Sufragistas: la lucha por el voto de las mujeres en perspectiva histórica

Como es sabido, este año tiene entre sus celebraciones la que corresponde a la Representation of the People Act, una reforma del sistema electoral en la Gran bretaña e Irlanda que incluyó a los  varones mayores de 21 años y a las mujeres que sobrepasaran 30 y cumplieran ciertas condiciones. Así pues, aprovechando tal motivo han aparecido diversos estudios sobre los movimientos de mujeres que condujeron a esa reforma, así como sobre algunas de sus figuras más prominentes.  Buena parte de ellos han sido reseñados por la estudiosa Emelyne Godfrey en las páginas del TLS, así que tal lectura resulta la manera más provechosa, a la vez que sintética, para descubrir esas novedades.

Dicho lo cual, hay dos volúmenes que merecen especial atención, sobre todo por su reciente aparición. Ambos comparten no estar escritos por académicas en sentido estricto, sino por authors, algo que asimismo puede predicarse de la doctora Godfrey Lo cual, dicho sea de paso, no les resta mérito alguno.

El primero es Hearts And Minds. The Untold Story of the Great Pilgrimage and How Women Won the Vote (Doubleday),  de Jane Robinson -que también firma un interesante artículo en TLS– y así se nos presenta:

“1913: el último largo verano antes de la guerra. El país está presa de la fiebre sufragista. Estas apasionadas luchadoras tienen sus admiradores; algunos están de acuerdo con sus objetivos, si bien no con sus métodos contundentes, mientras que otros están horrorizados ante la idea de darle a cualquier mujer un voto.

Mientras tanto, cientos de mujeres están saliendo a las calles de Gran Bretaña. Son las sufragistas: activistas no militantes por el voto, en una asombrosa marcha de protesta de seis semanas que llaman la Gran Peregrinación. Ricas y pobres, jóvenes y viejas, desafían las convenciones, arriesgan trabajos, relaciones familiares e incluso sus vidas para convencer al país de que las escuche.

Esta es una historia de personas comunes que realizan cambios extraordinarios. A la vez peligrosa, agotadora y estimulante, la Gran Peregrinación transformó para siempre la vida personal y política de las mujeres en Gran Bretaña. Jane Robinson ha buceado  en diarios, cartas y relatos inéditos para contar la historia interna de la marcha, contra el colorido trasfondo del conjunto de la campaña sufragista.

(…)”

A lo que podemos añadir la entrevista concedida por la autora a Samira Shackle en The New Humanist, donde, entre otras cosas, dice,

“¿Cuáles son los desafíos para hacer historia social a través de las voces de las mujeres?

Las mujeres del pasado han sido tradicionalmente caricaturizadas, estereotipadas, simplemente porque la mayoría de los libros de historia fueron escritos por y sobre hombres; trataban de estadistas y campañas militares, de políticas, estrategias y grandes ideas. Se ha asumido que las mujeres no tenían parte en eso (no tenían voto, después de todo) y, por tanto, no tenían voz en la historia ni ningún derecho a comentar sobre ello. Ese es el principal desafío para una historiadora como yo: superar la sabiduría recibida y buscar relatos de primera mano de mujeres en cartas, diarios y otros documentos personales. Me gusta pedir la ayuda del público para que me envian documentos familiares e historias; de esa manera, las voces olvidadas pueden volver a escucharse y podemos comenzar a aprender cómo era realmente la vida sin las agendas ocultas de la historia “oficial”.

El libro se propone destruir los estereotipos sobre el sufragio femenino. ¿Cuáles son estos estereotipos?

Me encanta romper los estereotipos. Durante demasiado tiempo los historiadores han hablado sobre “las mujeres en general”. Mi misión es persuadir a los lectores de que no existe una criatura como la mujer en general. La suposición es que todas las activistas por el sufragio de las mujeres fueron sufragistas militantes, miembros de la Unión Social y Política de Mujeres de la Sra. Pankhurst (WSPU) vestidas de púrpura y verde. De hecho, la mayoría eran seguidoras de Millicent Fawcett y la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio Femenino (NUWSS), cuyos colores eran rojo, blanco y verde. No eran suffragettes sino suffragists, y creían en el poder de la persuasión pacífica en lugar de la violencia; en hechos y palabras. Además, a diferencia de la WSPU, los miembros de la NUWSS incluyeron varios hombres que simpatizaban con ellas”.

El segundo es Rise Up Women! The Remarkable Lives of the Suffragettes (Bloomsbury), de Diane Atkinson, del que se nos dice:

“Entre la muerte de la reina Victoria y el estallido de la Primera Guerra Mundial, mientras los patriarcas de los partidos Liberal y Tory competían por la supremacía en el Parlamento, la campaña por el sufragio femenino se libró con gran talento e imaginación en la arena pública.

Dirigidas por Emmeline Pankhurst y sus hijas Christabel y Sylvia, las sufragistas (suffragettes) y sus acciones definirían los movimientos de protesta de las generaciones venideras. Desde sus marchas al Parlamento y el 10 Downing Street, hasta la venta de su periódico, Votes for Women, pasando por las actividades más militantes de la Unión Social y Política de Mujeres, cuyo eslogan ‘Deeds Not Words!’ llenaba los abombados buzones de correos, los incendios provocado y el rasgado obras de arte, las mujeres que participaron en el movimiento sufrieron brutalidad policial, asaltos, encarcelamientos y alimentación forzada, todo en la incesante búsqueda de un objetivo: el derecho a votar.

Cien años después, Diane Atkinson celebra las vidas de las mujeres que respondieron a la llamada al ‘Rise Up’; un grupo rico y diverso que abarcaba las divisiones de clase y de país, mujeres de todas las edades que estaban decididas a luchar por lo que tanto tiempo se les había negado. Desde actrices a trabajadoras de taller, de profesoras a doctoras, de costureras a científicas, empleadas, fabricantes de botas y trabajadoras sudorosas, irlandesas, galesas, escocesas e inglesas; una gran cantidad de vidas de mujeres se reúnen por primera vez en esta biografía de un movimiento meticulosamente investigado, vívidamente retratado y perfectamente definido”.

Añadamos dos cosas sobre esto último para terminar. Una es que Diane Atkinson es la responsable de la exposición que se puede contemplar en el Museum of London a lo largo del año. La otra es que los interesados puedes ojear las prmeras páginas del volumen en:

© Penguin Books Ltd. / Bloomsbury Publishing Plc


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.