Ethan Kleinberg: una aproximación (deconstructiva) al pasado

Con el 2017 ya clausurado, advierto que poco o nada hemos dicho en torno a esa -para muchos- incómoda área que responde al nombre de historiografía. Y puestos a seleccionar algún título con cierto recorrido y bastante afán polémico, me permitirán que me decante por un autor de la renombrada escudería “History and Theory”.  Se trata de Ethan Kleinberg, actualmente editor ejecutivo de dicha revista, que el pasado verano nos obsequió con un volumen largo tiempo preparado y de sugerente título : Haunting History.  For a Deconstructive Approach to the Past (Standford UP).

Su contenido está claramente anunciado por el editor:

“Este libro aboga por un enfoque deconstructivo de la práctica y la escritura de la historia en un momento en que las formas disponibles para escribir y publicar historia están experimentando una transformación radical. Para hacerlo, explora el legado y el impacto de la deconstrucción en el trabajo histórico estadounidense; la fetichización actual de la experiencia vivida, el materialismo y lo “real”;  las nuevas tendencias en filosofía de la historia; y la persistencia del realismo ontológico como modo de pensamiento dominante entre los historiadores convencionales.

Argumentando que este modo de pensamiento realista ontológico se ve reforzado por las prácticas actuales de publicación analógica, Ethan Kleinberg aboga por un enfoque hauntológico  [fantasmagórico] de la historia que sigue el trabajo de Jacques Derrida y abraza un pasado que es a la vez presente y ausente, disponible y restringido, en lugar de una instantánea fija y estática de un momento en el tiempo. Esta comprensión polisémica del pasado como múltiple y conflictiva -sostiene- es lo que hace que el enfoque deconstructivo del pasado sea especialmente adecuado para las nuevas formas digitales de escritura y presentación histórica”.

Y, para mayor aclaración, podemos repasar algunos párrafos de la introducción:

“Como el fantasma, este libro es una interrupción, una provocación, un desorden de los límites y líneas ordenadas a través de las cuales pensamos convencionalmente sobre la relación entre el pasado y el presente y, por  tanto, sobre  la forma en que “hacemos” la historia. En él, conjuro el espectro de la deconstrucción para abogar por una reevaluación de estos límites y de nuestras estrategias para pensar y escribir sobre el pasado. La deconstrucción es un espíritu que ha atormentado y atemorizado a la profesión histórica, como veremos en el Capítulo 1, pero, en términos prácticos, muy pocos historiadores han intentado comprometerse seriamente con Derrida o con la deconstrucción para la práctica de la historia. En mi opinión, hay dos razones principales para esto: una  es inherente a las prácticas históricas dominantes actuales y otra se anuncia explícitamente como la razón por la cual la deconstrucción es inapropiada para la práctica y la escritura de la historia.

La primera razón es que la mayoría de los historiadores convencionales son lo que denomino “realistas ontológicos”. Defino el realismo ontológico como un compromiso con la historia entendida como un esfuerzo relacionado con eventos asignados a un lugar específico en el espacio y el tiempo que en principio son observables y, como tales, son considerados como fijos e inmutables. Aquí el historiador acepta que hay una posibilidad de incertidumbre epistemológica sobre nuestra comprensión de un evento pasado, pero esto se ve mitigado por la certeza ontológica de que el evento sucedió de cierta manera en un momento determinado. El punto central de esta posición es un compromiso con los datos empíricos que sirven como una especie de falso suelo para sustentarla. Al final, hacer que el pasado sea “correcto” es una cuestión de método histórico. Exploraremos el funcionamiento y las repercusiones del realismo ontológico en el Capítulo 3, pero por el momento quiero señalar una variante más fuerte y más débil de esta posición. La más fuerte se adhiere a la posición de que hay un pasado y podemos tener pleno acceso a él. En mi opinión, esta es una posición que actualmente los historiadores en activo no mantienen, o muy pocos. En cambio, es a la variante más débil a la que deseo apuntar, a esa que dice que el pasado tiene una realidad ontológica que solo podemos abordar desde una perspectiva limitada e incompleta de nuestra posición en el presente y, por tanto, con incertidumbre epistemológica sobre lo que es ontológicamente cierto. Sostengo que esta última variante, más débil, es la posición que la mayoría de los historiadores convencionales sostienen, pero también quiero sugerir que la versión más sólida siempre está trabajando de manera inesperada dentro de la más débil.

El error del realismo ontológico es que no reconoce las limitaciones de nuestros propios horizontes históricos, la medida en que nuestra perspectiva personal está determinada y dirigida por nuestro pasado. La comprensión epistemológica actual del pasado se toma como la realidad ontológica del pasado. Es esta indiferencia a la comprensión epistemológica lo que nos permite tomar nuestro modo de comprensión históricamente contingente como indicativo de un método que es universalmente válido para todos los tiempos. Y es aquí donde podemos ver las formas en que el actual intento de acercamiento entre nuestros métodos históricos y nuestra condición histórica se predica sobre un malentendido de nuestras prácticas actuales como contenidas dentro de un presente permanentemente perdurable que fomenta una representación igualmente errónea de un pasado permanentemente perdurable .

Pero, ¿qué mantiene la certeza ontológica del evento pasado dada la posibilidad de incertidumbre epistemológica de recuperar ese evento? La mayoría de los historiadores convencionales evitan o difieren esta pregunta, trabajando puramente en la suposición de que el método es suficiente para traer el pasado al presente. Pero el pasado en sí no tiene propiedades ontológicas o, si las tiene, de trata de una ontología latente; por tanto, el evento pasado no puede hacerse presente. Cualquier reaparición es la visita intempestiva de un fantasma. Esto lleva a una pregunta más preocupante sobre la categoría de la ontología en sí y específicamente sobre la ontología o hauntología [que habitulmente se traduce como fantasmagoría] del pasado. La hauntología es un término derrideano [Espectros de Marx] que se basa en la afinidad sonora entre ontología y hauntología que el concepto de hauntología persigue por reemplazo (al hablar, ontología y hontología no se distinguen en francés). La historia, también, es un reemplazo de este tipo en el que el evento o la figura pasada queda silenciosamente determinado por la narración que lo reemplaza. Pero la narración en el presente está obsesionada por el fantasma del pasado, que no está ni presente ni ausente, ni está aquí ni está desaparecido. Esta disyunción o interrupción en el núcleo de la “historia” expone las formas en que los orígenes y los fundamentos siempre se postulan para determinar el comienzo desde el punto de vista del fin, contrabandeando de este modo tanto la teleología como la rigidez. Los historiadores convencionales le dan al evento pasado la realidad ontológica de un objeto fijo y permanente que silenciosamente reemplaza el estado espectral por uno carnal, pero las propiedades ontológicas del evento pasado son construidas por el historiador en el presente.

Aquí quiero dejar en claro que no estoy abogando por una comprensión de la historia o del pasado como una historia construida por el historiador en el presente. En este sentido, simpatizo con los métodos históricos disciplinarios tradicionales y con el trabajo reciente de filósofos de la historia como Frank Ankersmit, Hans Ulrich Gumbrecht, Eelco Runia y otros defensores del paradigma de la “presencia” -especialmente con respecto a la investigación de este último sobre la forma contundente en que el pasado presiona sobre el presente y nos toca incluso si no podemos tocarlo. Pero también soy profundamente crítico con el modelo de presencia, como será evidente en el Capítulo 2. Irónicamente, dado que los pensadores dela presencia ofrecen una crítica contundente del saber histórico convencional, su énfasis en la presencia material del pasado en el aquí y el ahora es extrañamente similar a la del enfoque ontológico realista en la medida en que ambos se basan en una lógica de presencia. Sin duda, el enfoque ontológico de estos filósofos de la historia es un enfoque sobre nuestro modo histórico de ser en el presente, mientras que el enfoque epistemológico de aquellos historiadores que enfatizan la importancia del método es un enfoque sobre determinar la realidad del pasado; cada uno enfatiza lo que está presente y no lo que está ausente. Runia, Gumbrecht y Ankersmit lo hacen argumentando la presencia del pasado en el presente. Los historiadores convencionales lo hacen argumentando la presencia duradera y recuperable del pasado como pasado.

En lo que sigue, adoptaré el énfasis de Hayden White en el lenguaje y en el lugar del constructivismo en el esfuerzo histórico por criticar tales enfoques, pero también cultivo aspectos del modelo de la presencia . De esta forma, el enfoque deconstructivo del pasado que defiendo no es ni un “realismo” ni un “constructivismo”. En cambio, opera con elementos de este último sin renunciar a los pretensiones de los primeros para comprometerse insistentemente con lo real. No me refiero a esto en el sentido que ofrecen los defensores del materialismo especulativo,  es decir, lo “real” de las ciencias naturales o lo “real” de los datos sensoriales. En cambio, miro a Derrida para comprometerme con y hacer explícitas las perturbaciones que el pasado retornado convoca. Esta apertura a la relación de la presencia y de la ausencia a través de un enfoque hauntológico de la historia da cuenta de la relación enmarañada e inestable de la presencia y la ausencia sin privilegiar una sobre la otra.

(…)”

En fin, para que comprendan que este asunto no es mera verborrea, mencionaré algunos de los diversos debates a los que el profesor Kleinberg viene asistiendo, como el de Columbia -con Warren Breckman (Penn), Taylor Carman (Columbia) y Gayatri Spivak (Columbia)- o el más reciente en la NYU -con  Joan W. Scott (Institute for Advanced Study), Carol Gluck (Columbia), y Stefanos Geroulanos (NYU).  Sobre este último diálogo, les recomiendo la reseña publicada en el magnífico blog del Journal of the History of Ideas.

© 2017 STANFORD UNIVERSITY PRESS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *