La Compañía de las Indias Orientales y su implacable dominación de la India

Quizá no pueda decirse de William Dalrymple que sea un académico de primera fila en lo tocante a la historia moderna de la India, pero sin duda es, de entre todos ellos, el más apreciado por lectores e interesados, y sus libros siempre son fascinantes, sin excepción. Así que estamos de enhorabuena, porque este 2019 nos regala su The Anarchy The Relentless Rise of the East India Company (Bloomsbury), volumen que continua esa saga entre la que destacan El último Mogol y El retorno de un rey.

Y es que, como ha dicho John Keay en la LR,  con el debido respeto a la Liga Hanseática, la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales  y, por supuesto, Walmart, probablemente estemos ante “la corporación más poderosa de la historia”, bajo cuyo gobierno -cita Dalrymple- el pacífico reino de la India se convirtió en la morada de la anarquía.

Así se nos presenta:

“En agosto de 1765, la Compañía de las Indias Orientales derrotó al joven emperador mogol y lo obligó a establecer en sus provincias más ricas una nueva administración dirigida por comerciantes ingleses que recaudaban impuestos a través de un despiadado ejército privado, lo que ahora llamaríamos un acto de privatización involuntaria.

El estatuto fundador de la Compañía de las Indias Orientales lo autorizaba a “hacer la guerra”, y siempre había usado la violencia para lograr sus fines. Pero la creación de este nuevo gobierno marcó el momento en que la Compañía de las Indias Orientales dejó de ser una corporación comercial internacional convencional que comerciaba con sedas y especias y se convirtió en algo mucho más inusual: un poder colonial agresivo disfrazado de un negocio multinacional. En menos de cuatro décadas había entrenado una fuerza de seguridad de alrededor de 200,000 hombres -dos veces el tamaño del ejército británico- y había sometido a todo un subcontinente, conquistando primero Bengala y finalmente, en 1803, la capital mogol de Delhi.  El alcance de la Compañía se extendió hasta que casi toda la India al sur del Himalaya fue efectivamente gobernada desde una sala de juntas en Londres.

The Anarchy cuenta la notable historia de cómo uno de los imperios más magníficos del mundo se desintegró y fue reemplazado por una empresa privada peligrosamente no regulada, con sede a miles de kilómetros en el extranjero, en una pequeña oficina con  cinco amplias ventanas  y que respondía solo ante sus accionistas distantes. En su libro más ambicioso y fascinante hasta la fecha, William Dalrymple cuenta la historia de la Compañía de las Indias Orientales como nunca se había contado antes, desplegando una oportuna historia de advertencia sobre el primer poder corporativo global”.

Hay que señalar que este volumen se ha demorado considerablemente, tanto es así que ya en 2015 su autor publicó un avance en The Guardian. De allí podemos extraer algunos párrafos:

“Una de las primeras palabras indias en ingresar en el idioma inglés fue la jerga hindustani para el saqueo: “loot”. Según el Oxford English Dictionary, esta palabra rara vez se escuchaba fuera de las llanuras del norte de la India hasta fines del siglo XVIII, cuando de repente se convirtió en un término común en Gran Bretaña. Para comprender cómo y por qué arraigó y floreció en un paisaje tan lejano, solo hay que visitar el Powis Castle.

El último príncipe galés hereditario, Owain Gruffydd ap Gwenwynwyn, construyó el castillo de Powis como un fuerte escarpado en el siglo XIII; la finca fue su recompensa por abandonar Gales en manos del gobierno de la monarquía inglesa. Pero sus tesoros más espectaculares datan de un período posterior a la conquista y la apropiación por los ingleses: Powis simplemente está inundado con el botín de la India, habitación tras habitación vemos el saqueo imperial, extraído por la Compañía de las Indias Orientales en el siglo XVIII.

Hay más artefactos mogoles apilados en esta casa privada en la campiña galesa que los que se exhiben en cualquier lugar de la India, incluido el Museo Nacional de Delhi. Las riquezas incluyen cachimbas de oro bruñido con incrustaciones de ébano empolvado; espinelas magníficamente inscritas y dagas enjoyadas; rubíes relucientes del color de la sangre de paloma y esmeraldas verde lagarto. Hay sables con topacio amarillo y adornos de jade y marfil; cortinajes de seda, estatuas de dioses hindúes y abrigos para armaduras de elefante.

Tal es el deslumbramiento de estos tesoros que, como visitante el verano pasado, casi me perdí el enorme lienzo enmarcado que explica cómo llegaron a estar aquí. La imagen cuelga escondida en la parte superior de una oscura escalera con paneles de roble. No es una obra maestra, pero sí recompensa el estudio. Un decadente príncipe indio , vestido con un paño de oro, está sentado en lo alto de su trono bajo un dosel de seda. A su izquierda, cimitarra y lanza que cargan oficiales de su propio ejército; a su derecha, un grupo de caballeros georgianos empolvados y emperifollados. El príncipe está poniendo ansiosamente un documento en manos de lo que parece ser un dignatario, un ingléscon ligero  sobrepeso y una levita roja.

La pintura muestra una escena de agosto de 1765, cuando el joven emperador mogol Shah Alam, exiliado de Delhi y derrotado por las tropas de la Compañía de las Indias Orientales, fue obligado a lo que ahora llamamos un acto de privatización involuntaria. El manuscrito es una orden para despedir a sus propios oficiales mogoles que recaudaban los impuestos en Bengala, Bihar y Orissa, y reemplazarlos por un conjunto de comerciantes ingleses nombrados por Robert Clive- el nuevo gobernador de Bengala – y los directores de la Compañía, a quien  el documento describe como “el alto y poderoso, el más noble de entre los nobles eminentes, el jefe de los ilustres guerreros, nuestros fieles sirvientes y sinceros bienhechores, dignos de nuestro real favor, la Compañís inglesa ”. En lo sucesivo, la recaudación de los impuestos se subcontrató a una poderosa empresa multinacional, cuyas operaciones de recaudación de ingresos estaban protegidas por su propio ejército privado.
Fue en este momento que la East India Company (EIC) dejó de ser una corporación convencional,de  comercio de sedas y especias, y se convirtió en algo mucho más inusual. En unos pocos años, 250 empleados de la compañía respaldados por la fuerza militar de 20.000 soldados indios reclutados localmente se habían convertido en los gobernantes efectivos de Bengala. Una corporación internacional se estaba transformando en una potencia colonial agresiva.

(…)

Seguimos hablando de que los británicos conquistaron la India, pero esa frase disfraza una realidad más siniestra. No fue el gobierno británico el que se apoderó de la India a fines del siglo XVIII, sino una empresa privada peligrosamente no regulada con sede en una pequeña oficina, con cinco amplias ventanas, en Londres, y administrada en la India por un sociópata inestable: Clive.

(…)”.

© Bloomsbury Publishing Plc 2019 / The Guardian / William Dalrymple


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.