Los mejores libros de historia de 2018, o eso dicen (I)

Llegado es el momento de las listas, un año más, de modo que acudimos fieles y raudos a consultarlas, cual delegación que se presenta ante el oráculo.

Como hicimos el año pasado, empezaremos en los Estados Unidos y con la que es considerada, dentro del mercado global de la edición, la publicación más influyente: Publisher Weekly. En este caso, además, va de la mano del gran premio recién concedido: el National Book Awards 2018.  Este galardón y aquella publicación coinciden en una cosa: poca historia académica y un vencedor destacado. Se trata del profesor de “Black Studies” Jeffrey C. Stewart con su The New Negro: The Life of Alain Locke (Oxford University Press), la definitiva biografía de Alain LeRoy Locke. Así lo defiende el editor:

“Alain Locke (1885-1954) creía que los estadounidenses negros eran un gigante dormido que podía transformar Estados Unidos en una sociedad verdaderamente humanista y plural. En la década de 1920, estos puntos de vista eran radicales, pero al anunciar a un Nuevo Negro en el arte, la literatura, la música, la danza y el teatro, Locke cambió la discusión sobre la raza, desplazándola desde los problemas centrados en los discursos políticos y económicos a las nuevas industrias creativas del modernismo estadounidense. . Aunque este eurofilo detestaba el jazz, usó el interés de la Era del Jazz en la estética negra para arraigar la idea de que los negros eran los artistas por excelencia de los Estados Unidos y las comunidades urbanas negras eran crisoles de creatividad, lugares donde una vida diferente era posible en los Estados Unidos. Al promover el arte, un dandy negro subjetivizó a los negros y se convirtió en el proceso en un Nuevo Negro”.

En cuanto a la historia propiamente dicha, entre los finalistas del premio se cuela también Colin G. Calloway con su The Indian World of George Washington: The First President, the First Americans, and the Birth of the Nation, también del sello Oxford University Press, un volumen que otros muchos han mencionado.

Menos fortuna si cabe ha tenido nuestra disciplina en otros medios, como el Washington Post o Esquire. Acaso en el primero se puede rescatar On Desperate Ground. The Marines at The Reservoir, the Korean War’s Greatest Battle (Doubleday), del author Hampton Sides.

No podía ocurrir lo mismo con los “100 Notable Books of 2018” del NYTimes, donde la sección de historia recoge hasta un total de 16 volúmenes, libros que les dejo explorar, porque algunos lo merecen. Por ejemplo, el de Jill Lepore, que ya hemos tratado aquí, los dedicados a Frederick Douglass y a Gandhi o el muy polémico The Darkening Age…, es decir, La edad de la penunbra, de Catherine Nixey. De todos ellos, solo uno se cuela en la selecta lista que el periódico nos ofrece de los diez mejores libros del año. Se trata del que el prestigioso historiador de Yale David Blight dedica a la figura de Frederick Douglass (Simon & Schuster). Como nos dice el editor, se trata de:

“La definitiva  biografía del afroamericano más importante del siglo XIX: Frederick Douglass, el esclavo fugitivo que se convirtió en el mejor orador de su época y uno de los principales abolicionistas y escritores de la época.

Siendo joven, Frederick Douglass (1818-1895) escapó de la esclavitud en Baltimore, Maryland. Tuvo la suerte de que su dueña le enseñara a leer, convirtiéndose en una de las principales figuras literarias de su tiempo. Escribió tres versiones de su autobiografía a lo largo de su vida y publicó su propio periódico. Su propia existencia desmentía a los dueños de esclavos: con dignidad y gran inteligencia, dio testimonio de la brutalidad de la esclavitud.

Inicialmente asesorado por William Lloyd Garrison, Douglass habló ampliamente, a menudo ante grandes multitudes, utilizando su propia historia para condenar la esclavitud. Rompió con Garrison para convertirse en un abolicionista político, un republicano y, finalmente, un partidario de Lincoln. Durante la Guerra Civil y durante la Reconstrucción, Douglass se convirtió en el orador más famoso y más viajado de la nación. Denunció el final prematuro de la Reconstrucción y la era emergente de Jim Crow. Con su voz única y elocuente, escrita y hablada, Douglass fue un crítico feroz de los Estados Unidos y un patriota radical. A veces discutía políticamente con afroamericanos más jóvenes, pero nunca abandonó ni el partido republicano ni la causa de los derechos civiles y políticos de los negros”.

También podríamos acudir a las amplias y diversas  listas de los PEN America Literary Awards y de la National Public Radio. Ambas coinciden en destacar un único volumen de historia, el de la estudiosa de Yale Joanne B. Freeman sobre The Field Of Blood: Violence In Congress And The Road To Civil War (Farrar, Straus and Giroux), un libro que según su editor “muestra que el Capitolio estuvo repleto de conflictos en las décadas previas a la Guerra Civil. Las sesiones legislativas a menudo estaban salpicadas de amenazas mortales, bastonazos, escritorios volteados y peleas sin cuartel. Cuando el debate pasaba a mayores, los congresistas sacaban pistolas y agitaban los cuchillos Bowie. Un representante incluso mató a otro en un duelo. Muchos fueron golpeados y acosados en un intento de intimidarlos para que se sometieran, particularmente en el tema de la esclavitud.Estas peleas no sucedieron en el vacío. Los dramáticos relatos de Freeman sobre reyertas y palizas cuentan una historia más amplia sobre cómo los fanáticos y el periodismo, así como las potentes emociones que provocaron, aumentaron las tensiones entre el Norte y el Sur y llevaron a la guerra.

En fin, en la lista de la citada NPR hay otra obra que no es de historia, pero que hará a buen seguro las delicias de los lectores y que otros muchos también citan, el de la periodista Susan Orlean titulado The Library Book (Simon & Schuster), un amplio recorrido por  bibliotecas y bibliotecarios que enfatiza el importante papel  que unos y otras desempeñan en nuestras vidas.

Por otra parte, por no cansar, diremos que también hay selección en la revista del Smithsonian, cosa que permite  rescatar uno de los libros de su lista, el de P. Satia sobre Empire of Guns: The Violent Making of the Industrial Revolution, del que nos ocupamos en su momento.

Y acabaremos, ahora sí, con la muy recomendable Bookforum. Nada hay de historia, así que les selecciono tres volúmenes de combate: Carceral Capitalism (MIT Press), de Jackie Wang; Hinterland America’s. New Landscape of Class and Conflict (Reaktion), de Phil A. Neel; y el reccién traducido Madres, de Jacqueline Rose.

Por si lo anterior no bastara, les recomiendo una ojeada curiosa al canadiense The Globe and Mail, que este año ha decidido ofrecernos su “The Globe 100: Our favourite books of 2018“, un centenar de obras donde tampoco se cuela ningún libro propiamente de historia. Así que, puestos a escoger al menos uno, me quedo con el siempre infalible Stephen Greenblatt y su Tyrant: Shakespeare on Politics (W.W. Norton), donde este estudioso “ilumina las formas en que William Shakespeare se sumergió en la lujuria por el poder absoluto y las catastróficas consecuencias de su ejecución”.

Dicho lo cual, vayamos ya a Europa… (continuará)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.