Ronald Grigor Suny: la Revolución rusa y su historiografía

Hace algo más de una década, en práctica coincidencia con su participación en el volumen tercero de The Cambridge History of Russia, Ronald Grigor Suny reseñaba una obra de Moshe Lewin y escribía: “Vale la pena recordar que, durante aproximadamente cinco décadas a partir de la Revolución Bolchevique, la Rusia moderna se convirtió prácticamente en una terra incognita para los historiadores profesionales occidentales. En Estados Unidos en particular, el campo se restringió a los especialistas en ciencias políticas, los denominados sovietólogos o kremlinólogos, mientras que los departamentos de historia universitarios se contentaban con estudiar la Rusia anterior a Pedro I o la Rusia imperial. Memorables contribuciones a nuestro conocimiento del periodo posrevolucionario llegaron, por el contrario, de figuras excepcionales como el prolífico ex diplomático Edward Hallett Carr, o el socialista disidente Isaac Deutscher.

Es interesante que los dos primeros grandes eruditos que rompieron la barrera de 1917 e iniciaron el estudio histórico del socialismo soviético no fueran estadounidenses ni británicos, sino un refugiado de Polonia y de la URSS, Moshe Lewin, y una australiana de una destacada familia de izquierdas, Sheila Fitzpatrick. Cada uno a su manera, y muy alejados entre sí, dieron forma a la floreciente generación de historiadores sociales de la Unión Soviética que poblaron la profesión en los pasados treinta años”.

Esa floreciente generación de historiadores, así como los que les precedieron y los que les han seguido, son ahora objeto analítico del propio profesor Suny en su más reciente volumen recopilatorio: Red Flag Unfurled. History, Historians, and the Russian Revolution (Verso).  En efecto, como señala el editor, en este libro: “reflexionando sobre el destino de la Revolución Rusa cien años después de Octubre, Ronald Grigor Suny -uno de los principales historiadores del período- explora las controversias historiográficas sobre 1917, el estalinismo y el final del “comunismo” y proporciona una evaluación de los logros, costes, pérdidas y legados de las elecciones hechas por los líderes soviéticos. Mientras que un cuarto de siglo después de la desintegración de la URSS, la historia que generalmente se cuenta es  la del fracaso y el inevitable colapso, Suny reevalúa las promesas, oportunidades perdidas, logros y costeos colosales de tratar de construir una especie de “socialismo” en el entorno inhóspito de la Rusia campesina. Pondera las lecciones que proporciona 1917 para el marxismo y las alternativas al capitalismo y la democracia burguesa”.

Y empieza así:

“Toda historia es conflictiva en cierto sentido, pero tal vez ninguna lo sea más que la historia de Rusia, en particular la de la Uninon soviética. La historia de la URSS en articular es pública de una manera que las historias de la mayoría de los demás países no lo son. Como dijo el humorista estadounidense Will Rogers: “Rusia es un país del que digas lo que digas al respecto, es cierto. Incluso si es mentira, es verdad. Si se trata de Rusia”. Todo el mundo tiene derecho a su propia opinión, y dada la razón por la cual la URSS ya no mantiene su poder anterior, parece haber menos incentivo para tratar de contar la historia en toda su complejidad y ambigüedad moral.  Se aprecia la versión anticomunista simplificada, completada con los dramas y tragedias del estalinismo, el Gulag y el Terror. La metáfora central del experimento soviético es el campo de prisioneros, y la figura central no es ni el fundador del Estado, Vladimir Lenin, ni el reformista bien intencionado que deshizo el sistema, Mikhail Gorbachev, sino Stalin, el heredero de la Revolución y, para muchos, su sepulturero. Si bien los historiadores académicos aún pueden itercambiar explicaciones sutiles y elaboradas de las ambiciones, éxitos y fracasos del régimen soviético, sus publicaciones encuentran una pequeña audiencia profesional, mientras que las descripciones más populares van desde acusaciones hasta condenas sin cuartel. El monstruo debe ser asesinado una y otra vez para que, como el asesino de las películas slasher, pueda volver a surgir, tal vez en una nueva forma, autoritarismo-light, capitalista pero estatista, encabezado  por un pequeño gendarme, apropiado y adusto”.

A esas primeras palabras sigue lo que podríamos denominar “desconcierto”, esa sensación que acompañana a alguien formado en los años sesenta y al que el presente, visto desde aquellos tiempos, le parece un planeta desconocido.  Sensación agravada por la caída del muro y por el desprestigio del marxismo y de su proyecto para alguien que se reconocía seguidor de tal corriente analítica.

Continúa con una especie de autobiografía, muy recomendable, relatando los orígenes armenios de sus antecesores y el especial peso de su padre, con el que compartió de joven la admiración por la Unión Soviética, admiración que mantuvo tras viajar a aquel Estado en los años sesenta.

Tras esa semblanza, el lector discurre ya hacia la brevísima presentación de los textos, ninguno de los cuales es propiamente inédito. De hecho, fueron escritos entre 1983 y 2007 y publicados  en diversas revistas y en la citada Cambridge History of Russia. Uno de ellos, “Breaking Eggs, Making Omelets”, si es inédito, aunque lo escribió para diversas conferencias entre 2007-2008, y otro solo estaba disponible en ruso, el ahora titulado “The Empire Strikes Out: Imperial Russia, “National” Identity, and Theories of Empire”.

En fin:  “en los ensayos que siguen, el lector puede sentir la tensión entre los objetivos utópicos de la historia neutra y objetiva y las influencias de los contextos temporales, espaciales y políticos que dan forma al historiador. En ninguna historiografía es más palpable que en la historia de Rusia, de la Unión Soviética y del comunismo”.

Para mayores aclaraciones, recomiendo el podcast que la editorial ofrece con una entrevista al profesor Suny o el video de una conferencia dada en el Kennedy Center de la BYU. Y acaso, como complemento, se podría ojear Vanguard of the Revolution. The Global Idea of the Communist Party (Princeton UP), un volumen de orden distinto obra de A. James McAdams, en el que se traza la historia del comunismo desde Marx hasta nuestros días.

© Copyright, Verso Books / New Left Review 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.