Nuevas tendencias historiográficas

La editorial Bloomsbury ha decidido ponernos al día en las tendencias historiográficas más recientes con un volumen titulado Debating New Approaches to History, que ha estado a cargo de Marek Tamm, encargado de la introducción,  y de Peter Burke, que redacta la conclusión, especialistas ambos en historia cultural.

Dice el editor: “Con su formato innovador, Debating New Approaches to History aborda los problemas que se encuentran actualmente en lo alto agenda teórica y metodológica de la disciplina. En sus capítulos, los principales historiadores de las generaciones  veteranas y  jóvenes de todo el mundo occidental y más allá discuten y debaten los principales problemas y desafíos a los que enfrentan los historiadores en la actualidad. Cada capítulo es seguido por un comentario crítico de otro académico clave en el campo y por la respuesta del autor.

El volumen analiza temas como la importancia y las consecuencias del “giro digital” en la historia (¿cómo será la escritura de la historia en una era digital?), e desafío de la teoría poshumanista para la escritura de la historia (¿cómo escribimos la historia de los no -humanos?) y las posibilidades de ir más allá de las fuentes tradicionales en la historia y establecer un diálogo con la genética y las neurociencias (¿cuáles son las perspectivas y los límites de la llamada ‘neurohistoria’?). También revisa los debates más antiguos de la historia que siguen siendo cruciales, como lo que el enfoque de género puede ofrecer a la investigación histórica o cómo escribir la historia a escala global.

Debating New Approaches to History  no solo proporciona una visión general útil de los nuevos enfoques de la historia que cubre, sino que también ofrece información sobre los debates históricos actuales y el proceso de elaboración del método histórico. Demuestra cómo la disciplina de la historia ha respondido a los desafíos en la sociedad -como la digitalización, la globalización y las preocupaciones ambientales-, así como en las humanidades y en las ciencias sociales, como el “giro material”, el “giro visual” o el “giro afectivo”. Este es un volumen clave para todos los estudiantes de historiografía que deseen mantenerse al día en el pensamiento contemporáneo sobre la investigación histórica.”

En fin, aunque la portada es poco habitual, quizá buscando al alumno juvenil que necesita ponerse al día, el contenido es ajustado y cuenta con especialistas más o menos relevantes, pero siempre conocedores del asunto que tratan.  La introducción ya promete cuando inicia su recorrido así:

“La historia es la forma intelectual en que una cultura da cuenta de su pasado” fue la forma memorable de definir la historia propuesta en 1929 por el historiador holandés Johan Huizinga. De hecho, esto es bastante similar a otra definición articulada por el gran predecesor de Huizinga, el historiador suizo Jakob Burckhardt, a fines del siglo XIX; en su opinión, la historia es “el registro de lo que una edad considera digna de ser anotada en otra”. No es necesario concluir con estas definiciones que el estudio del pasado pueda reducirse a los requisitos del presente o a una demanda social -ciertamente, las exploraciones internas del mundo académico deben tenerse en cuenta; pero parece claro que los desarrollos en la escritura de la historia no se pueden discutir aislándolos de los principales cambios sociales, tecnológicos, culturales y de otro tipo. Por tanto, para comprender los nuevos enfoques y los principales debates en la historia de las últimas décadas, que es el objetivo principal del presente volumen, primero debemos prestar atención a algunas tendencias más profundas que prevalecen en el mundo moderno (occidental): a los cambios en los principios fundamentales de la cultura, en las oportunidades tecnológicas y en nuestras actitudes hacia el medio ambiente.

(…)”

Y de este modo empieza el primero de los capítulos, el que Jürgen Osterhammel dedica a la historia global:

“Hubo un momento en que las reflexiones programáticas sobre lo que se suponía que era la historia global superaban en número los intentos de poner todas esas recetas ambiciosas en la práctica historiográfica. Hoy la situación ha cambiado. Hay sólido cuerpo de trabajo disponible, no solo para demostrar las fortalezas y virtudes de la historia global, sino también para exponer sus dificultades y su fragilidad. La etapa actual de semi-consolidación del campo es un momento propicio para intentar un  examen, con especial énfasis en los debates y las preguntas abiertas.

Sin embargo, la dramática expansión de la historia global no facilita realmente esta tarea. En este momento, los más diversos tipos de escritura histórica se visten como “globales”, compartiendo nada más que una vaga resolución de superar la historia nacional y el eurocentrismo, dos fantasmas cuyo desprecio a menudo se da por sentado. Adoptando un punto de vista estrictamente nominalista y absteniéndose de cualquier tipo de juicio de valor, uno podría catalogar y clasificar estas prácticas de manera austera. En este sentido, la historia global es lo que la gente elige llamar por ese nombre. Mientras se persigue, hasta cierto punto, tal trayectoria de historización, el presente capítulo no evitará por completo las cuestiones normativas. Un campo intelectual pierde forma y coherencia cuando abandona la búsqueda de un mínimo consensual de requisitos metodológicos compartidos. Los debates, aparte de su propósito secundario habitual de competir por el poder y la influencia académica, deberían servir para una búsqueda de tales estándares comunes.

(…)”

Como siempre, Osterhammel no defrauda…

© Bloomsbury Publishing Plc


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.