Charles de Gaulle, por Julian Jackson

Dice Julian Jackson, historiador de  la Queen Mary University of London, que en el caso de tener que elegir cinco obras de referencia para comprender a Charles de Gaulle, estas serían:  The Complete War Memoirs of Charles de Gaulle, que escribió el propio De Gaulle;  las Memorias de ultratumba, de François-René de Chateaubriand; Notre Jeunesse, de Charles Péguy; las Memorias, de Raymond Aron; y The Vichy Syndrome: History and Memory in France Since 1944, de Henry Rousso.

Pues bien, a esas habría que añadir la del propio Jackson, porque, al menos en el mercado anglosajón, la suya es una de las biografías más celebradas de este año que termina:  De Gaulle (Harvard UP). Así nos la presenta el editor:

“A principios del verano de 1940, cuando Francia fue invadida por las tropas alemanas, un joven general que había luchado en las trincheras en Verdún se negó a aceptar la derrota. Huyó a Londres, donde se dirigió a la radio para dirigirse a sus compatriotas. “Pase lo que pase”, dijo, “la llama de la resistencia francesa no debe apagarse y no se apagará”. En ese momento, Charles de Gaulle entró en la historia.

Durante el resto de la guerra, De Gaulle insistió en que él y su movimiento de los franceses libres eran la verdadera encarnación de Francia. Por pura fuerza de personalidad, inspiró a hombres y mujeres franceses a arriesgar sus vidas para resistirse a la ocupación nazi. A veces distante, pero confiado en su liderazgo, se peleó violentamente con Churchill y Roosevelt. Sin embargo, sabían que necesitarían su ayuda para reconstruir una Europa destrozada. Gracias a De Gaulle, Francia fue reconocida como una de las aliadas victoriosas cuando Alemania finalmente fue derrotada. Luego, como presidente de la Quinta República, llevó a Francia al borde de una guerra civil por su controvertida decisión de retirarse de Argelia. Desafió la hegemonía estadounidense, sacó a Francia de la OTAN y vetó dos veces la entrada de los británicos en la Comunidad Europea en su búsqueda de lo que él llamó “una cierta idea de Francia”.

La magnífica biografía de Julian Jackson , la primera reconsideración importante en más de veinte años [exceptuando al menos la de Éric Roussel], captura esta figura titánica como nunca antes. Aprovechando los extensos recursos de los archivos de Gaulle recientemente abiertos, Jackson revela las raíces conservadoras de la formación intelectual de Gaulle, arroja nueva luz sobre su relación con Churchill y muestra cómo se enfrentó a los disturbios en el país y a los violentos movimientos de independencia desde Oriente Medio hasta Vietnam. Ninguna biografía previa ha representado tan vívidamente esta figura imponente cuyo legado sigue siendo profundamente cuestionado”.

Como complemento, puede el lector repasar la amplia entrevista que ofrece el blog de Harvard UP, donde se le pregunta, entre otras cosas, por la necesidad de esta nueva biografía, a lo que responde:

“La última biografía importante de De Gaulle se publicó en francés en 2002, pero desde entonces se han abierto los archivos de De Gaulle. Si bien el mundo de habla inglesa ha estado mucho menos interesado en De Gaulle que en Churchill, ciertamente no sería correcto decir que se le ignore en Francia: cada semana aparece algún libro sobre él, de calidad variable. En Francia es una figura venerada a una escala aún mayor que Churchill en Gran Bretaña.

Es un buen momento para volver a visitar De Gaulle por muchas razones. Una de ellas es que muchas de las preguntas que planteó siguen siendo relevantes hoy, y posiblemente más relevantes que nunca: gobernó en el momento culminante de la Guerra Fría, pero estaba convencido de que la Guerra Fría no duraría y de que era necesario trabajar para lograr un orden estable y equilibrado tras la Guerra Fría, y todavía estamos tratando de lograrlo; se le consideraba como antiamericano, pero en realidad contemplaba un momento en el que los Estados Unidos no necesariamente vieran sus intereses ligados a los de Europa occidental y la OTAN, y sentía que Europa debía organizar sus propios asuntos y su defensa. En la era de Donald Trump eso parece más relevante que nunca. Para los británicos, que están en el proceso de abandonar la UE, los puntos de vista de De Gaulle sobre Gran Bretaña y Europa parecen extremadamente precisos, al igual que sus comentarios sobre las consecuencias para Oriente Próximo de la ocupación de los territorios que Israel conquistó en 1967.

Eso no quiere decir que De Gaulle siempre haya tenido razón, pero las preguntas que planteó siguen siendo importantes hoy. Para mí, el interés en leer sobre él reside en el carácter excepcional de su carrera. Llevó una vida verdaderamente fascinante a todos los niveles”.

© 2018 President and Fellows of Harvard College


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.