André Burguière: alegado en favor de la izquierda

El historiador francés André Burguière nos presenta un volumen con afan polémico y reivindicativo: La gauche va-t-elle disparaître? (Stock). El editor prepara el terreno con estas palabras:

“La identidad de la izquierda, su futuro o su anunciado fin son objeto de pronósticos políticos y medios de comunicación. Este libro claro y documentado ofrece una reflexión fundamental sobre el tema.

Es sobre todo en tanto  historiador que André Burguière analiza los fundamentos de la izquierda intelectual, pero también como alguien comprometido como ciudadano. Su objetivo no es decidir entre las diferentes tendencias, sino identificar su base común. Nos muestra que la división ideológica, directamente heredada de la Revolución Francesa e indirectamente de una larga historia de democracia, sigue estructurando nuestras representaciones políticas. Pero asimismo constata cómo la “noble pasión” por la igualdad ha cedido terreno.

En el largo plazo, el desarrollo del sistema representativo, el poder de los electos y su profesionalización han descalificado la palabra de los ciudadanos. Estatismo, constitución monárquica, debilidad del sindicalismo, son males, muchos,  acumulados. Sin contar,  más recientemente, cómo el gobierno socialista ha cedido a la presión de las políticas del liberalismo económico y de las políticas de la seguridad .

Preocupado, pero no resignado, André Burguière jalona su análisis de propuestas. Que la sociedad sea más justa, más protectora y más democrática, tal es, recuerda, el proyecto real de la izquierda. A leerlo ya!”.

Y así empieza el volumen:

“¿Va a desaparecer la izquierda ? La paradoja es que la premonición de una posible desaparición de la izquierda nos asalta cuando está de vuelta en el poder tras diez años de ausencia. La izquierda ha vuelto esta vez mediante la elección de un presidente que se reclamaba inequívocamente de izquierda y con una gran mayoría en la Asamblea. Sabemos de la observación del filósofo Alain: “Cuando la gente me pregunta si la división entre partidos de derecha y de izquierda, entre los hombres de derecha y de izquierda, sigue teniendo sentido, la primera idea que me viene a a la mente es que el hombre que se plantea cuestión no es ciertamente un hombre de izquierdas”. He creído durante mucho tiempo que este dimorfismo entre las actitudes de la derecha y de la izquierda, señalado por un hombre que iba a participar en nombre de los socialistas radicales en la creación de un comité de vigilancia de intelectuales antifascistas de donde surgió el Frente Popular, era una constante insensible a los cambios de etiquetas y de programas políticos.

La política me parecía inseparable, para la izquierda, de un proyecto para transformar el orden social con vistas a mejorarlo. El de la capacidad misma, de la que la sociedad dispone,  para actuar sobre sí misma. Ser de izquierdas, pues, es declararse como tal a través de un proyecto de acción política que tiene la ambición de reformar la sociedad para hacerla más habitable y más justa. De ahí la diversidad de la izquierda, reflejo inevitable de la diversidad de proyectos que responden al deseo de mejorar el orden social. De ahí la necesidad también de un compromiso entre estos diversos proyectos para hacer creíble la ambición de hacer de la acción política un instrumento de reforma de la sociedad.

Tengo que añadir que mi pensamiento es el de un hombre que ve la izquierda como su tierra natal. A pesar de que la lealtad sea una virtud tan poco valorada por la política como el amor, me atrevo a pensar que mi lealtad a la izquierda no es simplemente resultado de una falta de valor y de imaginación. Hay algo más profundo que me impide abandonar la izquierda incluso cuando me ofrece una gama de opciones electorales poco emocionantes: es una visión del mundo que se ha edificado en mí desde mi juventud y que ha llegado a ser tan familiar para mí que, de abandonarla,  sentiría desposeerme de mí mismo. No ignoro la parte de subjetividad que nutre mi reflexión. Aplicándome a discernir lo que da sentido a la izquierda, trato de entender en parte lo que da sentido a mi vida.

(…)”.

© Éditions Stock, 2017


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *