Cold War Freud: el psicoanálisis en la edad de las catástrofes

Hay temas que no tienen fin, que siempre están sujetos a novedad o reinterpretación, entre otras razones porque son abordables desde perspectivas muy distintas y porque son en sí mismos polémicos y discutidos. Es lo que ocurre con Freud y su legado. A este respecto, la última novedad se titula Cold War Freud. Psychoanalysis in an Age of Catastrophes (Cambridge UP), de la veterana historiadora Dagmar Herzog. Nos dice el editor:

“En Cold War Freud,  Dagmar Herzog descubre la asombrosa variedad de conceptos de la individualidad humana que circuló por todo el mundo tras la Segunda Guerra Mundial. Con el telón de fondo del nazismo y el Holocausto, la revolución sexual, el feminismo, los derechos de los homosexuales y el activismo anticolonial y antibélico, ella traza las acaloradas batallas que azotaron el legado de Freud. Desde los Estados Unidos de la posguerra hasta Europa y América Latina, revela cómo surgieron teorías competidoras sobre el deseo, la ansiedad, la agresión, la culpa, el trauma y el placer, que luego fueron transformadas para servir a fines tanto conservadores como subversivos en un replanteamiento fundamental de la naturaleza misma del ser humano y de sus motivaciones. Sus hallazgos arrojan nueva luz sobre la contribución duradera del psicoanálisis al enigma de la relación entre la naturaleza y la cultura, así como sobre las formas en que los contextos sociales entran y conforman los recovecos más íntimos de las psiques individuales”.

Y así empieza y termina la introducción:

Cold War Freud aborda los incómodos encuentros de las teorías freudianas sobre el deseo, la ansiedad, la agresión, la culpa, el trauma y el placer -y la naturaleza misma del ser humano y sus motivaciones- con los calamitosos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y más allá. Si bien el psicoanálisis se toma a menudo como ahistórico en su opinión sobre la naturaleza humana, en realidad ocurre todo lo contrario. El impacto de las transformaciones históricas de la época en las premisas y prácticas psicoanalíticas es particularmente evidente en las décadas de la posguerra. Esto ocurrió precisamente cuando el psicoanálisis ganaba mayor predicamento, a lo largo de Occidente, dentro de la medicina y las creencias dominantes. En el transcurso de la segunda mitad del siglo XX, el pensamiento psicoanalítico vino a modular prácticamente todos los otros sistemas de pensamiento, desde las principales tradiciones religiosas hasta las disciplinas de las ciencias sociales, desde la literatura de autoayuda a los movimientos de protesta política radical. El psicoanálisis, en toda su complejidad indisciplinada, se convirtió en una parte integral de la historia social e intelectual del siglo XX.

El auge de la preocupación intelectual y popular por el psicoanálisis se extendió desde los años cuarenta hasta los años ochenta, desde la consolidación conservadora de la posguerra hasta la retardada reacción ante los legados del nazismo y el Holocausto, del movimiento contra la guerra de Vietnam y la concomitante inversión de los posicionamientos generacionales y morales a la confrontación con las nuevas dictaduras de la Guerra Fría,  y desde la revolución sexual y el ascenso de los derechos de las mujeres y los homosexuales a un intenso interés por aprender de los pueblos antiguamente colonizados en un mundo -sólo desigualmente- poscolonial. Las batallas dentro y alrededor del psicoanálisis proporcionaron un lenguaje para pensar los cambios y lo que contaba como verdad acerca de cómo son los seres humanos y qué se podría y debería hacer al respecto. Pero las posibles relaciones entre el psicoanálisis y la política fueron tensas, y una fuente permanente de ambivalencia.

(…)

En suma, una lectura de varias décadas de textos psicoanalíticos puede proporcionar una historia de las vicisitudes de la naturaleza humana, la cultura, la política y la sexualidad, entre otras razones porque el psicoanálisis ha sido no sólo un (diversamente orgulloso, defensivo, banal, perspicaz, estrafalario e influyente) movimiento-secta-gremio-profesión-fe-disciplina, sino también una técnica de tratamiento interactivo para los problemas emocionales. Mejor dicho, los practicantes y proponentes del psicoanálisis también han generado, en la larga y extraña carrera del movimiento, un conjunto de herramientas conceptuales que siguen siendo potencialmente muy útiles para el análisis político y la crítica cultural. La investigación farmacéutica y neurocientífica del siglo XXI – a menudo empeñada en ignorar el contexto social y las relaciones interpersonales y en intentar refigurar el yo como asunto principalmente de reacciones químicas y / o codificación de los genes-, ha tenido muy poco que decir, por ejemplo, sobre características tan cruciales de la existencia humana como los deseos conflictivos, las inestabilidades de significados o las relaciones siempre misteriosas entre la interioridad psíquica y el contexto social. El psicoanálisis, con todas sus contradicciones, absurdos y autorevisiones, puede contribuir en gran medida a estas cuestiones”.

Para los interesados en el asuntos, amés de las diversas reseñas que existen en internet, se recomienda la lectura de Freud. An Intellectual Biography (Cambridge UK), del filósofo y psicoanalista Joel Whitebook. y la recuperación de Becoming Freud. The Making of a Psychoanalyst (Yale UP), de  Adam Phillips, dentro de un conjunto bibliográfico incesante.

© Cambridge University Press 2017


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *