Robert Service: Nicolás II y la Revolución Rusa

Sabido es que Robert John Service  es un historiador británico especializado en Rusia y que, por su orientación (liberal conservadora, diríamos) y sus dotes literarias, goza del favor del gran público, junto con colegas que le son más o menos cercanos, como Robert Conquest, Orlando Figes, Richard Pipes o Simon Sebag Montefiore.  Sea como fuere, al margen de las polémicas que le acompañan al tratar los temas que trata, es un autor que no se puede obviar y que, como es lógico, debía aportar su grano de arena a la celebración revolucionaria. Es lo que ocurre con su última obra:  The Last of the Tsars: Nicholas II and the Russian Revolution (Macmillan). He aquí la presentación editorial:

“En marzo de 1917, Nicolás II, el último zar de todas las Rusias, abdicó y la dinastía que había gobernado un imperio durante trescientos años fue forzada a abandonar el poder por la revolución. Ahora, en el centésimo aniversario de esa revolución, Robert Service, el eminente historiador de Rusia, examina el reinado de Nicolás en el año previo a su abdicación y en los meses transcurridos entre esa fecha trascendental y su muerte con su familia en Ekaterimburgo en julio de 1918.

El relato de lo ocurrido se ha contado en múltitud de ocasiones, pero la profunda comprensión de Service sobre la época y su examen minucioso de fuentes hasta ahora inexploradas, incluyendo los diarios del zar y las conversaciones registradas, arrojan una nueva luz sobre su reinado, revelando también el tipo de gobernante que Nicholas creía ser, en contraste con la desastrosa realidad.

The Last of the Tsars es un estudio magistral de un hombre que estaba casi totalmente fuera de lugar, tal vez incluso deliberadamente. También es un relato convincente del fomento social, económico y político en Rusia tras la Revolución de febrero de Alejander Kerensky, la toma bolchevique del poder en octubre de 1917 y los comienzos de la república soviética de Lenin”.

Y así empieza el primer capítulo, titulado “El Zar de todas las Rusias”:

En 1916, tuvo lugar una gran ceremonia en tiempos de guerra, en Irkutsk, la gran ciudad siberiana del sur, junto al lago Baikal, en un momento en que la Gran Guerra exigía su terrible precio en vidas en los Frentes Oriental y Occidental de Europa. El propósito era levantar la moral en esa región del Imperio ruso. Hacía veinticinco años desde que Nicholas II había visitado Siberia, cuando aún era solamente el  heredero del trono de los Romanov y estaba terminando una gira global que le había llevado a Viena, Trieste, Grecia, Egipto, India, China y Japón. Para conmemorar esa visita, el Gobernador general Alexander Pilts pronunció un discurso magistral ante los dignatarios siberianos, en el que encomiaba la valentía de las fuerzas imperiales: «En una audiencia reciente con nuestro soberano emperador, me dijo amablemente: ´tan pronto como la guerra haya terminado, reuniré a mi familia y vendré como huésped a Irkutsk´”. El público saludó el anuncio con un estrepitoso hurra. Era un hecho notable que ningún emperador gobernante hubiera ido a Siberia desde su conquista por comerciantes y soldados rusos a finales del siglo XVI. Los siberianos, fueran de clase alta o baja, se sentían desamparados y descuidados, y los leales habitantes esperaban con interés la visita del zar Nicolás y su familia.

Nadie podía saber que, en menos de un año, regresaría a Siberia no como el Zar gobernante de toda Rusia, sino bajo arresto como ciudadano Romanov. El que había enviado a miles de presos políticos al trabajo forzoso siberiano, a la prisión o al exilio, sería llevado a Tobolsk para su arresto. Descabalgado del poder por la Revolución de febrero de 1917, él y su familia serían sometidos a estricta vigilancia en la pequeña ciudad de la Siberia occidental que, por azares del destino, poseía una de las prisiones más grandes del imperio, aunque a los Romanov se les ahorró el el desagradable encierro entre sus muros y, en su lugar, quedaron confinados a la residencia del gobernador provincial. Los bolcheviques derrocaron al Gobierno Provisional en la Revolución de Octubre de 1917 y, tras unos meses, trasladaron a la familia imperial a Ekaterimburgo, su base de poder en los Urales, mientras pensaban qué hacer con ellos. En julio de 1918 se tomó la decisión de matarlos a todos. Les bajaron a un sótano y allí fueron fusilados sumariamente junto con su médico, sus criados y uno de sus perros”.

Esta lectura se puede complementar con A Prison Without Walls? Eastern Siberian Exile in the Last Years of Tsarism (OUP), de Sarah Badcock; y el Rasputin. Faith, Power, and the Twilight of the Romanovs (Farrar, Straus and Giroux), de Douglas Smith.

© 2017 Pan Macmillan Publishing


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *