El Reino Unido y su siglo victorioso (1800-1906)

A principios de este año, comentábamos en esta bitácora uno de los libros de la ambiciosa colección “The Penguin History of Europe”, que comanda David Cannadine. Pero no es la única que este prestigioso profesor dirige, pues también está al cargo de “The Penguin History of Britain”. Pues bien, a la espera de que Linda Colley termine su A Wealth of Nations? : Britain 1707–1815 y dé por concluida esa serie, el propio Cannadine acaba de publicar el otro de los volúmenes pendientes, el dedicado al siglo XIX: Victorious Century: The United Kingdom, 1800-1906 (Allen Lane).  El editor nos dice:

“Vivir en el siglo XIX en Gran Bretaña fue experimentar una asombrosa serie de cambios, de un tipo para el que no había ningún precedente en la experiencia humana. Hubo revoluciones en el transporte, la comunicación, el trabajo; las ciudades crecieron vastamente; las ideas científicas hicieron irreconocible el paisaje intelectual. Fue un momento emocionante, pero también horrible.

En su nuevo y deslumbrante libro, David Cannadine ha creado una nueva y audaz interpretación del siglo XIX británico en toda su energía y dinamismo, oscuridad y vicio. Era un país que se veía a sí mismo en la cima del mundo. Y, sin embargo, era una sociedad también convulsionada por la duda, el miedo y la introspección. Repetidamente, políticos y escritores se veían a sí mismos asomados al abismo y, lo que a veces se ve como una era de autoconfianzaa irritante, estuvo en la práctica obsesionada por una sensación de  fragilidad, ya fuera como gran poder o como fuerza moral.

Victorious Century es un libro extraordinariamente entretenido: su autor capta el gusto, el humor y la teatralidad de la época, pero también ese tipo de dilemas con los que estamos familiarizados en la actualidad. Reescribe un momento a la vez extrañamente familiar y, sin embargo, completamente diferente del nuestro”.

Y así empieza la parte dedicada a “prefacio y agradecimientos“, interesante por el sentido biográfico que Cannadine le ha dado:

“Aunque entonces no lo sabía, tuve la suerte de crecer en lo que de muchas maneras fueron los últimos años del “largo” siglo XIX -es decir, los de 1950. A comienzos de esa década, el Reino Unido seguía siendo una potencia internacional formidable, con una gran armada y un imperio que abarcaba todo el mundo; las industrias tradicionales seguían extrayendo carbón, fabricando acero, dedicándose a la ingeniería y a los textiles; Londres, Liverpool y Glasgow eran algunos de los puertos preeminentes del mundo, al igual que Cunard, Canadian Pacific, Royal Mail Lines y P&O eran algunas de las mayores empresas navieras globales; las casas se calentaban y las fábricas se alimentaban con carbón, los trenes de mercancías y los de pasajeros eran arrastrados por máquinas de vapor y, como resultado, las neblinas de Holmes y Watson todavía eran comunes. Gran parte de Birmingham, donde crecí, habría sido instantáneamente reconocible para Joseph Chamberlain, que había sido sucesivamente alcalde reformista, liberal avanzado y asertivo imperialista, y que será una figura significativa en los últimos capítulos de este volumen. Esto era especialmente cierto por lo que respecta al magnífico conjunto de edificios públicos que rodeaban la plaza que llevaba el nombre de Chamberlain: el Birmingham and Midland Institute, la  Reference Library (donde pasé muchas horas felices), el Ayuntamiento, la Casa del Consejo, la Galería de Arte y el Mason College. Corporation Street era en gran medida como Chamberlain la había creado, las líneas de tranvía se mantenían en muchas de las calles adoquinadas del centro de la ciudad y muy cerca estaba Edgbaston, un suburbio victoriano por excelencia, donde aún vivían algunos de los descendientes de Chamberlain. Mis cuatro abuelos habían nacido todos en la década de 1880, y me parecían muy viejos y muy victorianos; invariablemente vestían de negro, como si todavía estuvieran de luto por la Gloriosa Majestad que había reinado durante su juventud. Los padres de mi padre vivían en una casa adosada del siglo XIX en Birmingham con un lavabo exterior, y los padres de mi madre, que vivían en lo que entonces se conocía como el “País Negro“, iban cada año a Blackpool para sus vacaciones de verano. Ambas casas parecían repletas de novelas y atlas del siglo XIX, junto con monedas y sellos con imágenes de la reina Victoria, que se convirtió así en una presencia real en mi vida desde una edad temprana.

Mis cuatro abuelos murieron entre 1961 y 1970, rompiendo mi vínculo personal con el pasado británico del siglo diecinueve. Durante la misma década, el Reino Unido comenzó a des-Victoriarizarse  y a adoptar la modernidad, y esto me fue revelado vívida y literalmente, ya que gran parte del Birmingham de Joseph Chamberlain fue derribado, incluidos muchos de sus mejores edificios públicos. Calles enteras con el tipo de casas en las que vivían mis abuelos Cannadine fueron desmanteladas, para ser reemplazadas por oficinas, tiendas, hoteles y apartamentos. La escuela a la que asistí era una creación de la década de 1880, pero había dejado su ubicación original en el centro de la ciudad unos años antes de que me convirtiera en alumno, y se había transformado en un instituto de hormigón y vidrio reubicado a las afueras. Pero, a medida que la mayor parte del Birmingham victoriano desaparecía ante mis propios ojos, estaba empezando simultáneamente el estudio serio del siglo diecinueve; y habiendo crecido durante la última década, cuando gran parte de aquel todavía era real y visible, tuve la fortuna de vivir la primera década del siglo XX – la década de 1960-, en la que una nueva generación de académicos de posguerra insuflaba rápidamente vida a ese mundo evanescente. Entre ellos, el más preeminente fue Asa Briggs [a cuya memoria, y a  la de Peter Carson, va dedicado el libro]: aún recuerdo la sensación de emoción con la que leí su historia de Birmingham (apropiadamente en la Reference Library), que abarcaba los años heroicos de la ciudad desde 1865 hasta 1938; poco después devoré Victorian People and Victorian Cities; y como muchos de los preuniversitatios, confié en The Age of Improvement para ayudarme a pasar el History A Level. Desde entonces, Briggs seguiría siendo una figura icónica e inspiradora, además de ser, en cierto modo, un victoriano por excelencia, con su energía ilimitada, su optimismo incorregible y su excepcional espíritu público. Pero en la década de 1960 se le unieron otros académicos pioneros, como Robert Blake, Norman Gash, George Kitson Clark, Eric Hobsbawm, Harold Perkin y dos historiadores de África que eran invariablemente conocidos como ‘Robinson y Gallagher’, como si fueran una firma de abogados en lugar de un par de académicos”.

(…)

© 1995 – 2017 Penguin Books Ltd.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.