¿Por qué aprendemos historia? (Si todo está ya en Internet)

Sam Wineburg, profesor de Eduación e Historia en la Stanford University,  acaba de presentar un volumen que merece algo de nuestra atención:  Why Learn History (When It’s Already on Your Phone) (University of Chicago Press).

Presentación del editor:

“Comencemos con dos verdades sobre nuestra era, tan inevitables que se han  convertido en clichés: estamos rodeados de más información y más fácilmente disponible que nunca. Y un gran porcentaje de esto es inexacto. Parte de las mala información es bienintencionada,  pero ignorante. Algo de eso es deliberadamente engañoso. Todo es pernicioso.

Con internet siempre a nuestro alcance, ¿qué puede hacer un profesor de  historia? Sam Wineburg tiene respuestas, comenzando con la siguiente: definitivamente no podemos ceñirnos a la misma vieja rutina, la de leer-el-texto-responder-las-preguntas, a la  que hemos sometido a los estudiantes durante décadas. Si queremos educar a los ciudadanos para que puedan examinar la gran cantidad de información que tienen a su alrededor y separar los hechos de las falsedades (fact from fake), debemos trabajar explícitamente para proporcionarles las herramientas de pensamiento crítico necesarias. El pensamiento histórico, como muestra Wineburg  en Why Learn History, no tiene nada que ver con la práctica basada en la abilidad para memorizar hechos. En cambio, es una orientación hacia el mundo que podemos cultivar, una que fomenta el escepticismo razonado, desalienta la prisa y contrarresta nuestra tendencia a confirmar nuestros prejuicios. Wineburg recurre a descubrimientos sorprendentes de una serie de investigaciones y experimentos -incluidas encuestas a estudiantes, intentos recientes de actualizar los currículos de historia y análisis de cómo los historiadores, estudiantes e incluso los verificadores de datos abordan las fuentes en línea- para pintar un paisaje peligrosamente minado, pero uno por  el  que, con cuidado, atención y conciencia, todos podemos aprender a navegar.

Es fácil observar las consecuencias públicas de la ignorancia y la desesperación históricas. Wineburg está aquí para decirnos que no tiene por qué ser así. El futuro del pasado puede descansar en nuestras pantallas. Pero su destino descansa en nuestras manos”.

Para complementar ese breve resumen, que siempre suele ser encomiástico, nada mejor que acudir a la reseña de Elizabeth Elliott  para Perspectives on History. Entre otras cosas, podemos leer lo siguiente:

(…)

Los estudiantes de hoy en día pueden ser “nativos digitales”, pero eso no los convierte en consumidores responsables de  información digital. Entre enero de 2015 y junio de 2016, el equipo de investigación de Wineburg evaluó la capacidad de miles de estudiantes estadounidenses para juzgar las fuentes web. Lo que encontraron fue “sombrío”, escribe Wineburg. El ochenta y dos por ciento de los estudiantes “no pudieron distinguir entre un anuncio y una noticia”, y menos del 10 por ciento de los estudiantes universitarios podía identificar inclinaciones partidistas en los sitios web. Aún más perturbador fue el hallazgo de que, en ocasiones,  también los profesores dirigían involuntariamente a los estudiantes a recursos en línea defectuosos o sesgados. En un caso, profesores de secundariade California entregaron un documento para una tarea que provenía de un sitio web antisemita, que negaba el Holocausto en Australia.

En su libro, Wineburg echa la culpa de este lamentable estado de cosas al sistema educativo estadounidense estándar, que dice que ha estado “atrapado en el pasado” durante décadas, descuidando enseñar habilidades fundamentales que ayudarían a los estudiantes a enfrentar estos problemas. Ataca recursos e instituciones que han sido populares entre muchos educadores de historia -pruebas estandarizadas, la iniciativa Teaching American History del Departamento de Educación y A People’s History of the United States de Howard Zinn-, que “han relegado a los estudiantes a papeles de absorbentes, no analistas de información “.

