La utopía del III Reich: un nuevo orden para Europa

Se publican tantos libros y artículos sobre la Alemania nazi, en todas sus múltiples vertientes, que resulta imposible atender las todas. En todo caso, vamos a repasar brevemente dos de esos trabajos, que inciden por otra parte en aspectos más o menos trabajados por otros autores.

la-promesse-de-lest

Por un lado, La Promesse de l’Est.  Espérance nazie et génocide (1939-1943), del historiador francés Christian Ingrao (Seuil), sobre la voluntad de colonizar/germanizar el este de Europa. Dice el editor:

“Cuál era el sueño de los nazis sobre su victoria y el “Reich de Mil Años”? Entre 1939 y 1944, la utopía imperial nazi experimentó un principio de realización en las áreas conquistadas en el Este, brutalmente vaciadas de sus habitantes, desplazados, esclavizados y, en el caso de los judíos,  asesinados. Tenían sus ingenieros, sus organismos y sus pioneros (no menos de 27.000 jóvenes alemanes). Suscita fervor y adhesión. En ese Reich de mil años cuya frontera se ha extendido por conquista, una comunidad racialmente pura pronto vivirá una vida reconciliada de serena prosperidad.

Christian Ingrao examina por primera vez, en su consistencia y en sus tensiones, el trabajo de diversas instituciones, la trayectoria de los hombres y las mujeres que tomaron parte, la amplitud de las planificaciones sucesivamente diseñadas. Propone una antropología social de la emoción nazi y revela, junto al odio y la angustia, lo que tuvo de alegría y expectación, dos caras de una misma realidad.

La esperanza nazi fue la pesadilla de los pueblos. Es lo que revela crudamente el estudio de las violencia desencadenadas en la región de Zamosc, en la frontera de Polonia y Ucrania. Un gran libro que cubre uno de los aspectos más olvidados del nazismo”.

Para mayores pormenores, véase la reseña aparecida en l’Histoire. Pero si esa era la utopía para el este, existía también otro de orden cultural, que es la que analiza Benjamin G. Martin, profesor en Uppsala, en The Nazi-Fascist New Order for European Culture (Harvard UP), que es presentado de esta forma:

the-nazi-fascist-new-order

“Después de la aplastante derrota de Francia en junio de 1940, los nazis avanzaron con planes para reorganizar un continente europeo ahora bajo la bota de Hitler. Mientras la fuerza militar de Alemania establecería la agenda, varios de entre la elite nazi argumentaron que la hegemonía germana permanente requeriría algo más: un imperio cultural paneuropeo que coronaría las conquistas de Hitler en tiempos de guerra. En un momento en que el proyecto europeo de la posguerra está bajo tensión, Benjamin G. Martin pone en foco en un aspecto descuidado de la geopolítica del Eje, trazando el ascenso y caída del “poder blando” nazi-fascista en forma de un nuevo orden de la cultura europea, yde corte nacionalista y antisemita .

Ya en 1934, los nazis comenzaron a tomar medidas para alinear la cultura europea con sus objetivos ideológicos. En cooperación y competencia con los fascistas italianos, cortejaron a cineastas, escritores y compositores de todo el continente. Nuevas instituciones como la Cámara Internacional de Cine, la Unión Europea de Escritores y el Consejo Permanente de Compositores forjaron un bloque continental opuesto al modernismo cosmopolita “degenerado” que dominaba las artes. En su lugar imaginaban una Europa de las naciones, una que exaltaba el tradicionalismo, el antisemitismo y el Volk. Tal visión suponía un poderosa llamada para los intelectuales conservadores que veían una civilización europea en declive, amenazada por el mercantilismo americano y el bolchevismo soviético.

Dirigiendo a los lectores hacia proyecciones de películas, conciertos y banquetes en los que artistas, de Noruega a Bulgaria ,prestaron su prestigio a la visión de Goebbels, Martin sigue el proyecto nazi-fascista hasta su conclusión desastrosa, examinando las contradicciones internas y rivalidades sectarias que lo condenaron al fracaso”.

Y como complemento se puede leer la breve reseña que publica NewStatesman, donde combina este volumen con el recién traducido de Norman Ohler.

En cuanto a An Iron Wind. Europe Under Hitler (Basic Books), obra de Peter Fritzsche, quizá hablemos otro día.

© 2016 Seuil / President and Fellows of Harvard College


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *