La era de las preguntas (o una historia global del XIX)

Hay que reconocer que el gancho editorial resulta atractivo, porque Princeton UP nos dice que el libro de la historiadora Holly Case debe titularse: The Age of Questions. Or, A First Attempt at an Aggregate History of the Eastern, Social, Woman, American, Jewish, Polish, Bullion, Tuberculosis, and Many Other Questions over the Nineteenth Century, and Beyond. Descansen, han leído bien.

De todos modos, este es su contenido: “A principios del siglo XIX, comenzó una nueva era: la era de las preguntas. En las preguntas sobre Bélgica y Oriente, tanto como en las preguntas sobre la esclavitud, el trabajador, la sociedad, la mujer y el judaísmo, los contemporáneos no vieron interrogantes sino problemas que debían resolverse. Alexis de Tocqueville, Victor Hugo, Karl Marx, Frederick Douglass, Fyodor Dostoievski, Rosa Luxemburgo y Adolf Hitler fueron algunos de los que pusieron sus plumas a la tarea. The Age of Questions se pregunta cómo surgió la forma de la pregunta, qué trayectoria siguió y por qué provocó tanta agitación febril durante más de un siglo. ¿Había un parecido familiar entre las preguntas? ¿Han desaparecido, o están creciendo de nuevo en nuestro tiempo?

En este libro pionero, Holly Case emprende un análisis deslumbrantemente original, presentando, capítulo por capítulo, siete argumentos y marcos distintos para comprender la era. Considera si estuvo marcada por una búsqueda progresiva de la emancipación (de mujeres, esclavos, judíos, trabajadores y otros); por una marcha constante e inexorable hacia el genocidio y la “Solución final”; o por un movimiento hacia la federación y la disolución de los límites. ¿O fue simplemente una farsa, un falso frenesí ideado por publicistas ansiosos de vender suscripciones? A medida que los argumentos chocan, los patrones emergen y se agudizan hasta que la era revela su naturaleza plena y peculiar.

Poniendo patas arriba lo establecido,  con una erudición meticulosa y asombrosamente amplia, The Age of Questions ilumina cómo los patrones de pensamiento mueven la historia”.

En fin, veamos unos párrafos:

“En su libro Las preguntas principales de la cultura moderna de 1914, el filósofo alemán Emil Hammacher escribió sobre las cuestiones de su tiempo -entre ellas las cuestiones sociales, de la mujer y del trabajador-, sobre sus causas y el continuado deseo de resolverlas, y sobre otras, rastreando sus causas y la búsqueda de soluciones desde Immanuel Kant y otros idealistas del siglo XVIII. “Desde que la gente comenzó a sorprenderse por lo que alguna vez se consideró evidente, ha habido preguntas y tareas cuya solución se siente como una exigencia y una necesidad”, escribió Hammacher en vísperas de la Gran Guerra. “Nunca antes había habido tantos enigmas que asaltaran a la gente como los hay hoy”.

Emil Hammacher no sobrevivió a la guerra. Fue asesinado en el frente en Francia, pero Las preguntas principales de la cultura moderna fue celebrado por nada menos que Thomas Mann, quien en 1918 elogió a Hammacher como “el joven filósofo de Bonn … a quien me gustaría llamar mi póstumo “amigo” en su conservadora defensa de la participación de Alemania en la guerra, Consideraciones de un apolítico. A pesar de la bendición póstuma de Mann, Hammacher ni siquiera alcanzó esa cantidad moderada de fama requerida para ser incluido en la Enciclopedia Biográfica alemana. Pero su pensamiento estaba tan empapado del problema de la acción (¿Qué se debe hacer?) como el del izquierdista György Lukács ‘, y constituye una suma más precisa de lo que la era de las preguntas había producido: a saber, la duda y la desesperación, y una pérdida de fe en la Lösung (solución).

Cuando Hammacher escribió que “nunca antes ha habido tantos enigmas que asaltaran a la gente como los hay hoy”, el pasaje continuaba diciendo: “No es tanto que ahora aparezca una pregunta con una intensidad sin precedentes, sino más bien que todas las soluciones dictadas a los problemas del mundo y de la vida se han vuelto dudosos”. Sin embargo, esta pérdida de fe en las soluciones no se convirtió en pesimismo para Hammacher. En el lugar de la Lösung , fantaseaba con la Auflösung (disolución o entrega). “Las mismas condiciones que allanan el camino hacia el final también conducen a la más alta maduración de la experiencia mística; es en el estado de disolución que los individuos pueden alcanzar una perfección más elevada que nunca.

(…)”

© 2018 Princeton University Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.