Joan Wallach Scott: Sexo y secularidad

Muy, pero que muy poca presentación requiere Joan Wallach Scott, emérita hoy en Princeton. Es reconocida, por supuesto, por sus estudios sobre el género y por un largo y variado trabajo del que acaba de darnos otra muestra: Sex and Secularism (Princeton UP). En realidad, sigue la senda de otros anteriores, como sus polémicos Parité: Sexual Equality and the Crisis of French Universalism (2005) y The Politics of the Veil (2007).  El editor nos compendia así su contenido:

“Los aclamados y controvertidos escritos de Joan Wallach Scott han sido fundamentales para el campo de la historia del género. Con Sex and Secularism, Scott desafía una de las reivindicaciones centrales del polémico “choque de civilizaciones”: la falsa noción de que el secularism  es una garantía de igualdad de género.

Basándose en una gran cantidad de estudios de la segunda ola de feministas e historiadores de la religión, la raza y el colonialismo, Scott muestra que la igualdad de género invocada hoy como un principio fundamental y duradero no se asoció originalmente con el término “secularism” cuando ingresó por primera vez al léxico en el siglo XIX. De hecho, la desigualdad de los sexos fue fundamental para la articulación de la separación de la iglesia y el Estado que inauguró la modernidad occidental. Scott señala que los Estados-nación occidentales impusieron un nuevo orden de subordinación de las mujeres, asignándolas a una esfera familiar feminizada destinada a complementar los reinos masculinos racionales de la política y la economía. No fue sino hasta que surgió la cuestión del Islam a fines del siglo XX que la igualdad de género se convirtió en una característica principal del discurso del secularism.

Desafiando la afirmación de que el secularism siempre ha sido sinónimo de igualdad entre sexos, Sex and Secularism revela cómo esta idea se ha utilizado para justificar reclamos de superioridad racial y religiosa blanca, occidental y cristiana y ha servido para distraer nuestra atención de un conjunto persistente de dificultades relacionadas con la diferencia de género, compartidas por culturas occidentales y no occidentales por igual”.

[Añadamos una precisión terminológica. Como ha señalado Blanca Divassón, al traducir uno de los capítulos de The Politics of the Veil , “en el capítulo introductorio, Scott explica las connotaciones históricas y lingüísticas que posee «laïcité», frente a las contenidas por su versión inglesa «secularism», en el sentido de que, en este último caso, la separación entre Iglesia y Estado trata de evitar que el Estado interfiera en las opciones confesionales de los individuos, mientras que en el caso francés, la separación es establecida por el Estado para proteger a los individuos de la influencia de las religiones. En el caso español, es cierto que «laicismo» posee un significado similar al francés, por cuanto la Real Academia de la Lengua Española la define como la «Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, de toda influencia eclesiástica o religiosa». Sin embargo, siguiendo la explicación de Joan Scott, laïcité también hace referencia al mito de la superioridad y del carácter civilizador que posee la República francesa para los propios franceses. Aspecto, este último, que no aparece en el sentido español del término”].

Con estas prevenciones y aclaraciones, utilizaré los términos secularidad/secularización (“secularismo” sería un palabro) cuando aparezca “secularism” para ofrecer los primeros párrafos de la introducción:

“La atención a la secularidad  ha entrado nuevamente en el discurso popular como parte de la retórica del “choque de civilizaciones”. Por supuesto, hay una larga historia de estudios académicos sobre la secularización, los procesos por los cuales se dice que los Estados europeos pusieron la religión organizada bajo su control, introdujeron la administración burocrática y el cálculo técnico en sus operaciones gubernamentales y justificaron su soberanía en términos de teoría republicana o democrática, es decir, como representantes del mandato de aquellos considerados ciudadanos, no como la encarnación de la voluntad de Dios. La secularización ha sido tomada como sinónimo de estos procesos; el triunfo histórico de la ilustración sobre la religión. Pero en su uso reciente, ha tenido un referente más simple como alternativa positiva, no a toda religión, sino al islam. En este discurso, la secularidad garantiza la libertad y la igualdad de género, mientras que el islam es sinónimo de opresión.

Aunque algunos críticos del islam especifican su objetivo apelando al islam político y/o fundamentalista, la mayoría acusa a todo el islam en sus condenas. Por tanto, la idea de un “choque de civilizaciones”, como la articuló el politólogo Samuel Huntington en 1993, sitúa al cristianismo occidental en contra del islam en un conflicto que, sostenía, “había durado 1300 años”.  En el artículo, pronto se refirió al cristianismo occidental simplemente como “Occidente”, y aunque la secularidad  no se denotaba como tal, estaba implícita en los contrastes que ofrecía entre la libertad y la opresión. A medida que la frase “choque de civilizaciones” ganó prominencia, especialmente después del 11 de septiembre, la secularidad y la igualdad de género se enfatizaron cada vez más como base de la superioridad occidental frente a todo el islam. Así que en 2003, el jefe de la comisión francesa que recomendaba la prohibición del velo islámico en las escuelas públicas explicó que según el principio de laïcité (la palabra francesa para la secularidad), “Francia no puede permitir que los musulmanes socaven sus valores fundamentales, que incluyen una estricta separación de la religión y el Estado, igualdad entre los sexos y libertad para todos”.  En el mismo año, los politólogos estadounidenses Ronald Inglehart y Pippa Norris argumentaron que “el verdadero choque de civilizaciones” era sobre “la igualdad de género y la liberalización sexual”.   Se dice que las demandas religiosas del Islam las niegan ambas. Desde entonces, el efecto emancipador de la secularidad en las mujeres ha sido tan evidente que la novelista estadounidense Joyce Carol Oates expresó su sorpresa por las críticas que recibió por tuitear que “la religión predominante de Egipto” fue responsable de la violencia contra las mujeres durante las protestas del verano de 2013. A elle le parecía tan evidente su opinión, que parece que nunca se le ocurrió pensar que el tipo de misoginia responsable de la violencia doméstica que a menudo narra en sus novelas podría estar en cuestión, y que su comentario podría interpretarse como islamofóbo. Quizás el ataque más virulento contra el islam en nombre de la secularidad proviene de una desafiante organización francesa llamada Riposte Laïque (Reto Secular), que reúne a grupos de todo el espectro político para defender a la república de la inminente aniquilación por parte de las hordas musulmanas. “Cuando uno está apegado a la República, a la democracia, a los derechos de las mujeres, a la libertad, a la laicidad, uno tiene la obligación de ser islamófobo simplemente porque el islam no puede tolerar los valores emancipatorios”. Aquí, por definición, lo secular está asociado a la razón, la libertad y los derechos de las mujeres, y el islam con una cultura de opresión y terror. En esta formulación, la cultura es una cosa y la razón es otra: la razón asegura el progreso de la historia mientras que la cultura protege la tradición inmutable.

En este libro, examino las formas en que el género ha figurado en los discursos de la secularidad. Reviso una gran cantidad de literatura escrita por feministas de la segunda ola, así como por historiadores de la religión, la raza y el colonialismo. Sintetizo este trabajo y ofrezco nuevas interpretaciones basadas en él. La literatura me permite documentar los usos del término “secularidad” e identificar sus diversos significados y contradicciones. Sobre la base de esta historia, está muy claro que la igualdad de género hoy invocada como principio fundamental y duradero de la secularidad no se incluía en absoluto en los primeros usos del término. De hecho, la desigualdad de género fue fundamental para la articulación de la separación de la iglesia y el Estado que inauguró la modernidad occidental. Voy más allá para sugerir que la modernidad euroatlántica implicaba un nuevo orden de subordinación de las mujeres, asignándolas a una esfera familiar feminizada destinada a complementar los reinos masculinos racionales de la política y la economía. Cuando surgió la cuestión del islam a fines del siglo XX, junto con una polémica sobre el “choque de civilizaciones”, la igualdad de género se convirtió en la principal preocupación de lo secular. E incluso ahora, lo que cuenta como esa igualdad es difícil de definir porque su significado está asegurado en gran medida por un contraste negativo con el islam”.

(…)

© Copyright, Princeton University Press.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *