Historia del África Occidental en la época moderna

Toby Green, especialista en Lusophone African History and Culture en el londinense King’s College, acaba de presentarnos su última obra: A Fistful of Shells : West Africa from the Rise of the Slave Trade to the Age of Revolution (Allen Lane).

Dice el editor:

“En el momento del  “reparto de África” ​​a finales del siglo XIX, África ya había estado conectada a nivel mundial durante muchos siglos. Su oro había alimentado las economías de Europa y del mundo islámico desde alrededor de 1000, y sus sofisticados reinos habían comercializado con europeos a lo largo de las costas desde Senegal hasta Angola desde el siglo XV. Hasta al menos 1650, se trataba de un intercambio entre iguales, utilizando una variedad de monedas, especialmente las conchas: las conchas de cauri importadas de las Maldivas y las conchas de nzimbu importadas de Brasil.

El nuevo e innovador libro de Toby Green transforma nuestra visión de África occidental y centro-occidental. Reconstruye un mundo de reinos cuya existencia (como la de Europa) giraba en torno a la guerra, los impuestos, el comercio, la diplomacia, las creencias religiosas complejas, la exhibición real y la extravagancia, y la producción de arte.

Con el tiempo, la relación entre África y Europa giró cada vez más en torno al comercio de esclavos, dañando el poder político y económico relativo de África a medida que los términos del intercambio monetario cambiaron drásticamente a favor de Europa. A pesar de estos crecientes desequilibrios de capital, los contactos de larga duración aseguraron conexiones notables entre la Era de la Revolución en Europa y América y el nacimiento de un revolucionario siglo XIX en África.

A Fistful of Shells se basa no solo en historias escritas, sino en investigaciones de archivo en nueve países, en arte, griots, historia oral, arqueología, cartas y la experiencia personal del autor para crear una nueva perspectiva sobre la historia de una de los regiones más importantes del mundo”.

Así empieza la introducción:

“El 28 de julio de 1649, García II, el manikongo, se sentó a redactar una carta a su homólogo, el rey João IV de Portugal. La corte del rey congoleño era lujosa, rica en alfombras y tapices de Flandes, tejidos de tela de la India,  servicios con adornos de plata y ornamentos religiosos hechos de los minerales del Nuevo Mundo. Había perlas pescadas por buzos africanos esclavizados en el Caribe, y luego vendidas por los comerciantes venecianos. Más allá de las importaciones extranjeras de alto estatus, la corte también estaba llena de telas congoleñas tejidas con significados simbólicos, y el manikongo y sus asesores principales usaban cadenas de cuentas de coral y fajas rojas del estilo del Kongo. Los secretarios se sentaron al lado del manikongo y escribieron sus cartas, que luego firmó con gran entusiasmo: escribió al rey portugués como alguien a quien veía como un igual en el “gran juego”, que en ese momento tenía en el Atlántico africano reinos como Allada, Benin, Denkyira y Kongo, así como China y las potencias europeas en ascenso.

(…)”

© Penguin Books Ltd


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.