El atlas rojo: de cómo los soviéticos cartografiaron el mundo

Los geógrafos británicos John Davies y Alexander J. Kent publicaron a  fines del pasado año un interesante volumen: The Red Atlas: How the Soviet Union Secretly Mapped the World (UCP).  Este es si contenido:

“Casi treinta años después del final de la Guerra Fría, su legado y la tensión ruso-estadounidense que lo acompaña continúan siendo importantes. El acceso de Rusia a información detallada sobre Estados Unidos y sus aliados puede no parecer tan impactante en este día de nubes de datos y filtraciones, pero ya mucho antes disponíamos de imágenes satelitales de cualquier vecindario al alcance de la mano, y la cantidad de lo que sabía el gobierno soviético sobre la ciudad, la calle e incluso tu hogar te sorprenderían. Revelando cómo esto fue posible, The Red Atlas es la historia nunca antes contada del esfuerzo de cartografiado más completo de la historia y los sorprendentes mapas que resultaron.

De 1950 a 1990, el ejército soviético llevó a cabo un programa de cartografiado topográfico global, creando mapas a gran escala para gran parte del mundo que incluían una diversidad de detalles que habrían respaldado una amplia gama de planes militares. Para las grandes ciudades como Nueva York, DC y Londres, o ciudades como Pontiac, MI y Galveston, TX, los soviéticos reunieron suficiente información para crear mapas a nivel de calle. Lo que eligieron incluir en estos mapas puede parecer obvio, como ubicaciones de fábricas y puertos, o más sorprendente, como la altura de los edificios, el ancho de las carreteras y las capacidades de los puentes. Algunos detalles sugieren tecnología satelital temprana, mientras que otros detalles específicos, como representaciones detalladas de profundidades y canales alrededor de ríos y puertos, solo podrían haber sido obtenidos con pies soviéticos reales sobre el suelo.  The Red Atlas  incluye más de 350 extractos de estos increíbles mapas de la Guerra Fría, explorando sus procedencias y técnicas cartográficas, así como lo que pueden decirnos sobre sus creadores y las iniciativas soviéticas que estaban teniendo lugar a nuestro alrededor.

Fantástico documento histórico de una época que a veces parece menos distante, The Red Atlas ofrece una visión misteriosa del mundo a través de los ojos de los estrategas y espías soviéticos”.

En todo caso, lo interesante no es solo eso, sino que el volumen viene acompañado de una web en la que podemos acceder a algunos ejemplos significativos de esa cartografía. Allí, además, se explica un poco más:

“Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética llevó a cabo un proyecto cartográfico de escala y ambición sin precedentes: la cartografía detallada de todo el mundo. No solo se trazaron y registraron puertos y centros industriales estratégicamente vitales, sino ciudades, pueblos pequeños y áreas rurales, por insignificantes que fueran. Los compiladores soviéticos desarrollaron un conjunto de convenciones, símbolos y colores estándar para los mapas que garantizaban la coherencia en todo el mundo y permitieron a los usuarios del mapa interpretar al instante el paisaje representado. Esto incluía, por ejemplo, una anotación que cuantificaba las características de puentes, carreteras, ríos y bosques.

Este libro describe, por primera vez, este proyecto gigantesco, desde sus orígenes en la época zarista hasta su legadotras la caída del comunismo. Se examina el “aspecto y la sensación” de los mapas y se identifican las diversas series, especificaciones y escalas. Hay una investigación detallada de los muchos métodos diferentes mediante los cuales se recopiló la información, con copiosas ilustraciones que demuestran, por ejemplo, cómo difieren los datos reunidos ‘sobre el terreno’ de los mapas y guías existentes y de los resultados de las imágenes satelitales.

Tan fascinante como la historia de los mapas durante la época soviética, es su papel en el mundo postsoviético, como la única cartografía fiable que existe en muchas partes del mundo, así como su valor para los exploradores, los científicos e incluso los militares de las alianzas occidentales”.

En fin, recomiendo explorar esa interesante web, así como la antecesora que empezó el citado John Davies.

© University of Chicago Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.