Memorias de la revolución cultural china

No ha sido en ninguna gran editorial, pero no debería pasar desapercibido un volumen como The Cowshed: Memories of the Chinese Cultural Revolution (NYRB), de Ji Xianlin. Veamos cómo lo presenta el editor:

COWSHED

“La Revolución Cultural de China comenzó en 1966 y condujo a una década de reinado de terror maoísta en China, en la que millones de personas murieron o fueron enviadas a campos de trabajo a lo largo del país o sometidas a otras formas de disciplina extrema y de humillación. Ji Xianlin fue uno de ellos. The Cowshed es el desgarrador relato de su encarcelamiento en 1968 en el campus de la Universidad de Pekín y de su posterior desilusión con el culto a Mao. A medida que el campus pasaba por una espiral de frenesí político, Ji, profesor de lenguas orientales, fue perseguido por profesores y alumnos de su propio departamento. Su casa fue allanada, sus posesiones más preciadas destruidas y el propio Ji tuvo que soportar horas de humillación en brutales “sesiones de lucha.” Se vio obligado a construir un establo (una prisión improvisada para los intelectuales que fueron etiquetados como enemigos de clase) en el que luego se alojócon otros excolegas. Su testimonio de esta experiencia terrible está lleno de afilada ironía, empatía y notable perspicacia sobre un acontecimiento central en la historia de China.

En la China contemporánea, la Revolución Cultural sigue siendo un tema delicado, poco discutido, pero si un ciudadano chino ha leído un libro sobre el tema, es probable que sean las memorias de Ji. Cuando The Cowshed se publicó en China en 1998, se convirtió rápidamente en un éxito de ventas. La Revolución Cultural casi había desaparecido de la memoria colectiva. Los intelectuales más destacados rara vez hablaban abiertamente de la revolución, y los libros sobre el tema eran casi inexistentes. En el momento de la muerte de Ji, en 2009, poco había cambiado y, a pesar de su popularidad, The Cowshed sigue siendo uno de los pocos testimonios de su especie. Como Zha Jianying escribe en la introducción, “El libro se ha vendido bien y la edidión se mantiene. Pero, en silencio, las autoridades también tomaron medidas para restringir la discusión pública de la memoria, pues el asunto sigue siendo tratado como confidencial. (…)”.

He aquí un extracto de la introducción, ofrecida por el NYT:

“En el centro del libro se sitúa el establo, el término popular para los centros de detención improvisados ​​que habían surgido en muchas ciudades chinas. Este se creó en el corazón del campus de la Universidad de Pekín, donde el autor fue encerrado durante nueve meses con otros muchos profesores y funcionarios caídos, dedicados al trabajo manual y a recitar trozos de los escritos de Mao. El ambiente infernal del lugar, la pavorosa variedad de violencia física y psicológica que los guardias infligían diariamente a los presos con placer sádico, el hambre y la degeneración humana, son vívidamente descritos. De hecho, de todas las memorias de la Revolución Cultural, no puedo pensar en otra que ofrezca un testimonio tan devastador, directo y detallado sobre el abuso físico y mental que sufrió toda una comunidad intelectual presa . Después de leer el libro, un amigo intelectual chino me lo resumió así: “Este es nuestro Auschwitz”.

Revivir mentalmente tal oscuridad y registrarlo todo de una manera tan invariablemente franca pudo no haber sido fácil para un hombre de edad avanzada: Ji tenía más de ochenta años cuando lo escribió. En el primer capítulo, confiesa haber esperado durante muchos años, en vano, a que otros se adelantarán a dar testimonio. Perturbado por el silencio colectivo de la generación anterior y la creciente ignorancia de los jóvenes acerca de la revolución cultural, finalmente decidió tomar la pluma él mismo.

(…)

Ji Xianlin murió en 2009. Dos años después de su muerte, una alumna de la Universidad de Pekín, llamada Zhang Manling y cercana a Ji, publicó un artículo sobre su amistad e hizo algunas revelaciones inusuales. En 1989, después de que los estudiantes comenzaran la huelga de hambre en la plaza de Tiananmen, Ji y otros profesores de la Universidad de Pekín decidieron mostrar públicamente su solidaridad con los jóvenes haciéndoles una visita. Ji, el más antiguo y más famoso de los profesores, viajó por todo lo alto: sentado en una banqueta en la parte superior de un triciclo  con respaldo plano, que llevada ceñida una gran bandera blanca en la que se leía “Primer Rango, Profesor Ji Xianlin”,  el anciano Ji, de setenta y ocho años, era tirado por un estudiante del campus occidental que pedaleó por toda la ciudad. Cuando por fin llegaron a la plaza de Tiananmen, los estudiantes estallaron en encendidos aplausos.

Durante la purga posterior a la masacre, en todas las reuniones de la facultad donde todo el mundo se vio obligado al  tai Biao (declarar su posición), Ji se limitó a decir: “No pregunte, o diré que fue un movimiento democrático patriótico”.  Entonces, un día, Ji se alejó de su residencia en el campus, detuvo un taxi y pidió que le llevara  a la oficina de seguridad pública local. “Soy el profesor Ji Xianlin de la Universidad de Pekín”, le dijo Ji a la policía al llegar. “He visitado dos veces la plaza de Tiananmen. Los estudiantes me despertaron, así que por favor enciérreme con ellos. Tengo más de setenta años y ya no quiero vivir más”. Los policías se sorprendieron, por lo que llamaron a los funcionarios de la Universidad de Pekín, que se apresuraron a llevárselo de nuevo al campus por la fuerza.

Era, de nuevo, uno de esos momentos de alta presión, terribles y trágicos en la larga historia de China. Pero esta vez, actuando solo, Ji igualó el honor de un verdadero erudito confuciano”.

The New York Times propone, a su vez, un repaso a las imágenes tomadas por Li Zhensheng que se contienen en el volumen (malamente traducido como) Soldado Rojo De Las Noticias (Phaidon Press), que cuenta con una introducción de Jonathan D. Spence. Existe asimismo una web creada para complementar una exposición que recorrió Europa hace unos años (2003-2005) y que contiene algunas de  estas fotografías.  Finalmente, se puede leer asimismo un extracto de las memorias de Ji.

© 2016, New York Review Books


Un comentario sobre “Memorias de la revolución cultural china”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.