Las gentes del Sena: historia pública digital

Habría muchas formas de llamarla, pero sobre todo sabemos lo que no es: no es la escritura académica habitual, la que nos acompaña desde hace décadas. Podría decirse que es historia pública, semejante a la que cultivan los amigos americanos y que con tanto empeño promueve la IFPH-FIHP.  Y podría denominarse historia digital, pues utiliza las nuevas herramientas de escritura para plantearse otras maneras de difusión del conocimiento histórico. Y, en suma, podría decirse que es meramente un proyecto con fines turísticos. Todo eso a la vez es Gens de la Seine, una propuesta que el servivio de prensa de la EHESS nos presentaba del siguiente modo antes del verano:

gensdelaseine

“¿Cómo era el Sena en el siglo XVIII? Con sus playas de arena, puertos bulliciosos y puentes cargados de casas,  estaba en el corazón de la vida parisina y todo tipo de comercios dependían de sus actividades. Es esta historia, encarnada por sus actores cotidianos,  la que reviven en forma de módulos de sonido Sarah Gensburger, socióloga de la memoria en el CNRS, Isabelle Backouche, historiadora  en la EHESS de París, y Michele Cohen, director artístico. Gens de la Seine, recorrido sonoro por las orillas del río, es un viaje en el tiempo para el caminante conectado. Está disponible en francés y en Inglés en gensdelaseine.com (compatible con smartphones y tabletas).

El Sena ha jugado un papel importante para los habitantes de la capital. En el siglo XVIII, se habitaban sus puentes, se iba de compras, se tomaba un transbordador o un barco, se lavaba la ropa, se limpiaban las tripas, se iba a escuchar a los feriantes, se trabajaba allí, si se era lavandera, tintorero, vendedor ambulante o comerciantede frutas. También se bañaban en sus aguas, se bebía de ellas, y a veces se ahogaban, porque en aquel momento muy pocos parisinos sabían nadar.

Esta es la historia cotidiana que puede ser (re) descubierta a través del recorrido sonoro de Gens de la Seine. (…) Disponible en francés y en inglés, ofrece a los parisinos otra mirada a su ciudad y a los turistas una nueva manera de descubrirParís y su historia.

Gens de la Seine se compone de 19 relatos que dan vida a otros tantos personajes coloridos, cada uno situado en un punto del río: los mozos de puerto St. Paul, el gobernador de la bomba de la Samaritaine, un vendedor de billetes lotería del muelle de Grands Augustins, la lavandera en su barco-lavadero … El caminante del siglo XIX podrá seguir los pasos de aquellos ribereñoss, imaginar su vida diaria, oírlos y casi verlos.

Una sonorización  entretenida y accesible de la investigación histórica

Habrá la emoción, el placer conocer esos parisinos de otro tiempo, pero este paseo sonoro es también una manera de aprender de la historia y entender cómo se transformó el Sena, perdiendo gradualmente su papel esencial en la vida de la capital.

De hecho, Gens de la Seine pone a disposición de todos, de manera divertida y agradable, la investigación histórica más erudita. Se basa en una historia social dispuesta a dar voz a la gente común cuyas huellas se pueden hallar, tras años de investigación, en los informes policiales, cuadernos de quejas, reglamentaciones. Muchos documentos de archivo, a menudo sorprendentes, que resuenan en los diferentes relatos.

Interpretado vívidamente por actores (incluyendo a Christian Hecq, de la Comédie-Française, y Olivia Bonamy), rico en ruidos, risas, discusiones y las historias de los ribereños de otro tiempo,  adornado con música, esta paseo sonoro también se beneficia de la investigación de la musicóloga Mylène Pardoen (ISH-Lyon) sobre los sonidos del siglo XVIII. Ha sido producido y dirigido por Nova Spot.

Gens de la Seine ha sido concebido y desarrollado por dos investigadores y un director artístico. Isabelle Backouche trabaja en el Centre de recherches historiques (EHESS/CNRS). Reconocida experta en la historia de París y del Sena, es miembro del Comité d’histoire de la ville de Paris. Sarah Gensburger es socióloga e historiadora de la memoria del París de la Segunda Guerra Mundial en el Institut de sciences sociales du politique (CNRS/UPOND/ENS Cachan). Juntas idearon el concepto de estos testimonios sonoros del pasado, localizados en el espacio urbano. Por último, procedente de France Culture y del mundo de la publicidad, Michèle Cohen tenía la tarea,  a partir de unos datos históricos respetados escrupulosamente, de escribir los relatos y diseñar unos módulos sonoros vivios, emotivos y audibles para todos. Ellas tres, a su manera, asumen el desafío de una valoración original de las ciencias sociales y contribuyen a democratizar el conocimiento científico.

(…)”

Y esto nos dice Isabelle Backouche en la web del proyecto:

Como parte de una tesis de historia, publicada en 2000 (La Trace du Fleuve, La Seine et Paris, 1750-1850, Paris, Editions de l’EHESS, 2016 [2000])),  viví  durante cinco años en compañía de las Gens de la Seine. Pero no se me aparecieron de inmediato, como si me estuvieran esperando en una caja de archivo. Para revivir el río en el siglo XVIII, era necesario dar la palabra a todas las personas involucradas en el Sena, y no dejarme guiar únicamente por las voces más potentes de quienes dominan la escritura, las de las autoridades encargadas del río, el preboste de los comerciantes y el rey.

He experimentado, pues, un enfoque histórico basado en archivos dispersos por varios depósitos. Esta historia social pretende restaurar la profundidad humana del río, la diversidad de intereses allí inmersos y los conflictos generados por la competencia en su uso. En el siglo XVIII, el Sena es un territorio saturado del que  cada uno trata  de aprovecharse para ganarse la vida, para promover  innovaciónes técnicas, para tratar de imponer nuevos desarrollos urbanos, o incluso para consolidar antiguas dinastías.

Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons
Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons

Ningún fondo archivístico particular permite revivir esta sociedad fluvial,  tan rica y colorida. Es necesario  repasar minuciosamente los informes diarios del “bureau de la ville” para extraer todo lo relacionado con la vida del río. Así, los arrendatarios de barcos de lavandería suscriben contratos de arrendamiento por el derecho a instalar su barco durante 60 años, mediante un alquiler y respetando restricciones muy duras. Es el estudio detenido de los 206 contratos firmados durante el siglo XVIII lo que me permitió crear un retrato de esta pequeña y relativamente cerrada sociedad, que se perpetúa en las orillas del río. Del mismo modo, la exposición precisa de las ordenanzas anuales que prohíben el comercio al por menor en los puertos, recordando sus horarios de apertura e imponiendo a los comerciantes respetar los espacios dedicados a cada mercancía, me orientó hacia la descripción de un espacio urbano extremadamente denso y muy vigilado. El Sena era en el siglo XVIII un lugar vital para la capital.

Es este rico material, que privilegia las muchas voces que hablan en el río, el que Gens de la Seine revive gracias a un trabajo conjunto con Michele Cohen. En este sentido, si la forma de escritura sonora creada por Michèle es una ruptura total con el estilo académico, que se inscribe por contra en total convergencia con mi enfoque historiográfico: promover una historia social original que rompa con una historia de París con demasiada frecuencia política debido a la capitalidad  de la ciudad”.

Véase también lo que esta historiadora escribe en la versión francesa de Slate.

 Copyright © 2016 Gens de la Seine/EHESS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *