Las finanzas, la política y la edad cuantitativa (S. XVIII)

Aunque su ámbito cronológico sean los siglos XVII y XVIII, y su contexto el de la Gran Bretaña, hacemos una excepción y recomendamos el volumen Calculated Values. Finance, Politics, and the Quantitative Age (Harvard UP), de William Deringer, profesor de ciencia, tecnología y sociedad en el celebérrimo MIT . Se trata de su primer libro, el cual procede de la tesis que, con título semejante, presentó en 2012 en Princeton  bajo la atenta guía de Michael Gordin y Linda Colley (allí fue además galardonado con la Porter Ogden Jacobus Fellowship, el más alto honor de Princeton para estudiantes de posgrado).

El editor nos dice:

“La cultura política moderna presenta una fe profunda en el poder de los números para encontrar respuestas, resolver disputas y explicar cómo funciona el mundo. Ya sea que se evalúen las tendencias económicas, se mida el éxito de las instituciones o se adivine la opinión pública, se nos dice que los números no mienten. Pero los números no siempre han sido tan reverenciados. Calculated Values rastrea cómo los números ganaron autoridad pública generalizada en una nación, Gran Bretaña.

En el siglo diecisiete, el razonamiento numérico no tenía un peso especial en la vida política. Los cálculos complejos a menudo se miraban con recelo, vistos como algo propio de navegantes, tenedores de libros y astrólogos, pero no de caballeros. Esto cambió en las décadas posteriores a la Revolución Gloriosa de 1688. Aunque el nuevo entusiasmo cuantitativo de los británicos coincidió con grandes avances en las ciencias naturales, el capitalismo financiero y el poder del Estado británico, William Deringer argumenta que no fue  una consecuencia automática de esos desarrollos. Más bien, fue producto de la política: una política fea, antagónica y partidista. Desde los debates parlamentarios hasta los panfletos baratos, las disputas sobre impuestos, comercio y deuda nacional se realizaban cada vez más mediante cálculos. Desde los debates parlamentarios hasta los panfletos baratos, las disputas sobre impuestos, comercio y deuda nacional se realizaban cada vez más mediante cálculos. Algunos de los momentos políticos más importantes de la época, como la Unión de Inglaterra y Escocia de 1707 y la Burbuja del Mar del Sur de 1720, devinieron  conflictos sobre el cálculo.

Cuando los británicos aprendieron a luchar por los números, llegaron a creer, como escribió un calculador en 1727, que “los hechos y las cifras son las evidencias más obstinadas”. Sin embargo, la autoridad de los números no surgió de los esfuerzos por encontrar verdades objetivas que trascendieran la política. sino de la agitación de la política misma”.

Y, como el autor señala en el prefacio, “Calculated Values trata sobre esta autoridad especial que el pensamiento cuantitativo tiene en la cultura moderna, especialmente en el dominio político. En particular, busca comprender su historia. El comienzo del siglo XXI ha sido testigo del surgimiento de una versión particularmente sólida de esta confianza en las cifras, marcada por el creciente prestigio de los métodos de investigación cuantitativos (más que cualitativos) en las ciencias sociales académicas, el creciente poder de los indicadores cuantitativos como herramientas de gobernanza y gestión, y la búsqueda entusiasta de nuevas técnicas computacionales para desbloquear el conocimiento del “big data”. Pero la autoridad de lo cuantitativo no es nueva”.

Añádase a lo anterior que, como el lector podrá comprobar repasando la aludida tesis doctoral, William Deringer, además de dominar la cosa  de losnúmeros, también sabe escribir.

© 2018 President and Fellows of Harvard College


Un comentario sobre “Las finanzas, la política y la edad cuantitativa (S. XVIII)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *