La formación del mundo árabe moderno

Conocido entre nosotros por su presencia en los medios y por la traducción de su El viaje del Yihadista. Dentro de la militancia musulmana (2013), Fawaz A. Gerges es un  destacado estudioso del Oriente Próximo.  Cristiano libanés que ha convivido con los árabes desde la infancia, es hoy en día profesor en la London School of Economics and Political Science y es autor de diversos estudios sobre esta zona. El último, recién aparecido, se titula Making the Arab World. Nasser, Qutb, and the Clash That Shaped the Middle East (Princeton UP).

Así se nos presenta:

“En 2013, justo dos años después del derrocamiento popular de Hosni Mubarak, el ejército egipcio derrocó al primer presidente democráticamente elegido del país, Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes, y  dirigió posteriormente una represión brutal contra el grupo islamista. Estos hechos sangrientos evocaron una brecha política más antigua en Egipto y Medio Oriente: la división entre nacionalistas e islamistas durante el gobierno del presidente egipcio y líder nacionalista árabe Gamal Abdel Nasser. En Making the Arab World, Fawaz Gerges, una de las principales autoridades mundiales en Oriente Medio, cuenta cómo el choque entre el nacionalismo panárabe y el panislamismo ha moldeado la historia de la región desde la década de 1920 hasta la actualidad.

Gerges presenta esta trayectoria a través de una biografía dual sin precedentes, la de Nasser y la de otra de las figuras más influyentes del mundo árabe del siglo XX, Sayyid Qutb, miembro destacado de la Hermandad Musulmana y padre de muchas ramas del Islam político radical. Sus vidas profundamente entrelazadas encarnan y dramatizan la división entre el arabismo y el islamismo. Sin embargo, como muestra Gerges, más allá de la retórica ideológica y existencial, esta es una lucha sobre el Estado, su papel y su poder.

Basado en una década de investigación, que incluye entrevistas en profundidad con muchas figuras destacadas en esta trayectoria, Making the Arab World es una lectura esencial para cualquiera que quiera comprender las raíces de la confusión que envuelve a Medio Oriente, desde las guerras civiles hasta el ascenso de Al-Qaeda y el ISIS”.

Y así concluye la introducción:

“Finalmente, la conclusión sitúa el choque reciente entre los nacionalistas y los islamistas a raíz de la Revolución del 25 de enero dentro de la lucha histórica más amplia. Muestra cómo ambos movimientos permanecen cautivos y prisioneros del pasado, de sus propias narrativas y concepciones del Ser y del Otro. Por tanto, se abre con una investigación de los factores que impulsaron el descarrilamiento de la transición política de Egipto y el derrocamiento en 2013 del presidente Mohamed Morsi, miembro de Ikhwan. Se prestará especial atención a la resistencia del profundo y amplio Estado, dominado por los servicios de seguridad y los militares, a la nueva hegemonía islamista. Sin embargo, como destaca el capítulo, las divisiones internas que amenazaban la cohesión del Ikhwan y obstaculizaban sus posibilidades de supervivencia en el poder habían surgido mucho antes de que ganara las elecciones en Egipto. Los relatos de primera mano de sus principales miembros exponen un movimiento rígido e insular dominado por un pequeño círculo interno ultraconservador que ha resistido el cambio y monopolizado el poder. Según estos, la vieja guardia nunca ha olvidado y perdonado las muha’n, o calamidades, de los años 1950 y 1960, y ha abrigado esperanzas de vengarse de sus torturadores nacionalistas. Por tanto, lejos de curar las viejas cicatrices y superar la división, la fisura nacionalistas-islamistas se ha profundizado y endurecido, volviéndose más sangrienta y costosa de lo que era en los años cincuenta y sesenta. Como veremos, los frentes de combate se han expandido cada vez más desde Egipto a los Estados árabes vecinos, incluidos Túnez, Libia y Siria, y la lucha se enreda en una nueva guerra fría regional.

En resumen, este libro examina dos temas principales y sendos desarrollos dinámicos que configuran la historia árabe en el último siglo y medio: el desarrollo del nacionalismo relativamente secular y la evolución del activismo sociopolítico identificado con el islam. Estos dos movimientos formaron una dualidad que define la vida sociopolítica, y el estudio argumenta que su interacción -en una competencia feroz y una cooperación simbiótica- ha sido tan profunda que ninguno de los dos puede entenderse adecuadamente si se los considera como agentes históricos separados”.

© Copyright, Princeton University Press.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *