¿Por qué importa la Historia?

La editorial Polity ha lanzado una pequeña colección denominada “Why It Matters“. Son volúmenes pequeños, que no alcanzan las 150 páginas y de precio razonable (para lo que es el mercado anglosajón). Dedicados a las diversas disciplinas, ya tenemos el  correspondiente a la nuestra. Se titula, por supuesto, History: Why it Matters y está a cargo de la prestigiosa historiadora norteamericana  Lynn Hunt. Asi se presenta:

“Justificamos nuestras acciones en el presente a través de nuestra comprensión del pasado. Pero vivimos en un momento en que los políticos mienten descaradamente sobre los hechos históricos y se meten con el contenido de los libros de historia, mientras que los medios difieren enormemente en sus presentaciones del mismo evento. Con frecuencia, los nuevos descubrimientos nos obligan a reevaluar todo lo que pensamos que sabíamos sobre el pasado.

Entonces, ¿cómo puede establecerse alguna certeza sobre la historia y por qué es importante? Lynn Hunt muestra por qué la búsqueda de la verdad sobre el pasado, como un proceso continuo de descubrimiento, es vital para nuestras sociedades. La historia tiene un papel esencial que desempeñar para garantizar la presentación honesta de la evidencia. De esta manera, puede fomentar la humildad sobre nuestras preocupaciones actuales, una actitud crítica hacia el chovinismo y una apertura a otros pueblos y culturas. La historia, argumenta Hunt, es nuestra mejor defensa contra la tiranía”.

Y así empieza, con el rótulo de “Ahora más que nunca”:

“Donde quiera que vayas, la historia está en cuestión. Los políticos mienten sobre hechos históricos, los grupos se enfrentan por el destino de los monumentos históricos, los funcionarios supervisan de cerca el contenido de los libros de texto de historia y proliferan las comisiones de la verdad en todo el mundo. Como muestra el rápido crecimiento en la historia de los museos, vivimos en un momento obsesionado con la historia, pero también es un momento de profunda ansiedad sobre la verdad histórica. Si es tan fácil mentir sobre la historia, si las personas están en desacuerdo sobre qué monumentos o libros de historia deben transmitir  y si se necesitan comisiones para descubrir la verdad sobre el pasado, entonces, ¿cómo puede establecerse algún tipo de certeza sobre la historia? ¿Los lugares patrimoniales y las sociedades históricas están configurados para provocar, para consolar o simplemente para el esparcimiento? ¿Cuál es el propósito de estudiar historia? Este libro presenta las preguntas y ofrece formas de responderlas. No resolverá todos los dilemas, ya que la historia es, por definición, un proceso de descubrimiento y no un dogma establecido. Pero puede mostrar por qué la historia importa ahora más que nunca”

Para mayores pormenores, véase la reseña de Robert Zaretsky,    history editor de la LARB .

©2018 Polity / Lynn Hunt


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *