Keith Thomas: civilización y buenos modales

Como habrán podido advertir los lectores (u ojeadores) de este blog, uno de los libros más destacados del pasado año ha sido In Pursuit of Civility. Manners and Civilization in Early Modern England (Yale UP), del veterano Keith Thomas.

A este popósito, tras su aparición, Gerard DeGroot decía en The Times: “Imagine un mundo donde las personas se tiran pedos ruidosamente en público, orinan en la calle, no usan desodorantes y no muestran respeto por la cola de la oficina postal. Los vecinos tocan música a todo volumen a todas horas. Nadie recoge las cacas del perro. Eso sería el infierno.

Hacemos caso omiso de la importancia de los buenos modales porque parecen tan instintivos, tan normales. Sin embargo, son el pegamento que mantiene unida a la sociedad. Edmund Burke entendió esto. “La ley nos alcanza , pero aquí y allá, de vez en cuando”, escribió, pero los modales “nos refinan mediante una operación constante, regular, uniforme y sensible, como el aire que respiramos”. La civilidad, argumenta el historiador de Oxford Keith Thomas, es lo que hace posible que las personas “vivan juntas y prosperen”.

En efecto, es de eso de lo que va el libro de Thomas, que el editor nos presenta así:

“Los estudios seminales de Keith Thomas –Religion and the Decline of Magic, Man and the Natural World y The Ends of Life–  exploraron las creencias, los valores y las prácticas sociales de los años 1500 a 1800.  In Pursuit of Civility continúa esta investigación examinando lo que los ingleses pensaron que significaba ser “civilizado” y cómo esa condición difería de ser “bárbaro” o “salvaje”.

Thomas muestra cómo los rangos superiores de la sociedad intentaron distinguirse de sus inferiores sociales desarrollando formas distintivas de moverse, hablar y comportarse, y cómo la gente común, a su vez, desarrolló sus propias formas de civismo. La creencia de los ingleses en su civilidad superior dio forma a sus relaciones con los galeses, los escoceses y los irlandeses. Su legitimación del comercio internacional, el colonialismo, la esclavitud y la discriminación racial fue fundamental para sus relaciones con los pueblos nativos de América del Norte, la India y Australia.

Sin embargo, no todos compartían esta creencia en la superioridad de la civilización occidental. In Pursuit of Civility arroja luz sobre los orígenes tempranos del anticolonialismo y el relativismo cultural, y continúa examinando algunas de las formas en que se cuestionaron las nuevas formas de civismo.

Con toda la autoridad y brillantez del autor, basada como siempre en una amplia lectura, abundando en nuevas ideas  e ilustrada por muchas citas y anécdotas sorprendentes de fuentes contemporáneas,  In Pursuit of Civility transforma nuestra comprensión del pasado. Al hacerlo, plantea importantes cuestiones sobre el papel de los modales en el mundo moderno”.

Y, en fin, el autor nos dice en el prefacio que su “libro es una versión revisada y muy ampliada de tres conferencias Menahem Stern que se dieron en Jerusalén en noviembre de 2003”. Muestra su “agradecimiento a la Israel Historical Society  por invitarme a darlas;  estoy muy agradecido con mis anfitriones, particularmente con el fallecido Michael Heyd, el difunto Elliott Horowitz y Yosef Kaplan, por su amabilidad y hospitalidad”. También agradece  a su “audiencia alerta y crítica por escucharme con tanta atención y por sus muchos comentarios útiles en las discusiones subsiguientes”, discusiones que de inmediato nos remiten a un clásico, Norbert Elias, y continuan con Anna Bryson y su  From Courtesy to Civility: Changing Codes of Conduct in Early Modern England  (Oxford UP, 1998), con la tesis inédita de Fenela Child y con las Civil Histories  de Burke, Harrison y Slak (Oxford UP, 2000)”.

© 2018 Yale University


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.