Los orígenes del neoliberalismo

Uno de los libros combativos de este año es el del historiador Quinn Slobodian, titutado Globalists. The End of Empire and the Birth of Neoliberalism (Harvard UP).

He aquí el breve paratexto editorial:

“Los neoliberales odian el estado. ¿O no? En la primera historia intelectual del globalismo neoliberal, Quinn Slobodian sigue a un grupo de pensadores desde las cenizas del Imperio de los Habsburgo hasta la creación de la Organización Mundial del Comercio para mostrar que el neoliberalismo surgió menos para reducir el gobierno y abolir las regulaciones que para redistribuirlas a nivel mundial.

Slobodian comienza en Austria en la década de 1920. Los imperios se estaban disolviendo y el nacionalismo, el socialismo y la autodeterminación democrática amenazaban la estabilidad del sistema capitalista global. En respuesta, los intelectuales austriacos propusieron una nueva forma de organizar el mundo. Pero ellos y sus sucesores en la academia y el gobierno, desde economistas tan famosos como Friedrich Hayek y Ludwig von Mises hasta figuras influyentes pero menos conocidas como Wilhelm Röpke y Michael Heilperin, no propusieron un régimen de laissez-faire. Más bien utilizaron Estados e instituciones globales -la Liga de las Naciones, el Tribunal Europeo de Justicia, la Organización Mundial del Comercio y la legislación internacional de inversiones- para aislar a los mercados frente a Estados soberanos, cambios políticos y turbulentas demandas democráticas en pro de una mayor igualdad y justicia sociales.

Lejos de descartar el Estado regulatorio, los neoliberales querían aprovecharlo para su gran proyecto de proteger el capitalismo a escala global. Slobodian demuestra que fue un proyecto que cambió el mundo, pero que también fue socavado una y otra vez por la desigualdad, el cambio implacable y la injusticia social que lo acompañó”.

Para comprobar esa hipótesis podemos acudir a algunos de los textos que Slobodian  ha publicado recientemente, como “Neoliberalism’s Populist Bastards A new political divide between national economies” o “Against the neoliberalism taboo“.  En este último, publicado en el FocaalBlog, defiende la utilidad del concepto:

“Daniel Rodgers ha escrito el último obituario para el neoliberalismo como  categoría de análisis, en el primer número de la revista Dissent de 2018 . Al igual que Rajesh Venugopal y Bill Dunn antes que él, ofrece una tipología del uso del término antes de concluir su inutilidad analítica y política. Personalmente, continúo empeñado en buscar una mayor precisión para el término en lugar de descartarlo. Las transformaciones, las definiciones en competencia y las contradicciones de un término como liberalismo o socialismo no nos han llevado a descartar esos términos, entonces ¿por qué este?

Más allá de eso, decir que hay términos más precisos disponibles no termina de convencer. Un ejemplo es la propuesta de Rodgers de  “fundamentalismo de mercado” para el proyecto intelectual del neoliberalismo. El término da la falsa impresión de que los neoliberales creían en un “mercado libre, sin dirección”, como él dice. Sin embargo, como ha dejado en claro cada historia del pensamiento neoliberal, el proyecto trata de reingeniería, no de descarte del Estado. En mi próximo libro, sugiero que “encubrir” el mercado es más preciso que “liberarlo”. Adoptar el “fundamentalismo de mercado” de Rodgers induce a errar la crítica al pensar que ellos han encontrado incoherencia, inconsistencia o hipocresía cada vez que aparece el Estado. Sin embargo, el neoliberalismo es una forma de regulación, no su Otro radical. Incluso una lectura superficial de los textos primarios de los neoliberales lo aclara.  (…)”

Por otra parte, en el texto sobre el auge del populismo neoliberal, aparecido en Public Seminar, nos dice:

“En la década de 1990, parecía que el sueño neoliberal se había realizado. La OMC, la Unión Europea y el NAFTA estaban con políticas de libre comercio. Una serie de nuevos instrumentos jurídicos protegían la inversión internacional y el FMI y el Banco Mundial se habían convertido en garantes del libre movimiento de capitales. Sin embargo, en el momento del aparente triunfo, algunos neoliberales, en particular en Alemania y Austria, comenzaron a tener dudas. ¿Quizás la UE no era la guardiana de la competencia capitalista? ¿Tal vez simplemente replicaba los problemas de la burocracia y la redistribución a un nivel más grandioso?

El cambio demográfico -una población blanca envejecida acompañada de una creciente población no blanca- también hizo que algunos neoliberales de derecha y libertarios como Erich Weede, Gerard Radnitzky y Hans-Hermann Hoppe reconsideraran las condiciones necesarias para el capitalismo. ¿Quizás algunas culturas, e incluso algunas razas, podrían estar predispuestas al éxito del mercado mientras que otras no? ¿Tal vez la homogeneidad cultural era una condición previa para la estabilidad social, la conducta pacífica del intercambio de mercado y el disfrute de la propiedad privada? Otros, como la Social Affairs Unit, creada bajo el liderazgo de Digby Anderson dentro del Institute of Economic Affairs, comenzó a preguntarse si la relajación de las normas sexuales desde la década de 1960 no habría erosionado las condiciones para reproducir el orden del mercado libre. El título de uno de sus volúmenes era directo:  This Will Hurt: The Restoration of Virtue and Civic Order . La convergencia del neoliberalismo y el conservadurismo social descrita tan bien por Melinda Cooper en su reciente libro era cada vez más explícita.

Los neoliberales siempre se habían preocupado por las condiciones extraeconómicas para la supervivencia del capitalismo, pero por lo general se habían centrado en la ley, la religión y la moralidad. La creciente influencia de las ideas de Hayek sobre la evolución cultural y la creciente popularidad de la corriente principal de la neurociencia y la psicología evolutiva llevaron a muchos hacia la ciencia. Para algunos, buscar los fundamentos del orden de mercado requería ir “más dentro del cerebro” como el miembro de la Sociedad Mont Pelerin (MPS) Charles Murray tituló en un artículo en 2000. Algunos, como el miembro alemán de la MPS Detmar Doering, incluso buscan rehabilitar el darwinismo social. Como dijo el actual presidente del MPS, el economista de la Universidad de George Mason Peter Boettke en 2014, la cuestión de asegurar el capitalismo pasó de ser la de tener “precios correctos” a la de hacer que las “instituciones correctas” logren “la cultura correcta”.

(…)”.

© Harvard University Press / focaalblog /  Public Seminar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.