Fiestas y prácticas culturales en Francia (1770-1789)

Especialista en el siglo XVIII e historiador de las prácticas culturales de aquella época, el profesor Didier Masseau nos presenta:  Fêtes et folies en France à la fin de l’Ancien régime (CNRS). Este es el resumen editorial:

“Los últimos años del Antiguo Régimen  en Francia vieron la multiplicación de las fiestas, públicas o privadas. En primer lugar, las fiestas reales y principescas se perpetúan en ostentación y espectacularidad, como medio para que la monarquía afirme un poder que está sujeto a múltiples críticas.
En cuanto a las fiestas privadas, dadas por los nobles y los financieros, son cada vez más extravagantes. A menudo tienen lugar en las folies, estas residencias elegantes y lujosas que responden a los caprichos de sus dueños. Huyendo de la seriedad filosófica tan en voga, a esas sociedades les gustan las escenas de travestismo y practican el arte del engaño, la superchería y la mistificación. A veces hay juegos peligrosos que pueden incluso convertirse en transgresión. Tal frenesí se convierte en el medio para escapar de una realidad que no se puede o no se quiere percibir, disimulando así una sorda inquietud. La obsesión por el caos afecta a ciertas mentes, a pesar de que la idea del progreso se ha convertido en un lugar común del discurso filosófico.

Al revivir, a través de estas celebraciones memorables, los últimos fuegos del Antiguo Régimen, Didier Masseau muestra la ambivalencia de la sociedad francesa en vísperas de la Revolución”.

Veamos, además, cómo empieza la Introducción:

“El París de los últimos años del Ancien Régime sería una ciudad festiva. Las autoridades públicas no dejarían de erigir lugares festivos, comparables a nuestros parques de ocio, para recibir a una multitud alegre, mientras que los individuos más ricos multiplicarían los festivales suntuosos y espectaculares. La evocación es sorprendente cuando se sabe de las muchas dificultades que enfrenta Francia en los años previos a la Revolución: la pobreza persistente, una capital congestionada  e insalubre en plena reconstrucción y, en los años 1787-1789, la efervescencia política de las asociaciones de pensamiento y los clubes. Generaciones de historiadores han analizado el creciente peligro que enfrenta la monarquía francesa durante estos años. Se han puesto de relieve las tensiones y los conflictos entre un gobierno reformista y una nobleza atada a sus  privilegios, que rechaza las reformas fiscales que se imponen,  con los parlamentos en pugna con el poder real y proclamándose a la vez defensores de los intereses de la nación. Se han expuesto los problemas y los disturbios que anuncian los acontecimientos de 1789. Sea  como sea, esa Francia llamada “prerrevolucionaria”, suponiendo que así sea, no sabe exactamente qué es. No hablamos de la historia en marcha tal como se vive en el presente, nuestra interpretación retrospectiva de los acontecimientos. Nuestro propósito no es resolver el problema historiográfico de las causas de la Revolución Francesa, sino analizar un momento histórico mediante el examen de las mentalidades, los comportamientos y las prácticas culturales de los franceses durante los años 1770-1789″.

©  CNRS Editions


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.