El imperio del sentimiento (la muerte de Livingstone)

En un tiempo en que la historia de las emociones circula con viento a favor por el mar académico, la joven profesora Joanna Lewis acaba de firmar un volumen titulado Empire of Sentiment.  The Death of Livingstone and the Myth of Victorian Imperialism (CUP).  Un volumen que, como se verá, es tildado de primera “historia emocional” de aquel imperio .

En efecto, el editor nos lo presenta del siguiente modo:

“Esta es la primera historia emocional del Imperio Británico. Joanna Lewis explora cómo la muerte de David Livingstone vinculó el imperialismo británico y el humanitarismo victoriano y los insertó en la cultura popular. Sacrificio y muerte; Superhombre como heroísmo; la devoción de los africanos; la crueldad de la esclavitud árabe; y los sufrimientos del “hombre ordinario”, generaron ondas de emoción sentimental. Estos poderosos mitos, imágenes y sentimientos incubados a lo largo de las generaciones -a través de grandes ceremonias, exploración adicional, humanitarismo, enseñanza cristiana, narraciones de esfuerzo masculino y biografía heroica – inspiraron el dominio colonial en África y a los colonizadores blancos pioneros, a misioneros y a africanos. Empire of Sentiment demuestra cómo este relato de África dio forma a la percepción romántica que Gran Bretaña  tuvo de sí misma, como un poder humano en el extranjero cuando la realidad colonial se quedaba corta. A través del humanitarismo sentimental, Livingstone ayudó a mantener un Imperio británico en África que permaneció profundamente victoriano, polifónico e ideológico; mientras, en casa, siempre era entendido como orgullosamente liberal en cuanto a la raza”.

Por otra parte, este volumen tuvo un breve anticipo hace unos tres años, cuando dicha profesora publicó en el Journal of Imperial and Commonwealth History un artículo titulado “Empires of sentiment; intimacies from death: David Livingstone and African slavery ‘at the heart of the nation“.  Aquel texto empezaba con una cita del clásico The Personal Life of David Livingstone, de William Garden Blaikie :

“A la luz de la vela aún llameante, lo vieron, no en la cama, sino arrodillado junto a la cama, con la cabeza hundida entre las manos sobre la almohada … había fallecido … Pero había muerto mientras rezaba. … encomendando su propio espíritu, con todos sus seres queridos, como era su costumbre, en manos de su Salvador; y elogiando a AFRICA -su querida África-, con todas sus aflicciones, sus pecados y sus errores, al Vengador de los oprimidos y al Redentor de los perdidos”.

Y continuaba:

“Fue un corresponsal de Reuter radicado en Aden quien dio a conocer a fines de enero de 1874 que David Livingstone había muerto. El corresponsal había interceptado un telegrama secreto de Zanzíbar a Londres, símbolo del creciente poder de una red global de noticias. Sin embargo, su cuerpo todavía estaba en movimiento, dirigiéndose a casa. El funeral en Inglaterra fue posible gracias a las audaces decisiones tomadas por los líderes africanos de la expedición de Livingstone. Habían embalsamado el cadáver y enterrado sus órganos internos, antes de colgarlo en la horquilla de un árbol mulowo para secarlo, y más tarde plegarlo dentro de un paquete aseado.  Lo llevaron de vuelta a la costa de África oriental en un poste, o sobre sus espaldas cuando estaban en peligro; hombres y mujeres  por turnos.

El relato de los últimos momentos de Livingstone en la cita inicial fue escrito por su biógrafo victoriano más influyente y respetado, William Blaikie y publicado por primera vez en 1880. Refleja la potente mezcla de alta emoción y sentimiento religioso que dominaría las respuestas contemporáneas. Pero esa escena conmovedora gradaba poco parecido con la realidad. Livingstone murió en el suelo, después de caerse de una cama, posiblemente en las primeras horas del 1 de mayo de 1873, insensible a la enfermedad. La muerte en un escenario de oración era una versión embellecida de una escena de muerte ya imaginada escrita por otro devoto admirador masculino, el misionero protestante y activista antiesclavista Rev Horace Waller.  Waller había sacado esta versión de los dos sirvientes o coexploradores más longevos de Livingstone traídos a Inglaterra en 1874 para ayudarlo a completar los diarios de Livingstone para su publicación ese año. Anteriormente, cuando los criados de Livingstone habían sido sometidos a un “interrogatorio minucioso” en Zanzíbar, no se mencionaba la muerte mientras oraba.

Esta imagen fuertemente romántica sobrevivió más tiempo que la reputación de Livingstone y cuenta en parte por su resistencia. Livingstone había superado el descrédito del imperio, y la descolonización hasta la década de 1970, siendo muy apreciado especialmente en la literatura cristiana y juvenil, en las biografías de inspiración popular y en los Livingstone studies escoceses (tres formas no necesariamente excluyentes). Luego, una nueva biografía expuso a un explorador que se había precipitado a una muerte dolorosa, por sus errores básicos, su prepotencia y su ambición deslumbrante. Mientras tanto, un respetado historiador keniata desencadenó  en el colonialismo la frustración de su generación, tildando a Livingstone de “hippie y espía del siglo XIX … de mentiroso terrible … [que] disfrutaba a fondo las ollas de carne de África Central.

(…)”.

© Cambridge University Press 2018


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.