Mensajeros del desastre

Annette Becker, especialista en la primera Guerra Mundial, cambia de conflicto para presentarnos Les messagers du désastre (Fayard). Digamos que, de algún modo, el volumen vendría a situar los antecedentes de ese otro (ya tratado aquí) de Philippe Sands titulado  Calle Este-Oeste (Anagrama).

Veamos la presentación del editor:

“En 1941, un puñado de hombres, entre los que estaban Raphael Lemkin, un abogado judío, y Jan Karski, un firme católico , perciben la magnitud de la destrucción de los judíos en el conjunto de los crímenes de la Segunda Guerra Mundial. Pero solo se encontraron con la incomprensión y el rechazo.
Con su visión de experta de la Gran Guerra, Annette Becker revela de una manera única uno de los puntos más sensibles de la historia: ¿cómo convencer de lo impensable? Durante la Primera Guerra Mundial, los armenios ya habían sido víctimas de un exterminio comparable. ¿Por qué entonces nose quería ver lo que Lemkin trató de nombrar y de hacer reconocible   tras los años veinte y treinta y hasta la aprobación por la ONU en 1948 de  la “Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio”?
Este libro resitúa en una más amplia perpectiva temporal, llegando hasta  las películas y las ficciones  recientes – como las de Claude Lanzmann o Yannick Haenel-, la lucha de estos hombres que, desde el genocidio armenio al de los judíos,  lucharon para que el mundo viera y condenara lo abominable. Desde 1945, en vista de  tantos acontecimientos trágicos, ¿no hemos entendido realmente sus mensajes?”

Y así empieza el primer capítulo:

“Tras la derrota de su país en septiembre de 1939, algunos polacos respondieron al acontecimiento con coraje y una toma de decisiones excepcional. Entre ellos, dos hombres a los que todo separaba: Jan Kozielewski y Raphael Lemkin. El primero, más joven, elige la acción militar, el segundo consigue los medios para continuar su trabajo de jurista.

Jan Kozielewski, un estudiante católico, es movilizado en el este de Polonia, pronto ocupado por los soviéticos en aplicación del pacto germano-soviético. Su ardiente deseo de volver a luchar en su tierra natal lo salva de una muerte probable cuando cambia su uniforme de oficial por el de soldado raso, mientras los soviéticos ejecutaban en Katyn a la élite del ejército polaco. Al mismo tiempo, Raphael Lemkin está tratando de viajar desde Varsovia hasta el este del país. Espera encontrar a sus padres en su pueblo de Wolkowysk, cerca de Bialystok, y convencerlos de que lo sigan fuera del país. Él también debe fingir ser otro. Le advirtieron de que sus finas blancas de intelectual   lo traicionarían, que es lo que le sucedía a los oficiales polacos que pretendían pasar por campesinos para escapar de su cautiverio. Los dos hombres todavía tendrían la oportunidad de asemejarse al rechazar todo camuflaje de la realidad, mientras disfrazan su verdadera identidad para luchar y sobrevivir.

Unirse al embrión de la Resistencia fue  más fácil para Jan Kozielewski ya que su hermano mayor fue mantenido al frente de la policía polaca con la rendición de Varsovia el 28 de septiembre de 1939. En contacto con el gobierno polaco en el exilio en Francia, Marian Kozielewski, un veterano de la Gran Guerra de la Legión de Pilsudski, se apresuró a convertir su despacho en una oficina activa de la Primera Resistencia. Dirigido por el general Władysław Sikorski desde el 30 de septiembre, el ejecutivo polaco en el exilio se asienta en París y Angers y, tras la derrota de Francia, en Londres. Fue en estas tres ciudades donde Jan, ahora apellidado Karski, realizó dos misiones como correo, la primera entre finales de 1939 y principios de 1940, al final de la cual regresa a la Resistencia polaca en el interior. El segundo tuvo lugar en el otoño de 1942, prolongado por un desvío inesperado por los Estados Unidos en 1943. Como esta misión acaba por ser muy conocida, Karski ya no puede regresar a Polonia.

(…)”.

© Copyright Arthème Fayard​ 2018


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.