Defensa de Europa y de sus historias

Retornamos de nuevo a la atareada vida laboral y, con ello, retomamos la bitácora. En Europa, con los cambios electorales y el abandono británico, resurgen las preguntas sobre ese espacio geográfico y sus avatares históricos. Tomemos algunos ejemplos.

Tenemos en primer lugar a la historiadora  Emmanuelle Loyer, autora de una destacada biografía de Lévi-Strauss (Flammarion),  que recupera su línea inicial de investigación y nos ofrece
Une brève histoire culturelle de l’Europe (Champs). Para aclarar el sentido del volumen, nada mejor que acudir al audio de la primera emisión de la nueva temproada de “la vie des idées” en (ay!) France Culture, dedicada a: “Existe-t-il une culture européenne?”. En esta presentación se nos dice:

“Cuando la política y la economía ya no suscitan ningún impulso ciudadano, cuando no queda entusiasmo, no queda sino movilizar a la cultura para despertar el sentimiento de pertenencia. Ser europeo sería compartir un patrimonio, unos valores. ¿Pero cuáles? ¿Qué es lo que hace la cultura? ¿Qué es la identidad cultural europea? ¿Y realmente necesitamos una historia común para perseguir un destino común?”

Y añaden: “Emmanuelle Loyer prefiere hablar de un “itinerario cartografiado”,  repensado sobre el “camino” donde, en el arcén, se pueden percibir algunas “realidades invisibles” hasta el momento. En trece capítulos, Emmanuelle Loyer juega con las representaciones y las épocas, multiplica las escalas, aplica la mirada macro y micro sobre este Continente en busca de identidad, sobre esta construcción en busca de significado”.

El segundo caso es una obra colectiva. Se trata de Historiens d’Europe, historiens de l’Europe, que Denis Crouzet dirige y que publica Champ Vallon.  Así se presenta:

“Vivimos en un momento de rechazo de un ideal europeo que, entre otros aspectos positivos,  ha condicionado más de siete décadas de paz en el viejo continente. ¿Por qué esta crisis que es el tradfondo de la demagogia populista, en Francia y en otros lugares? ¿Cómo reaccionar para neutralizar las fuerzas que recurren al anacronismo absurdo, al error negacionista, a la caricatura polémica para enmascarar ideologías oscurantistas?

La respuesta que ofrece Historiens d’Europe, historiens de l’Europe es que Europa sufre a la vez de una falta de historicidad y de historización,que  la aventura europea que se ofrece al público en general a menudo se reduce a una aventura truncada y parcial. Sin duda, hay mucho escrito mucho sobre la construcción europea, sobre el pasado de Europa en términos de una colección de historias nacionales y sus temporalidades en conflicto. Sobre Europa como un referente común, ha habido enfoques, pero limitados a secuencias discontinuas.

Sin embargo, desde el comienzo del siglo XX , grandes historiadores británicos, italianos, alemanes, rusos, franceses, belgas y holandeses trabajaron sobre Europa. Algunos han inventado o promovido otro arte de escribir la historia haciendo de Europa el instrumento para una renovación de los temas. Otros escribieron una historia que pretendía mostrar que Europa era una subestructura del imaginario que trascendía de forma más o menos consciente las  identidades.

Reactualizar a través de la historia la figura de esperanza y de libertad de espíritu que Europa acarrea en su larga duración, y que el paciente trabajo de los historiadores europeos no ha cesado de valorar, reencontrar el deseo de ser que la segunda parte del siglo XX  ha realizado,  es el proyecto de este libro, que es un libro de combate y defensa de una auto-conciencia que es necesariamente consciente también de lo que el otro es. Es asimismo una llamada a la historia que ahora va a reemplazar las rutas seguidas en en el siglo XX  por esos grandes historiadores que, entre otros, fueron Pirenne, Huizinga, Febvre, Le Goff, Hobsbawm …Una llamada a captar Europa no como un epifenómeno expuesto a vicisitudes siempre recurrentes, sino como el mástil de una antropología humanista de la globalidad que expresa y repite la certeza de la universalidad …”

Y, en fin, por si lo anterior no bastará, puede el lector acudir a Europa. Notre histoire, otra obra de grupo donde algo más de un centanar de contribuyentes se expresan sobre el particular, bajo la dirección de Etienne François y Thomas Serrier, dos expertos reconocidos sobre la materia.  La obra se anunció el pasado mes de junio en una de las actividades de Les Rendez-vous de l’histoire, donde fue objeto de un debate presentado del siguiente modo:

“¿Qué puede revelar una historia de las memorias colectivas de la Europa de hoy, de sus lineas divisorias, de sus bloqueos, de  sus dinámicas contradictorias en el tiempo y el espacio? Una vasta empresa colectiva que reúne a 110 autores de todo el mundo, inmersos en las profundidades de los siglos, planteando la cuestión de los espacios, las fronteras y las escalas, EUROPA. Notre histoire (Les Arènes, 2017) busca 150 “lugares” donde, desde el derecho a la política, desde el arte al conocimiento, desde la gestión de los traumas hasta las disputas por herencias, se adivinan tanto las memorias disputadas como las compartidas del Continente. Lejos de proporcionar una definición a priori de Europa, EUROPA, al examinar los usos del pasado de los europeos de ayer y de hoy, renueva la visión de “nuestra historia” haciendo emerger los contornos de una cultura memorial europea plural, siempre en diálogo y en movimiento”.

En fin, un repaso completo y variado sobre Europa, su pasado y porvenir.

©  Flammarion / Éditions Champ Vallon /  Les Arènes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *