Nueva (y polémica) historia de la revolución francesa

Es difícil decir cuántas historias de la Revolución Francesa se han escrito, incluso cuántas han querido presentarse como “nuevas”. Lo que sabemos sin duda es que, a fecha de hoy, la última es Nouvelle histoire de la Révolution (Flammarion), de la profesora Annie Jourdan.

El paratexto editorial dice:

“La revolución tiene mala reputación. Reconocemos la hermosa universalidad de sus principios, pero odiamos la violencia que marcó su curso, conspirada bajo el nombre de Terror. Estas representaciones ocultan tanto las dificultades de la empresa como las enormes expectativas que suscita el acontecimiento.La historiadora Annie Jourdan nos invita a reconsiderar este momento fundacional de nuestra modernidad. A lo largo de sus páginas, revive los aspectos más destacados en un enfoque sensible a los peligros a los que se tuvieron que enfrentar los protagonistas. Despliega los hechos a través de un gran cuerpo de archivos, que consta de actas, cartas, correos, memorias, en los que la Revolución se juega a merced de las pasiones francesas. Medimos así la fuerza del resentimiento que sumerge al país en una larga guerra civil, que solo el ejército logrará apaciguar. Es que están en juego dos legitimidades: la de la monarquía, anclada en la historia; y la de la nación, basada en el sufragio popular.
El evento tuvo un alcance internacional, lo sabemos. Se produjeron muchas revueltas, rebarajando las cartas: en América, Irlanda, los Países Bajos, Suiza. Pero a menudo tenemos las discordias civiles que acompañaron estos cambios, tanto allí como aquí. Al restaurar la historia en su totalidad, con sus asperezas y sus memorias atribuladas, Annie Jourdan ofrece un gran fresco de la Revolución, entre la verdad y las leyendas”.

Dicho lo cual, al menos hay que referirse a la muy acerada recepción que ha tenido entre algunos círculos. Dos ejemplos:

En Le Figaro,  el periodista Paul François Paoli cree que lo que ha escrito esta profesora no es acertado, y titula: “L’historienne Annie Jourdan prétend réhabiliter la Terreur jacobine au nom de la légitimité populaire”. Nada, pues, que celebrar ante el asunto, porque Paoli lo tiene claro, se trata de una “robespierriste” y  “ce n’est pas l’érudition de Mme Jourdan qui est en cause, c’est le canevas simpliste de son idéologie mélenchonesque”. Además, el volumen ilustraría, involuntariamente, la tesis que afirma invalidar, aquella ¡que fue desarrollada por Hannah Arendt y François Furet. A saber, que la visión de Robespierre del pueblo es virtualmente totalitaria. Por tanto, concluye, una y otro pueden descansar tranquilos.

Por si fuera ese fuera poco, hay otro clavo más en el ataúd.  Es el que clava Patrice Gueniffey en su demoledora crítica para Napoleon.org: “Un clou de plus dans le cercueil de la Révolution”. Su conclusión, simplemente demoledora: “En cualquier caso, no es este libro el que revivirá la memoria de la Revolución Francesa. Es un ramo viejo, ni siquiera de flores marchitas. Esta historia sin interés tiene tanto encanto como las flores de plástico que a veces se ven en las tumbas. En este caso, allí donde yace el cadáver de la Revolución Francesa”.

©  Éditions Flammarion


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.