Plan marshall (70 años despues)

Entre las efemérides que llevamos entre manos se cuenta la del Plan Marshall, de modo que no es de extrañar la aparición de The Marshall Plan. Dawn of the Cold War (OUP / Simon& Schuster), obra del historiador de la economía Benn Steil.

Dice su editor británico:

“Con el colapso del imperio británico y el ascenso de Stalin, los funcionarios estadounidenses, bajo el nuevo secretario de Estado George C. Marshall, se propusieron reconstruir Europa occidental como un baluarte contra el autoritarismo comunista. Su empresa masiva, costosa y ambiciosa pondría  tanto a europeos como a estadounidenses ante una visión disputada sobre su historia y sus autoconcepciones. En el proceso, impulsarían la creación de la OTAN, la Unión Europea y una identidad occidental que continúa moldeando los acontecimientos mundiales.

Esta es la historia tras el nacimiento de la Guerra Fría y del orden global liberal liderado por los EE. UU., contada con brío, perspicacia y resonancia para hoy. Aportando nuevo material fascinante de archivos estadounidenses, rusos, alemanes y de otros países europeos, el libro de Benn Steil cambiará para siempre la forma en que vemos el Plan Marshall.

Centrándose en los años críticos de 1947 a 1949, la apasionante narración de Steil nos lleva a través de los episodios seminales que marcan el colapso de las relaciones entre la Unión Soviética y la posguerra: el golpe de Praga, el bloqueo de Berlín y la división de Alemania. En cada caso, se retrata vívidamente la determinación de Stalin de aplastar el Plan Marshall y de socavar el poder estadounidense en Europa. Y en un  epílogo, Steil muestra cómo las fuerzas que dividieron  a Europa en dos después de la Segunda Guerra Mundial se han reafirmado a sí mismas desde el colapso de la Unión Soviética”

Además de lo anterior,  y del breve resumen ofrecido en el OUPblog,  contamos con el extracto publicado por el neoyorquino Council on Foreign Relations, donde el profesor Steil es director de “international economics”. Allí podemos leer:

“En la noche del 15 de abril de 1947, acompañado por Smith y Bohlen, que actuaría como traductor, Marshall se dirigió al Kremlin a través de lo que le pareció a Smith la calle más vigilada de la tierra. Trasladándose a través de una serie de antecámaras, los estadounidenses llegaron a una sala de conferencias con paneles de madera donde el generalísimo, con su uniforme militar de color mostaza, esperaba. Molotov, Novikov y un traductor estuvieron presentes. Retratos de héroes rusos de las guerras  napoleónicas miraban desde las paredes.

El bolchevismo, había defendido Kennan, era el estándar bajo el cual marchaban los últimos autócratas rusos. Pedro el Grande había engendrado la estrategia de dominar a los vecinos “protegiéndolos”. Catalina la Grande empujó el imperio hacia el sur y el oeste. El zar Alejandro I, que fue testigo de la profanación de su capital por parte del ejército de Napoleón, insistió en que se debía tratar a Europa del Este como el amortiguador de Rusia contra Occidente. Sergei Sazonov, ministro de Asuntos Exteriores de Rusia al estallar la Primera Guerra Mundial, determinó que debían ser convertidos en estados clientes. Sin embargo, muchos de ellos, particularmente Polonia, Hungría y Rumania, se habían mantenido hostiles hacia Rusia y a sus intereses durante el período de entreguerras. Por  tanto, la agresión de Hitler había hecho comprender a Stalin lo que quedaba por hacer.

Eran las 10. Stalin le dio la bienvenida a Marshall, felicitándolo por haber envejecido mucho mejor que él. Él, Stalin -de sesenta y ocho años, dos años mayor que Marshall- ahora era, en contraste, “solo un anciano”. Bohlen estuvo de acuerdo. Se sorprendió al ver cómo el líder soviético había envejecido. Con un metro cincuenta y cinco, cara picada de viruela, con bigote áspero y veteado, dientes amarillentos que combinaban con sus ojos, su figura física parecía traicionar su leyenda.

(…)

Parte de la proeza negociadora de Stalin se debió a su elección del delegado. Como dijo Smith, Stalin cultivó el mito de que había “dos escuelas de pensamiento [en] el Politburó, [una] conciliatoria encabezada por Stalin y [una] dura por Molotov. . . . Este [fue] uno de [los] gags más antiguos en [el] circuito soviético de propaganda-confusión “. Molotov enfureció a sus contrapartes con su obstinación tan hosca en que ellos estaban casi agradecidos de que sus demandas fueran negadas menos desagradablemente por su jefe. “Molotov era casi siempre el mismo, con apenas alguna variedad, independientemente de qué o a quién se estaba  examinando”, observó Djilas -nada que ver con  el temperamentalmente diestro de Stalin. “Con el capote puesto, calmado, sin alzar la voz, [Stalin] evitó las repetidas negativas de Molotov que eran tan exasperantes de escuchar”, observó Anthony Eden, reflexionando sobre Yalta. “Por métodos más sutiles obtuvo lo que quería sin tener que ser tan obstinado”. Stalin era, para Eden, el mejor negociador que jamás hubiera conocido”.

© 2018  Benn Steil / Oxford University Press  /Simon and Schuster.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *