La excepcionalidad del imperio americano

El veterano historiador A. G. Hopkins acaba de presentar su American Empire. A Global History (Princeton UP).  El asunto no es nuevo en su trayectoria, ya que ha editado  libros como Globalization in World History (2002) y Global History: Interactions between the Universal and the Local (2006). En esta ocasión, no obstante, nos ofrece  una nueva historia de los Estados Unidos y del supuesto excepcionalismo norteamericano (ya hizo lo propio con su tierra natal en British Imperialism, 1688-2015, junto con P. J. Cain).

 Presentación del editor:

American Empire es una obra de investigación panorámica que presenta una nueva y audaz perspectiva global sobre la historia de los Estados Unidos. Basándose en su experiencia en historia económica y en las historias imperiales de Gran Bretaña y Europa, A.G. Hopkins lleva a lectores desde la época colonial hasta la actualidad para mostrar cómo, lejos de divergir, Estados Unidos y Europa occidental siguieron trayectorias similares a lo largo de este largo período, y cómo la dependencia de Estados Unidos de Gran Bretaña y Europa se extendió de lo que se entendía previamente, hasta bien avanzado el siglo XIX.

En una amplia narración que abarca tres siglos, Hopkins describe cómo la revuelta de las colonias continentales fue el producto de una crisis que afligió a los estados imperiales de Europa en general, y cómo la historia de la república estadounidense entre 1783 y 1865 fue una respuesta no al fin de la influencia británica, sino a su continua expansión. Traza cómo la creación de una nación-Estado industrial estadounidense después de la Guerra Civil fue paralela a los desarrollos en Europa occidental, cómo fomentó influencias desestabilizadoras similares y cómo encontró una salida en el imperialismo mediante la adquisición de un imperio insular en el Caribe y el Pacífico. El período de gobierno colonial que siguió reflejó la historia de los imperios europeos en sus justificaciones ideológicas, relaciones económicas y principios administrativos. Después de 1945, un cambio profundo en el carácter de la globalización puso fin a la era de los grandes imperios territoriales.

American Empire va más allá del mito del excepcionalismo estadounidense para ubicar a los Estados Unidos dentro del contexto más amplio de las fuerzas históricas globales que dieron forma a los imperios occidentales y al mundo”.

En efecto, como se señala en el primer capítulo:

“El énfasis puesto aquí en el escenario global requiere una reevaluación de la fuerte tradición nacional que durante mucho tiempo ha formado la base de los estudios históricos en los Estados Unidos, como lo ha hecho en otros Estados independientes. Las tradiciones nacionales de estudio histórico surgieron en el siglo diecinueve para acompañar (y legitimar) a los nuevos Estados-nación, y permanecen atrincheradas hoy en programas de investigación y enseñanza en todo el mundo. La tradición tiene muchas cualidades admirables que deben preservarse. Sin embargo, ya no refleja el mundo del siglo XXI, que está moldeado cada vez más por influencias supranacionales. El sesgo nacional también puede producir distorsiones, que se expresan más evidentemente en la creencia de que lo que es distintivo también es excepcional en lugar de particular. La convicción de que Estados Unidos tuvo, y tiene, una misión providencial única ha ayudado a formar el carácter del nacionalismo estadounidense y el contenido de la historia de los Estados Unidos. Lo que la literatura llama excepcionalismo mantiene un fuerte control de la opinión popular y continúa influyendo en la política exterior, como lo ha hecho desde el siglo XIX.

La persistencia de una tradición historiográfica que sigue siendo en gran medida insular asegura que el caso de la excepcionalidad estadounidense es en gran medida autorreferencial. La consecuencia es que no se reconoce que el carácter distintivo es una cualidad reivindicada por todos los países. Alguna forma de providencialismo invariablemente acompaña a Estados con grandes ambiciones. Un sentido de misión produce un sentido de singularidad fuera de lugar, que, cuando se alía al poder material, se traduce fácilmente en suposiciones de privilegio y superioridad.

Las comparaciones, como señaló Marc Bloch en un ensayo clásico, proporcionan un medio más convincente de probar argumentos históricos que los estudios de casos individuales. La afirmación de que una nación en particular es “excepcional” se demuestra, no compilando autodescripciones de la nación en cuestión, sino demostrando que otras naciones no piensan en sí mismas de la misma manera. El procedimiento común, sin embargo, es ignorar las reivindicaciones concurrentes en la medida de lo posible y, si se cuestiona, afirmar el principio de supremacía ideológica”.

© Copyright, Princeton University Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.