El asesinato de Yitzhak Rabin y la reconfiguración de Israel

El escritor y periodista Dan Ephron ha publicado lo que será una de las obras del año, al menos en ciertos círculos: Killing a King: The Assassination of Yitzhak Rabin and the Remaking of Israel (Norton). Coincidiendo con el vigésimo aniversario de aquel magnicidio, el editor lo presenta de este modo:

Killing a King

“Una historia fascinante sobre el asesinato que cambió una nación: el asesinato del primer ministro israelí Yitzhak Rabin.

El asesinato del primer ministro israelí Yitzhak Rabin sigue siendo el acontecimiento más trascendental de la historia reciente de Israel, y uno que alteró radicalmente la trayectoria tanto de Israel como de los palestinos. Killing a King relata las historias paralelas de Rabin y de su acosador, Yigal Amir, a lo largo los dos años previos al asesinato, mientras uno de ellos planeaba acuerdos políticos que esperaba que conduciríana la paz, y el otro tramaba su asesinato.

Dan Efrón, que informó desde el Próximo Medio Oriente durante gran parte de las últimas dos décadas, cubrió tanto las concentraciones en el lugar en el que fue asesinado Rabin como el juicio posterior. Describe cómo Rabin, un exgeneral que dirigió el ejército en la Guerra de los Seis Días de 1967, abrazó a su némesis, el líder de la Organización de Liberación de Palestina, Yasser Arafat, y se dedicó a tratar de resolver el conflicto más irritante del siglo XX. Relata con angustiosos detalles cómo extremistas de ambos lados socavaron el proceso de paz con violencia espantosa. Y reconstruye la implacable maquinación de Amir, un estudiante de derecho de veinticinco años de edad y extremista judío que creía que los esfuerzos de paz de Rabin equivalían a una traición a Israel y al pueblo judío. Aunque Amir acechó a Rabin a lo largo de varios meses, la agencia encargada de proteger al líder israelí perdió pistas clave, pasó por alto los informes de inteligencia y luego no pudo protegerlo en el momento crítico, hace exactamente veinte años. Fue el mayor error de seguridad en la historia de la agencia.

A través del prisma del asesinato, aparece enfocado mucho del Israel de hoy, de la parálisis en el proceso de paz a la tensa relación entre el actual primer ministro, Benjamin Netanyahu, y el presidente Barack Obama. Partiendo de los informes de la policía israelí, de entrevistas, de confesiones y de la cooperación de ambas familias, la de Rabin y la de Amir, Killing a King es una narración fuertemente enhebrada que llega a una conclusión inevitable y devastadora.Uno no puede dejar de preguntarse lo que sería hoy Israel de estar Rabin vivió”.

Y así empieza la obra:

“Yitzhak Rabin se despertó antes de las siete de la mañana del 4 de noviembre de 1995, con una infección ocular. Tenía planes de jugar al tenis, mantener varias reuniones de trabajo en su apartamento al norte de Tel Aviv, y asistir más tarde, esa noche, a una manifestación por la paz en la Plaza de los Reyes de Israel. Pero la infección, que le puso los ojos hinchados y enrojecidos, le dio la oportunidad de pensárselo. Rabin se sentía ambivalente sobre la manifestación; le parecía el tipo de evento que algún régimen bolchevique podría organizar, transportando en autobús a burócratas pagados para que agitaran pancartas aprobadas por el Partido. La aceptaba sobre todo porque sus oponentes políticos, con unas pocas protestas grandes y ruidosas, habían logrado crear la impresión de que la mayor parte del país se oponía a su ahora segundo acuerdo de paz con Yasser Arafat. Los alborotadores habían agitado imágenes trucadas que mostraban a Rabin envuelto en un kaffiyeh -el pañuelo blanco y negro a cuadros usado por Arafat- y, peor aún, a Rabin con un uniforme nazi. Pero el primer ministro temía que pocas personas se presentaran en la plaza. En lugar de refutar la percepción de su debilidad política, la concentración  podría terminar reforzándola. Rabin mismo ya no estaba muy seguro de si era sólo una percepción o la dura realidad.

Se trasladó a su estudio, cogió el teléfono y canceló su partido de tenis. A los setenta y tres años, Rabin todavía jugaba varios juegos todos los sábados, caminando hasta un club de campo en el barrio y resoplando largos parlamentos  entre juego y juego. Planeaba telefonear luego a Shlomo Lahat, exalcalde de Tel Aviv y organizador de la manifestación de esa noche. Los dos habían servido juntos en el ejército y coincidieron como miembros del generalato, el equivalente israelí de la Junta de Jeges del Estado Mayor conjunto. Pero antes de que marcara, Leah, la esposa de Rabin, de cuarenta y siete años, lo llamó desde otro lugar del apartamento, diciendo que había conseguido un oftalmólogo y que estaba en el camino. Para el primer ministro, por supuesto, haría una visita a domicilio en el día de descanso judío. Y a menos que el médico descubriera algo serio, Rabin no tendría ninguna excusa para asistir a la manifestación.

Más o menos al mismo tiempo, unas pocas millas al norte, Yigal Amir se estaba levantando de la cama en casa de sus padres en Herzliya. Estudiante de derecho de veinticinco años de edad, bajo y bien parecido, Amir también tenía planes para ese sábado. Rezaría en la sinagoga ortodoxa del barrio, almorzaría con sus padres, hermanos y hermanas -ocho hijos en total- y por la noche se dirigiría a Tel Aviv. Amir se puso unos vaqueros y una camiseta de color oscuro. Tomó la Beretta de 9mm de la mesilla de noche, junto a su cama, y se la metió en la parte trasera de sus pantalones -la tenía siempre a mano.  Su hermano mayor, Hagai, con quien compartía habitación, iba un paso por detrás. Hagai se agenció una bolsa de terciopelo que contenía su talit -el chal con flecos anudados con el que los judíos observantes se envuelven durante las oraciones diarias-, y los dos salieron a la calle.

(…)”

Copyright © W. W. Norton & Company, Inc.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.