Historia de Italia: el atormentado camino de una nación (1861-2016)

Todas las historias nacionales son sometidas de continuo a revisión y en todas ellas, por supuesto, se cuecen las respectivas habas. Cierto que es que ello se intensifica cuando hay alguna conmemoración señalada. Así sucedió en Italia en 2011, con motivo del 150 aniversario de la unificación.  Pero no es necesario que haya alguna efemérides, como demuestra la reciente Storia d’Italia. Il cammino tormentato di una nazione. 1861-2016 (Einaudi) del veterano Massimo Salvadori, una reconsideración de la historia nacional en el contexto de la crisis de la Unión Europea.

Esta es la presentación del editor:

“En la evolución desde la Italia unida hasta principios de los años noventa del siglo XX, surgen tres características principales en un contexto que ha visto la sucesión de regímenes opuestos (el liberal, el fascista y el democrático-republicano). La primera: la contraposición de formas de gobierno ha dado a la historia del país un profundo signo de discontinuidad. La segunda: en cada uno de los tres tipos de Estado, las principales fuerzas de la oposición fueron consideradas por aquellos en el gobierno como sujetos peligrosos “anti-sistema”, a los que tenían que impedir el acceso al poder. La tercera: las clases políticas de gobierno y las clases más altas en la jerarquía social han reaccionado forjándose en bloques de poder oligopolísticos o monopolísticos. Finalmente, la desaparición de estos bloques no produjo estabilidad ni la necesaria innovación institucional”.

El editor, además, nos ofrece, parte de la introducción, de la que extraemos lo siguiente, que repite en parte lo anterior:

“Italia y otros veintisiete países son ahora miembros de la Unión Europea, cuya formación representó un momento decisivo en la historia del Viejo Continente. De ahí la solicitud para reflexionar sobre la relación entre los eventos pasados ​​de los Estados individuales que conforman la Unión y las características de esta última; sobre cómo cumple la tarea de ser la guía efectiva de muchos temas profundamente marcados por diferentes identidades culturales, políticas, sociales y religiosas. Tales identidades -proyectadas en el cuerpo de la Unión a partir de una historia de siglos de conflictos recíprocos que culminaron periódicamente en catástrofes genuinas-  son difíciles de amalgamar. Tanto es así que no podemos evitar observar que la Unión se presenta como una criatura aún frágil, en gran parte inacabada, expuesta a crisis recurrentes, en definitiva, una confederación fatigada. Dadas las instituciones que lo gobiernan, no podemos vislumbrar si sus Estados miembros tendrán la voluntad y la capacidad de superar los intereses particularistas tenaces que impiden, por no decir bloquean, el camino que conduce al advenimiento de una federación exitosa, gobernada por un gobierno central y una constitución sólidamente compartida.

La debilidad generalizada de la Unión -que se ha profundizado muchacho y demasiado rápido desde el colapso del imperio soviético- es el testimonio preocupante de la propagación de movimientos y partidos agresivos que exigen en voz alta el retorno a sus propios países de la “soberanía usurpada”, cuando no la salida de una Unión considerada como una madrastra, acusada de ser dominada por burócratas propensos a la voluntad de oligarquías muy a menudo en conflicto entre sí, insensibles a las necesidades de sus pueblos y sujetas a los dictados de los Estados más fuertes. Estas son oleadas de rechazo preocupantes, que han encontrado su alarmante manifestación en el referéndum popular que en 2016 decidió la salida de Gran Bretaña de la Unión.

Por tanto, en relación con estos problemas y cuestiones no resueltos, debemos insistir en cómo el peso de las historias individuales de los Estados nacionales ha contribuido al nacimiento de la Unión, que ya no es joven, sino que en muchos aspectos es antigua.

(…)

Vamos a las historias de los diversos Estados, en nuestro caso al de Italia, para tratar de entender cómo estos, cada uno con sus rasgos específicos, condicionan el presente y el futuro de la Unión.

Aquellos que observan Italia en nuestros días, a más de un siglo y medio del logro de su unidad institucional, no pueden dejar de notar que el país todavía tiene que lidiar con toda una serie de problemas grandes y no resueltos que ya aparecían en el país en 1861: la acentuada brecha económica y social entre el Norte y el Sur; el reducido consenso popular de las clases dominantes que gradualmente se han ido sucediendo; un elevado y constante conflicto político y social que culminó periódicamente en momentos de gran dureza; la presencia de una red articulada de organizaciones criminales que se extienden progresivamente desde el sur al resto del territorio; el papel y la influencia que el Vaticano y el movimiento católico, en un país marcado por un monopolio casi religioso, han ejercido y continúan ejerciendo en la vida del país, teniendo como directriz constante la voluntad de contrarrestar la marcha hacia el advenimiento de instituciones propia y coherentemente laicas y el reconocimiento de los derechos civiles que han sido durante mucho tiempo las conquistas de los Estados democráticos-liberales más avanzados.

En la evolución de Italia, desde la Unificación hasta principios de los años noventa del siglo XX, emergen tres características principales mutuamente relacionadas en un contexto que ha visto la sucesión de tipos de regímenes estatales y políticos (el liberal, el fascista, ambos monárquicos, y el democrático-republicano) opuestos en sus características políticas e institucionales. La primera es que la contraposición de formas de gobierno ha dado a la historia del país un profundo signo de discontinuidad. La segunda -rasgo en cambio de una fuerte continuidad- es que, en cada uno de los tres tipos de Estado, las  fuerzas de oposición de impronta radical fueron consideradas por aquellas en el gobierno como peligrosos sujetos “anti-sistema”, anti-Estado, a las que tenían que impedir el acceso al poder; y que las fuerzas excluidas o auto-excluidas del área de poder a su vez han identificado a aquellas dominantes como instrumentos de las clases dirigentes opresoras.  La consecuencia ha sido que durante más de ciento treinta años  los sistemas políticos han prolongado su existencia en una condición de “excepcionalidad”: la imposibilidad para los principales partidos de oposición (salvo para algunos componentes minoritarios, más o menos importantes, dispuestos a moverse, siguiendo la práctica del “transformismo”, de un campo a otro) de acceder al liderazgo del país. Todo esto en un contexto en el que surgió un fuerte vínculo entre los trabajadores urbanos y rurales con las corrientes anarquistas, socialistas y comunistas consagradas a proyectos revolucionarios, a fin de excavar y mantener vivo un surco profundo entre las masas trabajadoras y el poder político y económico: un surco que, si bien por su profundidad ha impulsado repetidos proyectos revolucionarios, no ha llevado a ninguna revolución, excepto a la “revolución fascista”, que fue más bien una contrarrevolución contra la izquierda incapaz de hacer su propia revolución.

(…)”.

© Giulio Einaudi editore 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.