Sin embargo, Wineburg hace más que destripar la instrucción moderna; también ofrece algunas notas semi-alentadoras: los estudiantes de hoy no son menos inteligentes que sus abuelos, escribe. A pesar de las afirmaciones populares,  y a menudo politizadas, de que la educación de la historia de EE. UU. ha declinado desde una pasada edad de oro, Wineburg cita evidencias de que los resultados de las pruebas de historia estandarizadas se han mantenido constantes durante el último siglo. Los niños de la “generación más mayor” confundieron 1492 y 1776 de la misma manera que lo hacen sus contrapartes de hoy en día. Wineburg argumenta que esta mentalidad de “estos niños de hoy” simplemente nos distrae del verdadero problema. Él escribe: “Los resultados de las pruebas de los últimos cien años apuntan a una peculiar neurosis estadounidense: la obsesión de cada generación por probar a sus jóvenes, solo para descubrir y redescubrir su ignorancia” vergonzosa”.

Según Wineburg, el problema no es que los estudiantes ignoren nombres y fechas. De hecho, como él señala, incluso los especialistas más reputados en la disciplina podrían suspender una prueba de opción múltiple en un área de la historia con la que no estén familiarizados. Es más una tragedia, argumenta, que los estudiantes estén hechos para memorizar hechos en lugar de aprender las habilidades de pensamiento crítico que equipan sus mentes para discernir el contexto, detectar sesgos y emplear el escepticismo razonado al evaluar las fuentes. Y los libros de texto de historia estándar tampoco proporcionan estas habilidades. Cargados con el yugo de Scantrons, dólares de impuestos desperdiciados y libros de texto redundantes, la gran mayoría de los estudiantes no están preparados, escribe, para enfrentarse a los desafíos de la era digital. Mientras tanto, “Internet ha borrado la autoridad”, truena Wineburg en la introducción de su libro. Cualquier persona con una conexión a Internet puede escribir “historia”, publicarla en la web y reclamarla como un hecho, no es necesario someterla o revisarla por pares. Wineburg desafía a los educadores a pensar sobre cómo debe cambiar su docencia para enfrentarse a estos desafíos. “Los historiadores en general todavía tratan el mundo como un mundo impreso”, comenta. “Mi respuesta sería: ¿todavía espera en la cola del banco para depositar sus cheques? ¿Todavía tienes una gruesa pila de mapas en tu guantera que llevarías a un destino desconocido? Y si lo haces,  apuesto a que las notas para tus clases están amarillas de tanto manosearlas”.

(…)

A pesar de estas aleccionadoras revelaciones, Why Learn History señala que la mejora está al alcance de la mano. Dice Wineburg: “Creo que los historiadores tienen un papel crucial  ayudando a los jóvenes a navegar por los bancos de información poco fiable, sólida, falsa, verdadera, fiable y destartalada que nos confronta. Las conexiones entre el pensamiento histórico que hemos desarrollado con las fuentes impresas, y el tipo de pensamiento histórico que necesitamos para involucrarnos con las fuentes digitales, son conexiones  incipientes, pero están suplicando ser desarrolladas. “Wineburg enfatiza que solo los educadores tienen el poder de corregir los errores del pasado. Al fin y al cabo, los editores y bibliotecarios ya no son pastores de la información. “El futuro del pasado puede estar en nuestras pantallas”, concluye Why Learn History,  “pero su destino descansa en nuestras manos”.

Posdata: El lector habrá observado el ataque de Wineburg a Howard Zinn y, en consecuencia, habrá comprendido que tal posición no podía pasar inadvertida, dado quién es el uno y quién era el otro. Pues bien, para ahondar en esta sensible polémica les recomiento la entrada de HNN titulada “Is Howard Zinn’s “People’s History” really bereft of nuance?“, que a su vez remite a otros lugares de interés. Les auguro unos muy instructivos minutos con estas lecturas.

© 2018 University of Chicago Press / American Historical Association


7 comentarios sobre “¿Por qué aprendemos historia? (Si todo está ya en Internet)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.