Thomas Cauvin: Manual de Historia Pública

En este blog hemos tratado en diversas ocasiones el tema de la historia pública, un campo no muy cultivado entre nosotros, pero que cada día suscita más interés por estos lares y en toda Europa (gracias en buena medida a la incansable labor de difusión de Serge Noiret y de algunos otros).

En este sentido, como quizá sepan algunes lectores interesados, este próximo verano (nuestro) tendrá lugar el tercer Congreso de la International Federation for Public History (IFPH). Será a primeros de julio en la Universidad de los Andes (Bogotá).  Y, como siempre, habrá alguna otra actividad en torno a dicha Conferencia. Entre ellas, una de las destacadas será la presentación del volumen Public History. A Textbook of Practice (Routledge), obra del profesor Thomas Cauvin.  Es un libro por el que hemos de felicitarnos, por su necesidad, y que será especialmente provechoso para todos los que deseen iniciarse en el campo o para quienes necesiten afilar sus herramientas conceptuales y metodológicas. He aquí la presentación editorial:

Public History

“Public History: A Textbook of Practice es una guía a los muchos desafíos a los que que enfrentan los historiadores mientras enseñan, aprenden y la practican la historia pública. Los historiadores pueden desempeñar un papel dinámico y esencial para contribuir a la comprensión pública del pasado, y los que trabajan en la preservación histórica, en museos y archivos, en las agencias gubernamentales, como consultores, como historiadores orales o quienes gestionan proyectos de crowdsourcing necesitan habilidades muy específicas . Este libro vincula la teoría y la práctica y proporciona a estudiantes y profesionales las herramientas necesarias para hacer historia pública en una amplia gama de configuraciones. El texto resalta cuestiones clave, como la participación pública, las herramientas y medios digitales y la internacionalización de la historia pública.

La primera parte se centra en las fuentes de la historia pública y ofrece una visión general de la creación, recopilación, manejo y conservación de los materiales de la historia pública (archivos, cultura material, materiales orales o fuentes digitales). Los capítulos se ocupan de sitios e instituciones tales como los repositorios de archivos y museos, edificios y estructuras históricas, y diferentes prácticas como la gestión de las colecciones, preservación (archivos, objetos, sonidos, imágenes en movimiento, edificios, sitios y paisajes), historia oral y genealogía . La segunda parte trata de las diferentes formas en que los historiadores públicos pueden producir narrativas históricas a través de diferentes medios de comunicación (incluyendo exposiciones, cine, escritura y herramientas digitales). La última parte explora los retos y problemas éticos que los historiadores públicos se encuentran cuando trabajan con diferentes comunidades e instituciones. Ya sea en los cursos metodológicos de historia pública o como un recurso para la práctica de los historiadores públicos, este libro sienta las bases para hacer conexiones significativas entre las fuentes históricas y las amplias audiencias”.

Complementamos lo anterior con tras párrafos de la introducción (facilitados por el autor):

“El pasado es un tema muy popular de discusión. Las señales de ese interés popular adoptan diversas formas, tales como visitas a museos y lugares históricos, libros históricos, revistas, sitios web, películas y documentales, festivales, conmemoraciones, genealogía, y muchos otros campos. Una de las razones del interés popular por el pasado es que la gente utiliza el pasado para comprender el presente. El pasado puede ayudarnos a interpretar quiénes somos y por qué hacemos las cosas. Utilizamos el pasado para dar forma a nuestras identidades, per también para otros propósitos, como, por ejemplo, ser una fuente de entretenimiento. El pasado ha sido una de las principales fuentes de juegos (por ejemplo, el Trivial Pursuit) y los programas de preguntas (por ejemplo, Jeopardy o Are You Smarter than a Fifth Grader?).

Los historiadores pueden ser vistos – y, lo que es más importante, pueden verse ellos mismos- como expertos, pero hemos de enfrentarnos a la verdad de que las representaciones e interpretaciones en público del pasado a menudo provienen de los no historiadores. El número de historiadores que participan en actividades públicas no es proporcional al interés público por el pasado. Los limitados vínculos entre los historiadores cualificados  y el público proviene solo parcialmente de los propios historiadores. Los historiadores deben aprender a trabajar en, por y con el público.

Este manual tiene como primer objetivo reafirmar la necesidad de la historia – y de los historiadores. La gente no debería olvidar que el pasado se alcanza mediante fuentes e interpretación. Este manual también tiene como objetivo mostrar cómo los historiadores pueden participar en la comprensión pública del pasado. Los historiadores tienen un papel que desempeñar, pero este papel acarrea un conjunto de obligaciones. Los historiadores debrían aceptar que no trabajan solamente por el bien de la historia, para avanzar en la investigación histórica, sino también para y con los demás. Mediante una introducción a las prácticas de la historia pública, el manual contribuye a reevaluar la función tradicional de los historiadores, así como sus relaciones con la multitud de actores que participan en la producción de narraciones históricas”.

© 2016 Routledge / Thomas Cauvin 


Un pensamiento sobre “Thomas Cauvin: Manual de Historia Pública”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *