La crítica moral del capitalismo: Tawney, Polanyi y Thompson

Tim Rogan, historiador en el St. Catharine’s College  de Cambridge,  cerró el pasado mes de diciembre con un volumen sugerente:  The Moral Economists. R. H. Tawney, Karl Polanyi, E. P. Thompson, and the Critique of Capitalism (Princeton UP). Veamos la presentación:

“¿Qué hay de malo en  el capitalismo? Las respuestas actuales a esa pregunta se centran en la desigualdad material. Dirigida por economistas y conducida en términos utilitarios, la crítica del capitalismo en el siglo XXI se refiere principalmente a las disparidades en los ingresos y la riqueza. No siempre fue así. The Moral Economists reconstruye otra tradición crítica, desarrollada a lo largo del siglo XX en Gran Bretaña, en la que la privación material era menos importante que la desolación moral o espiritual.

Tim Rogan se centra en tres de los críticos más influyentes del capitalismo en el siglo XX: RH Tawney, Karl Polanyi y EP Thompson. Discutiendo sobre las relaciones entre la economía y la ética en la modernidad, sus obras tenían amplios lectores, formaban agendas de investigación e influían en la opinión pública. Al rechazar la filosofía social del laissez-faire pero temiendo el autoritarismo, estos escritores buscaron formas de solidaridad social más cercanas de lo que admitía el individualismo, pero más libres de lo que permitía el colectivismo. Descubrieron tales solidaridades mientras enseñaban economía, historia y literatura a los trabajadores del norte de Inglaterra y de otros lugares. Escribieron historias del capitalismo para articular estas solidaridades.

“Examinando los pilares morales de una crítica del capitalismo en el siglo XX, The Moral Economists explica por qué esta crítica cayó en desuso, y cómo podría ser reformulada para el siglo XXI”.

Repasemos ahora algunos párrafos de la introducción:

“¿Qué hay de malo en  el capitalismo? En el siglo XXI, la respuesta parece simple: desigualdad. Las disparidades materiales entre los ricos y el resto se están ampliando. La prosperidad se ha convertido en un coto de muy pocos. Este énfasis en la desigualdad material parece poco extraño en nuestro tiempo. Pero visto en perspectiva histórica es extraordinario. Representa un truncamiento radical de los parámetros de la crítica del capitalismo. Una tradición crítica alternativa centrada menos en los resultados materiales que en las consecuencias morales o espirituales ha caído en desuso. Este libro explica cómo sucedió eso, y por qué es importante, y qué podría hacerse al respecto.

El término “capitalismo” fue acuñado   en la Alemania  y la Gran Bretaña del siglo XIX por críticos sociales inquietos por la naturaleza y el ritmo del cambio social en la era de la Revolución Francesa y la Revolución Industrial. Describía la nueva forma de sociedad en la que los instintos adquisitivos, considerados durante mucho tiempo como algo vicioso y contrarrestado por restricciones legales y culturales, llegaron a ser vistos como algo virtuoso  y benéfico. Las preocupaciones sobre la desigualdad siempre han sido parte del argumento contra el capitalismo. Pero hasta hace muy poco, nunca fueron el todo, ni siquiera la mayor parte de ese argumento. Durante la mayor parte de los siglos XIX y XX, la pobreza importaba menos para los críticos del capitalismo que la desolación moral o espiritual. En el siglo XXI, los argumentos económicos tienen prioridad. Un argumento moral  vigoroso ha dado paso a cálculos de ventaja y desventaja fortalecidos con enojo e indignación.

Considerado desde algunos ángulos, esta sustitución del argumento moral por el énfasis en los resultados materiales es una mejora. Permite una discusión razonable y empírica del problema, que a su vez promete identificar reformas racionales y practicables: la polémica inescrutable y vaga ha dado paso al análisis riguroso. Escrito desde esta perspectiva, un relato de los medios por los cuales la argumentación moral cedió a un enfoque en la desigualdad material podría presentarse como una historia optimista, una historia whig para los progresistas tecnocráticos.

Pero desde otra perspectiva hay una historia más aleccionadora que contar. Si este predominio del cálculo material sobre el argumento moral en la crítica contemporánea del capitalismo representa un triunfo para ciertas formas de racionalidad, también indica la decadencia de un enfoque alternativo, la desaparición de otra forma de abordar los problemas sociales, el fracaso de un intento por abrir preguntas más profundas sobre la libertad y la solidaridad, cuestiones que el economismo más estrecho que prevalece sistemáticamente excluye.

El propósito de este libro es reconstruir el desarrollo y la desaparición de esta crítica moral alternativa del capitalismo en Gran Bretaña en el siglo XX. Esta crítica fue un éxito antes de que fracasara. (…)

Mi tesis no es que no hubo libros como el Capital de Piketty en este momento anterior. Mi sugerencia es que en este momento anterior otro conjunto de libros desarrolló una línea de argumentación diferente contra el capitalismo, complementando el trabajo de los economistas críticos. Somos más pobres intelectualmente, culturalmente e incluso políticamente con la desaparición de ese enfoque alternativo. Eso no quiere decir que la desigualdad sea inmaterial, o que nos preocupemos solo por cuestiones morales o espirituales. Solamente sugiere que una preocupación por la desigualdad material que no deja espacio para las consideraciones de esta crítica moral planteada para el debate hace que la discusión contemporánea quede disminuida.

¿Cuáles son entonces estos libros e ideas constituyentes de la crítica moral del capitalismo, en tiempos predominante  y ahora abandonada en favor de un énfasis en la desigualdad material? The Moral Economists se centra principalmente en tres libros, publicados a intervalos de dos décadas entre los años veinte y sesenta. Son La Religión en el origen del capitalismo (1926), de R. H. Tawney, La Gran Transformación (1944), de Karl Polanyi  y La formación de la clase obrera en Inglaterra (1963), de E.P. Thompson. Estos son hitos de la historia intelectual moderna y puntos de referencia recurrentes para escritores de la izquierda contemporánea. Cada uno se complementa ahora con extensos comentarios historiográficos. Pero la cercanía y la intensidad de su interacción aún no se ha apreciado del todo. Thompson surge aquí como un innovador exitoso dentro de una tradición crítica iniciada por Tawney. Más sorprendentemente, Karl Polanyi se revela como un intermediario entre Tawney y Thompson. (…)”

© Copyright, Princeton University Press.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.