La Revolución Alemana de 1918-1919: miedos y violencia

Como se dice en la web del UCD Centre for War Studies, sito en Dublin, uno de más destacados jóvenes historiadores del mundo académico irlandés es Mark Jones. Y prueba de ello, entre otras cosas, es que de su estancia en la Freie Universität Berlin se haya traído de vuelta una sustanciosa investigación y que Cambridge UP haya aceptado publicarla. Se trata de Founding Weimar. Violence and the German Revolution of 1918–1919.

founding-weimar

Veamos la presentación de editor:

“La Revolución Alemana de 1918-1919 fue un momento transformador en la historia europea moderna. Fue tanto el fin del Imperio Alemán como de la Primera Guerra Mundial, así como el nacimiento de la República de Weimar, aquella democracia de corta duración que precedió al establecimiento de la dictadura nazi. Época de gran dramatismo político, la Revolución conoció niveles sin precedentes de movilización de masas y de violencia política, incluyendo el “Spartacist Uprising” de enero de 1919, los asesinatos de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg y la represión violenta de huelgas y de la República Consejista de Baviera. Basándose en la historiografía de la Revolución Francesa, Founding Weimar es el primer estudio que coloca las multitudes y la política de las calles en el corazón de la historia de la Revolución. Cuidadosamente argumentado y meticulosamente investigado, apelará a cualquier persona interesada por  la relación entre la violencia, la revolución y la formación del Estado, así como en la historia de la Alemania contemporánea”.

Dicho lo cual, continuemos con el primer capítulo, titulado “La Grande Peur of November 1918“:

“A media mañana del 9 de noviembre de 1918, los oficiales de la sede del Estado Mayor alemán se temían lo peor. Además de los recientes informes de derrotas militares a manos de los ejércitos británico, francés y estadounidense, las últimas noticias sugerían que la revolución se había extendido a las divisiones alemanas en el frente. Igualmente inquietante, pensaban que una batalla violenta acababa de comenzar en Berlín, donde la sangre de revolucionarios y contrarrevolucionarios corría por las calles. Esta noticia los hizo temer especialmente por la esposa del Kaiser Guillermo II, la emperatriz Augusta Victoria. A finales de octubre, cuando su esposo se dispuso a quedarse con el Estado Mayor en el Großes Hauptquartier [GHQ] en Spa, en la ocupada Bélgica, ella se quedó atrás, en la capital alemana. Ahora los oficiales y el Kaiser pensaban que estaba peligrosamente subprotegida. Algunos incluso temían que los revolucionarios trataran de tomarla como rehén.

La creciente impotencia de la élite real y militar ayudó a alimentar sus temores de una violencia revolucionaria. Durante los últimos cinco días habían advertido que la bandera roja ondeaba sobre más y más ciudades y ciudades a lo largo del Imperio Alemán. El primer signo de problemas se produjo el 4 de noviembre de 1918, cuando la base naval imperial alemana en Kiel cayó bajo el control de los marineros revolucionarios. En cuestión de horas, la revuelta se extendió por toda la costa alemana del norte, donde la autoridad militar se desintegró en una serie de ciudades y pueblos, incluyendo Wilhelmshaven, que estaba junto a Kiel, la base naval más importante de la Alemania Imperial. Manifestantes pro-revolucionarios, incluyendo obreros, mujeres y soldados acuartelados por todo el país, salieron a las calles para exigir la abdicación del Kaiser, el fin de la guerra y la plena democratización del sistema político alemán. El 6 de noviembre, los hombres del GHQ se enteraron de que Hamburgo, estratégicamente clave para contener la revolución en el norte de Alemania, ya estaba bajo el control de revolucionarios. Para el 7 de noviembre, la revolución se había extendido desde el norte de Alemania incluyendo Hannover, Braunschweig y Colonia. Durante la noche del 7 al 8 de noviembre de 1918, los revolucionarios liderados por el radical socialista independiente Kurt Eisner tomaron el control de Múnich y proclamaron Baviera como una república. Al caer la noche del día siguiente, sin enfrentarse a nada más que a actos simbólicos de resistencia, los revolucionarios habían tomado el control de casi todas las principales ciudades alemanas. Las únicas excepciones eran Berlín, Breslau y Konigsberg”.

Tras esa descripción inicial, que sigue unos párrafor más, el autor desgrana el sentido del capítulo inmediato:

“(…) el capítulo siguiente trata de examinar la relación entre la violencia y los temores a la violencia durante los diez primeros días de noviembre de 1918. Nuestra principal preocupación es examinar con la mayor precisión posible qué tipo de violencia revolucionaria y contrarecolucionaria hubo,  preguntando por qué la violencia de la revolución permaneció limitada a este momento. Cuando exploramos las primeras dos semanas de noviembre de 1918 de esta manera, sostengo que de la misma manera que los temores de la violencia fueron centrales en cómo Guillermo II experimentó sus últimos días como emperador alemán, desempeñaron un papel igualmente importante durante el curso de acontecimientos que ocurrieron a medida que la revolución se extendía “desde abajo”. Como este libro revela por primera vez, el pánico a los tiroteos, causado por la expectativa de que los oficiales contrarrevolucionarios abrieran fuego secretamente contra los revolucionarios, fue la forma más letal de violencia revolucionaria. Fue posible gracias a la interacción de una serie de fenómenos históricos estrechamente relacionados; todos los cuales están igualmente ausentes de la historiografía existente de la revolución. Incluyen la poderosa influencia de rumores altamente sugerentes y no verificables, así como las expectativas delirantes de las élites y los actores revolucionarios en las calles. Cuando se examinan juntos estos fenómenos, queda claro que la idea de que la revolución representaba inicialmente un momento de liberación emocional de las tensiones de la guerra es insostenible. En su lugar, un examen detenido de lo que sucedió cuando el Estado Imperial perdió el control de los espacios urbanos clave revela que la revolución fue un breve momento de intenso pánico social, tan aterrador para aquellos que deseaban su éxito como para aquellos que huyeron de sus resultados. Para empezar, el capítulo comienza con un examen de los acontecimientos inmediatos que llevaron a decenas de miles de alemanes a unirse a un movimiento revolucionario que muchos más tarde rechazaron como un horrendo momento de traición nacional”.

© Cambridge University Press

Mark Jones: “Para una introducción más extensa de mi trabajo en español: Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 15, 2016, pp. 43-72. Online:  https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/59613/1/Pasado-y-Memoria_15_02.pdf

Gracias, Mark


2 pensamientos sobre “La Revolución Alemana de 1918-1919: miedos y violencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *