Nuestros amigos los enemigos: la ocupación de Francia después de Napoleón

Hace casi dos décadas, la historiadora norteamericana Christine Haynes inició su dedicación a la historia francesa con Lost Illusions: The Politics of Publishing in Nineteenth-Century France (Harvard UP), un volumen sobre el mundo editorial que Martyn Lyons, por ejemplo, consideró tan interesante como incompleto. Y, por eso mismo y como suele ser coletilla habitual, le animaba a continuar en su investigación. Pero, y esto tampoco es extraño,  no ha sido así. De hecho, ha optado por cambiar de registro, como ya había ido mostrando y se materializa ahora en su nueva obra: Our Friends the Enemies. The Occupation of France after Napoleon (Harvard UP).

Veamos la presentación editorial:

“Las guerras napoleónicas no terminaron con Waterloo. Esa famosa batalla fue solo el comienzo de una larga y compleja transición a la paz. Después de una invasión masiva de Francia por más de un millón de soldados de toda Europa, las potencias aliadas insistieron en una ocupación del país a largo plazo para garantizar que la nación derrotada se reconstruyera y pagara reparaciones sustanciales a sus conquistadores. Our Friends the Enemies ofrece la primera historia completa de la ocupación posnapoleónica de Francia y un enfoque innovador sobre el establecimiento de la paz.

De 1815 a 1818, una fuerza multinacional de 150,000 hombres bajo el mando del duque de Wellington ocupó el noreste de Francia. Desde perspectivas militares, políticas y culturales, Christine Haynes reconstruye la experiencia de los ocupantes y los ocupados en París y en el campo francés. La ocupación supuso algo de violencia, pero también promovió un intercambio considerable y la reconciliación entre los franceses y sus antiguos enemigos.

Al obligar a la monarquía restaurada a emprender reformas para cumplir con sus obligaciones financieras, esta operación de mantenimiento de la paz desempeñó un papel fundamental en la reconstrucción económica y política de Francia tras veinticinco años de revolución y  guerra.  Transformando a los antiguos enemigos europeos en aliados, la misión estableció París como una capital cosmopolita y presagió los esfuerzos en la reconstrucción de posguerra en el siglo XX”.

Ese breve resumen se puede completar con la presentación que la propia historiadora ofeció en la web de la History News Network el pasado 11 de agosto:

“Este domingo se conmemora el centenario del armisticio entre los contendientes en la Gran Guerra, o lo que, luego de otra guerra mundial total solo dos décadas después, se llamaría la Primera Guerra Mundial. El centenario del Día del Armisticio, ahora Día de los Veteranos en los Estados Unidos, sirve como un recordatorio de la dificultad de poner fin a la guerra. Como el primer ministro de Francia, Georges Clemenceau, comentó durante la negociación del Tratado de Versalles para resolver el conflicto: “Es mucho más fácil hacer la guerra que la paz”. De hecho, esta “paz” decepcionó y amargó no solo a los alemanes, sino a muchos otros en los imperios derrumbados de Europa central y oriental, dejando un legado complicado y destructivo durante gran parte del resto del siglo XX e incluso hoy en día.

La paz de 1918-1919 fracasó por muchas y complejas razones. Pero a sus arquitectos se les puede culpar por no considerar modelos anteriores de pacificación. Tal modelo había existido hacía poco más de cien años, en el acuerdo para poner fin a las guerras revolucionarias y napoleónicas tras la Batalla de Waterloo del 18 de junio de 1815. Aunque el Ministerio de Asuntos Exteriores británico encargó en 1919 un estudio del Congreso de Viena de 1814-1815, fue ignorado durante las negociaciones en Versalles. Por supuesto, los gobiernos democráticos responsables de hacer la paz tras la Gran Guerra se enfrentaron a más desafíos, y en muchas más naciones, que los líderes autocráticos que negociaron un acuerdo para Europa y sus colonias de ultramar tras la derrota de Napoleón. Sin embargo, podrían haber aprendido mucho del enfoque de pacificación adoptado por los Aliados contra Napoleón en 1815, que logró rehabilitar a la nación derrotada y asegurar la paz en todo el Continente durante casi un siglo. Aunque ha sido eclipsado por los dramáticos eventos del siglo XX, el asentamiento posnapoleónico todavía tiene mucho que enseñarnos sobre cómo conseguir la paz hoy.

En 1815, el Congreso de Viena era solo una parte de un acuerdo de posguerra más grande. Interrumpido por el regreso de Napoleón del exilio esa primavera, fue complementado por un Segundo Tratado de París, impuesto por las potencias aliadas a los franceses derrotados en noviembre de 1815, poco más de un año después de un Primer Tratado de París tras la derrota inicial de Napoleón en marzo de 1814. Este nuevo tratado introdujo tres instituciones que revolucionaron el proceso de paz:

* Establecimiento de una “ocupación de garantía” multinacional contra la revolución, consistente en 150.000 hombres acantonados en alrededor de dieciocho ciudades-guarniciones a lo largo de la frontera noreste de Francia, bajo el mando del general británico Duque de Wellington, extensible hasta cinco años

* Imposición de indemnizaciones financieras para reparar los daños (en lugar de recompensar solo a los vencedores) de guerra, cuyo pago era una condición para la liberación de la ocupación.

* Creación de un Consejo de Embajadores Aliados, que se reunió regularmente en París para controlar el gobierno y garantizar la reforma en el país derrotado.

Las estipulaciones del Segundo Tratado de París tenían como objetivo garantizar “indemnizaciones adecuadas para el pasado y garantías sólidas para el futuro”. Si bien este acuerdo no era necesariamente democrático, su objetivo era relativamente liberal para reconstruir la nación derrotada y reincorporarla a la comunidad de naciones. Como su arquitecto principal, el duque de Wellington, le explicó al ministro de Relaciones Exteriores británico, Lord Castlereagh, en agosto de 1815: “Estas medidas no solo nos darán, durante el período de ocupación, toda la seguridad militar que podría esperarse de la cesión permanente [de territorio], sino que, si se llevan a cabo siguiendo el espíritu en que se conciben, son en sí mismas el vínculo de la paz”.

Bajo el liderazgo de Wellington, el acuerdo posnapoleónico trabajó para reestabilizar el poder derrotado en un período de tiempo muy corto. La ocupación de garantía, las reparaciones financieras y el Consejo de Embajadores Aliados se combinaron para alentar al gobierno francés y al pueblo a forjar un camino moderado entre la revolución y la contrarrevolución. Bajo la presión del Consejo de Embajadores Aliados, la monarquía restaurada disolvió la legislatura ultrarealista, permitiendo una serie de importantes reformas liberales, en relación con las elecciones, el reclutamiento militar, la prensa y el presupuesto, que fueron cruciales para financiar los pagos debidos a los Aliados. En un esfuerzo por poner fin a la ocupación pacífica lo más rápido posible, los franceses pagaron las reparaciones debidas a los aliados -que, conviene señalarlo, fueron significativamente más altas en relación con el PIB que las impuestas a Alemania por el Tratado de Versalles- dos años antes de lo previsto, allanando el camino para la liberación de su territorio en noviembre de 1818.

Centrado en los objetivos claros de garantizar la indemnización financiera y la estabilidad política, el Segundo Tratado de París constituyó uno de los casos más exitosos de finalización de una guerra. Tras la ruptura del Imperio napoleónico, los vencedores aliados desarrollaron nuevas instituciones no solo para contener, sino también para reconstruir el poder derrotado, así como para unirse entre sí. Aparte de conflictos contenidos como la Guerra de Crimea y las Guerras de Unificación Alemanas, el Sistema de Congresos impidió la guerra en todo el continente hasta el estallido de la Gran Guerra en agosto de 1914.

A raíz de esa nueva guerra total, este precedente fue pasado por alto por los vencedores a un gran coste. Solo después de otra guerra total, aún más devastadora, los Aliados, encabezados por una nueva superpotencia, los Estados Unidos, adoptarán un enfoque similar y progresivo para la pacificación. Desde 1945, este enfoque, centrado en la cooperación internacional, especialmente en las instituciones de lo que ahora se llama la Unión Europea, ha mantenido al continente en paz. Recientemente, sin embargo, los fantasmas del acuerdo de 1919 —en particular, el virulento nacionalismo— han vuelto a atormentar a Europa. Para que descansen permanentemente será necesario renovar nuestro compromiso con el objetivo de Wellington del “vínculo de paz”.

© 2018 President and Fellows of Harvard College / History News Network


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.