Alpes de Berchtesgaden.

Adoptando un tono neutro, el corresponsal C. Brooks Peters señaló que los historiadores del futuro harían bien en mirar la importancia de los “dominios privados y personales del Führer”, donde las discusiones sobre el frente de guerra se entremezclaban con “paseos con sus tres perros sheepdogs entre majestuosos senderos de montaña.

Durante más de 70 años, hemos ignorado la advertencia de Peters de tomarnos los espacios domésticos de Hitler en serio. Cuando pensamos en los escenarios del poder político de Hitler, somos más propensos a imaginar el lugar de las  concentraciones anuales en Núremberg  que su sala de estar.

Sin embargo, fue a través de la arquitectura, el diseño y los medios de comunicación las representaciones de sus hogares como el régimen nazi fomentó un mito del Hitler privado hogareño, apacible y buen vecino.

En los años previos a la Segunda Guerra Mundial, esta imagen se utilizó estratégica y efectivamente, tanto en Alemania como en el extranjero, para distanciar al dictador de sus políticas violentas y crueles. Incluso después de que comenzara la guerra, la impresión favorable del Führer en su tiempo libre,  jugando con los perros y los niños, no se desvaneció de inmediato.

Las mitologías nazis sobre los orígenes de Hitler enfatizaron su pobreza y falta de vivienda siendo joven, así como su desdén por la comodidad.  Pero una vez que Hitler se convirtió en canciller -y sobre todo después de que los derechos por Mein Kampf lo convirtieran en un hombre rico- dedicó considerables energías en rediseñar y  amueblar sus residencias: la Antigua Cancillería en Berlín; su apartamento de Munich; y el Berghof, su casa de montaña en  Obersalzberg.

El calendario de estas reformas a mediados de la década de 1930 coincidió con un cambio en la imagen pública de Hitler como  hombre de Estado y diplomático, una transformación también promovida por las películas de propaganda nazi de Leni Riefenstahl.

Los ásperos bordes del antisemita extremo y agitador de las masas fueron lijados mediante la creación de un personaje nuevo y sofisticado que emergió en un entorno doméstico muy cuidado . Con cortinas de seda y jarrones de porcelana, los diseñadores de Hitler sugirió un mundo interno que era a la vez cultivado y pacífico.

Gerdy Troost, la decoradora de interiores de Hitler, jugó un importante papel en la transmisión de una imagen de su cliente como un hombre de buen gusto y cultura. Inspirada por los movimientos de reforma del diseño británico, hizo hincapié en la calidad de los materiales y de la mano de obra sobre la exhibición ostentosa.

Hitler era un cliente comprometido, y admiraba el gusto de ella, aunque a veces se enfrentaron por la tendencia de él hacia lo grandioso. Mujer respetada y temida en la Alemania nazi, Troost ha sido pasada por alto en las historias escritas sobre el período. Sin embargo, las nuevas fuentes de archivo revelan el sorprendente alcance de su influencia sobre Hitler y su importancia dentro de los círculos de élite nazi.

(…)”

© 2015 YALE UNIVERSITY PRESS / Despina Stratigakos / The Conversation Trust (UK) Limited



Citar este post
Anaclet Pons (2015, 9 noviembre). Hitler, el mostruo hogareño. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 19 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/myl4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.