El Karl (Marx) de Gareth Stedman Jones

Como no podía ser de otro modo, este último trimestre del año está marcado por la aparición de otra biografía de Karl Marx (tras la aún reciente de Sperber). Se trata de Karl Marx. Greatness and Illusion (Harvard UP), de Gareth Stedman Jones.

marx-stedman

Señala el editor que “Stedman Jones sopesa no sólo a las ideas de Marx, sino los puntos de vista de aquellos con los que polemizaba. El autor muestra que Marx estuvo tan zarandeado como cualquiera de las personas que vivieron en un periodo que confirmaba y fustraba a la vez sus interpretaciones -y que finalmente lo dejó con terribles indicaciones de fracaso.

Karl Marx permite al lector entender el ambiente y el desarrollo de Marx, y otorga sentido al impacto devastador de nuevas formas de ver el mundo conjuradas por Kant, Hegel, Feuerbach, Ricardo, Saint-Simon y otros. Llegamos a entender cómo Marx transformó y adaptó sus filosofías en ideas que tendrían -a través de giros y revueltas inconcebibles para él- un gran impacto en todo el mundo en el siglo XX”.

Más allá de esa presentación y de las incontables reseñas que cualquiera puede encontrar en la red, se trata de un volumen que la generado y generará una amplia plémica, pues Stedman Jones realiza un trabajo desprejuiciado y, an algunos sentidos, desmitificador, algo que se aprecia ya en su decisión de llamarle “Karl”.  Así se puede apreciar en la introducción, de la que entresacamos unos párrafos:

“Karl Marx se dio a conocer al resto del mundo como el revolucionario notorio que, en nombre de la Asociación Internacional de Trabajadores, había defendido la Comuna de París en 1871. Como resultado de esta notoriedad, se prestó cada vez más atención a su trabajo como teórico del socialismo o el comunismo. La publicación de El capital en 1867, primero en alemán y, posteriormente, en ruso, francés, italiano e inglés, hizo de Marx el más destacado teórico socialista de su tiempo, creando grupos de seguidores por toda Europa y América del Norte. El conocimiento de sus enseñanzas fue esparcido, en particular, por su mejor amigo y colaborador, Friedrich Engels, que afirmaba que gracias a la obra de Marx el socialismo ya no era una mera ‘utopía’. Era una `ciencia´. El Capital anunció el colapso inminente del presente modo de producción y su sustitución por la sociedad socialista o comunista del futuro.

La Revolución Rusa de 1917 y toda una serie de intentos revolucionarios en Europa central, secuelas todos de la Primera Guerra Mundia, fueron atribuidos a las enseñanzas de Marx. Estos, a su vez, fueron seguidos en el período de entreguerras por el crecimiento de los partidos comunistas de estilo soviético, que después de la Segunda Guerra Mundial se encontraron favorablemente situados para tomar el control de los Estados en gran parte de Europa del Este. En Asia, los movimientos indígenas de liberación nacional, formados en la resistencia al imperialismo y al colonialismo, llevaron a cabo las revoluciones comunistas en China y Vietnam, también en nombre del “marxismo”. Por la década de 1960, los movimientos inspirados en el comunismo o el socialismo revolucionario también se habían extendido por toda América Latina y triunfaron en Cuba. En Sudáfrica, el comunismo ayudó a inspirar la primera resistencia sostenida al Apartheid, y los movimientos para poner fin a la dominación colonial blanca en el resto de África.

Como secuela de 1917 y de la propagación mundial del comunismo al estilo soviético, Marx fue celebrado como fundador y legislador épico del comunismo dentro de una mitología cada vez más monumental. Fue venerado como el fundador de la ciencia de la historia -el  “materialismo histórico” – y,  junto con su amigo Engels, como el arquitecto de la filosofía científica que lo acompañaba -el “materialismo dialéctico”. En los países comunistas, enormes estatuas fueron erigidas en innumerables plazas públicas, mientras que la difusión de ediciones populares de sus obras superó a las de la Biblia. Este es el relato familiar del comunismo del siglo XX y del desarrollo de la Guerra Fría. Como era de esperar, eso se ha identificado con el surgimiento de los estados `totalitarios´, en el que la promulgación de una forma oficialmente prescrita de “marxismo” se acompañó de purgas, juicios públicos, y un vigilante control de todos los medios de comunicación.

