Nara B. Milanich: Paternidad

La amplia trayectoria profesional y activista de la profesora Nara B. Milanich culmina de momento con su más reciente libro: Paternity.
The Elusive Quest for the Father (Harvard UP).   Así lo recomienda el editor:

“Durante la mayor parte de la historia humana, la noción de que la paternidad era algo incierto parecía ser una ley inmutable de la naturaleza. El asunto del padre desconocido proporcionó tramas entretenidas desde Shakespeare a los novelistas victorianos y se ubicó en el centro de las herencias y de las disputas por la  manutención de los hijos. Pero en la década de 1920, los nuevos avances científicos prometieron resolver el misterio de la paternidad de una vez por todas. Lo que estaba en juego era mucho: la paternidad siempre ha sido una relación pública y privada. No solo confiere patrimonio y legitimidad, sino también un nombre, una nacionalidad y una identidad.

La nueva ciencia de la paternidad, con métodos como la tipificación de la sangre, las huellas dactilares y el análisis facial, aportaría claridad al enigma de la paternidad, o al menos eso parecía. De repente, sería posible establecer relaciones familiares, exponer asuntos de adulterio, localizar a padres errantes, desentrañar confusiones de bebés y descubrir la verdadera raza y etnia. Al rastrear la búsqueda científica del padre hasta el presente, con el advenimiento de un análisis de ADN aparentemente infalible, Nara Milanich muestra que el esfuerzo por establecer la verdad biológica no ha terminado con la búsqueda del padre. Más bien, la certeza científica ha revelado la naturaleza fundamentalmente social, cultural y política de la paternidad. Como muestra Paternity, en la era de la genética moderna, la respuesta a la pregunta “¿Quién es tu padre?” sigue siendo tan complicada como siempre”.

Sobre ese mismo asunto, la autora ofrece un avance en el blog de Scientific American:

“En las primeras décadas del siglo XX, científicos de todo el mundo propusieron una fantástica variedad de nuevos métodos para determinar el linaje biológico de un niño. En Austria, un antropólogo físico desarrolló una prueba de paternidad basada en una comparación de docenas de rasgos físicos (color de ojos, forma de la nariz, forma de la cabeza) entre el niño y el padre putativo. En Brasil, un dentista afirmó que podía revelar el secreto de la paternidad al examinar los dientes. Y en San Francisco, el médico Albert Abrams presentó el oscilóforo, una máquina milagrosa que establecía la paternidad al medir las vibraciones electrónicas de la sangre.

La búsqueda científica de la identidad familiar fue producto de su época. Las décadas de 1920 y 1930 fueron el apogeo del hereditarismo, la creencia de que la herencia determinaba decisivamente la naturaleza y la diferencia humanas. Fue la época en que la eugenesia dio forma a políticas sobre el matrimonio y la inmigración, mientras la ciencia de la raza era un campo de investigación legítimo. En la era del ADN, es tentador satitizar esta prehistoria de la genética. ¿Una prueba de paternidad electrónica? ¿Quiénes eran estos “científicos” que hicieron afirmaciones tan ridículas? ¿Cómo podrían los tribunales y el público ser tan crédulos?

La búsqueda de un método científico para determinar la paternidad de un niño aprovechó las ideas sobre la herencia para resolver un problema práctico: ¿cómo saber si dos personas estaban relacionadas? Fue una pregunta que surgió en una amplia variedad de contextos, y los tribunales, por su parte, estaban ansiosos por las respuestas proporcionadas por la ciencia. En Viena, donde los nacimientos ilegítimos eran comunes, los tribunales se habían atascado con una acumulación de casos de manutención infantil. Fue un juez local desconcertado por los enmarañados conflictos de “él dice/ella dice” quien por primera vez se aproximó al antropólogo para desarrollar una “ciencia de las semejanzas”. En São Paulo, la prueba de paternidad del dentista se aplicó en las disputas de herencia. En un caso, un trabajador del ferrocarril que afirmaba ser el hijo de un inmigrante portugués rico y recientemente fallecido presentó el análisis del dentista. Al declarar la evidencia científica como una “revelación sensacional”, el tribunal lo declaró hijo de aquel hombre.

(…)

En el presente como en el pasado, la ciencia genética está llamada a responder a una notable variedad de preguntas. Promete defender la moralidad, garantizar la justicia, asegurar la nación, rehacer los lazos y revelar la verdad escurridiza de la identidad. La ciencia puede ser radicalmente diferente, pero en la era del ADN, como en la era de las pruebas electrónicas de paternidad, quizás las verdades más poderosas y duraderas que revelan las pruebas genéticas no son sobre biología sino sobre la sociedad”.

© Harvard College / Scientific American / Nara B. Milanich


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.