Más sorprendente es el hecho de que la mitología que rodea a Marx no hubiera sido inventada por el régimen soviético. Ya había comenzado a construirse en el momento de la muerte de Marx en 1883 y fue desarrollada plenamente en los treinta años siguientes. La invención de lo que vino a lamarse “marxismo” fue inicialmente en gran parte creación de Engels en sus libros y folletos, comenzando con el Anti-Dühring de 1878. Fue elaborada por los líderes del Partido Socialdemócrata de Alemania, en particular, August Bebel, Karl Kautsky, Eduard Bernstein y Franz Mehring. (…)

(…)

Desde el principio, lo que vino a llamarse “marxismo” fue construido sobre una visión inequívocamente selectiva de lo que iba a contar como teoría, no sólo en relación a los posibles herejes, sino también en relación con el propio Marx. El Marx celebrado desde la década de 1890 y en adelante fue el teórico de la universalidad del capitalismo y de su inevitable caída global.

Los líderes socialdemócratas también tenían que decidir lo que debía ser dicho sobre el carácter personal de Marx. En 1905, Franz Mehring, el primer biógrafo de Marx, le escribió a Karl Kautsky diciendo que sería imposible publicar la correspondencia entre Marx y Engels sin censurarla. Mehring afirmó que si la correspondencia apareciera en su totalidad, todos los esfuerzos realizados en los últimos veinte años para preservar la reputación literaria de Marx habrían sido en vano. La correspondencia estaba llena de referencias insultantes a prominentes socialdemócratas. También contenía burlas racistas contra varias figuras, como el primer líder socialdemócrata, Ferdinand Lassalle. Así, en 1913, el líder del partido, August Bebel, junto con Bernstein, finalmente editaron una colección de cuatro volúmenes de las cartas, censuradas en la forma en que había solicitado Mehring. Como Bebel escribió a Kautsky: “por cierto, quiero decirte -pero por favor mantén absoluto silencio sobre el tema – que algunas de las cartas no se publicaron, sobre todo porque eran demasiado fuertes para nosotros. Los dos viejos tenían en ese momento una forma de escribir la correspondencia con la que puedo de ninguna manera reconciliarme”. Las cartas fueron finalmente publicadas en una edición sin censura por David Riazanov entre 1929 y 1931.

Lo que este relato revela es que, a finales del siglo XIX, hubo diferencias importantes entre el propio Marx -quién era, cómo se comportaba, en qué creía, lo que pensaba- y la forma en la que era representado en el discurso político. La figura que había emergido era la de un imponente patriarca y legislador barbudo, un pensador de consistencia implacable con una visión dominante del futuro. Este fue Marx que en el siglo XX – equivocadamente – se vio. Era una imagen brillantemente enunciada por escrito Isaías Berlín cuando escribió en 1939: la fe de Marx en su propia visión sinóptica era ‘tan ilimitada y absoluto  que bastaba para poner fin a todas la dudas y para suprimir todas las dificultades´; ‘su sistema intelectual era cerrado y todo cuanto se incorporaba a él había de ajustarse a un patrón preestablecido, pero se basaba en la observación y la experiencia´.

El objetivo de este libro es resituar a Marx en su entorno del siglo XIX, antes de que se construyeran todas estas elaboraciones póstumas sobre su carácter y logros. Karl, como de ahora en adelante le llamaremos, nació en un mundo que se estaba recuperando de la Revolución Francesa, del gobierno napoleónico de Renania, de la parcial y luego revertida emancipación de los judíos y del ambiente asfixiante del absolutismo prusiano. También era un mundo en el que hubo escapatorias, aunque en su mayor parte sólo en la imaginación. Estaba la belleza de la polis griega, la inspiración de los poetas y dramaturgos de Weimar, el poder de la filosofía alemana y las maravillas del amor romántico. Pero Karl no fue sólo el producto de la cultura en la que nació. Desde el principio, estaba decidido a impresionarse a sí mismo sobre el mundo”.

© 2016 President and Fellows of Harvard College


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *