Microhistoria: a propósito de Carlo Ginzburg

El próximo 15 de abril Carlo Ginzburg cumplirá 80 años.  Así que, aunque él suele decir que no le gustan las efemérides, es un buen momento para volver sobre su trabajo.

Ya hemos indicado en este blog la aparición de un nuevo libro y algunas otras aportaciones recientes. pero no todo estaba ahí.

Hace ya algunos meses, la casa editorial Adelphi reeditó por todo lo alto su Storia notturna. Una decifrazione del sabba, volumen que ahora figura dentro de la colección “Il ramo d’oro” (en honor a James George Frazer), donde es calificado a caballo entre la historia moderna y la antropología.  El libro cuanta, además, con un nuevo posfacio (“Medaglie e conchiglie: ancora su morfologia e storia”), con una muy cuidada edición y con una portada sorprendente, al menos para el lector hispano, pues reproduce la famosa Dama de Elche.

Por su parte, en el mercado francés  el sello Flammarion ha presentado a lo largo del mes de enero sendas nuevas ediciones de Le fromage et les vers, con prefacio de Patrick Boucheron,  y de Les batailles nocturnes, que se acompaña del ensayo que Ginzburg dedicó al cincuentenario de esta obra.

Dice Boucheron que la de Ginzburg es “una vida dedicada a los pliegues del tiempo ya  sus discontinuidades, algo que requiere de atrevimiento y delicadeza, de tacto en suma -un tacto que hoy nos parece más precioso que nunca, cuando contrasta con la penosa  tendencia a la vehemencia que a veces emplean los historiadores cuando intentan, un poco en vano, levantar la voz.

Todo el mundo puede experimentarlo, de muchas maneras refrescantes casi cuarenta años después de la publicación de un libro convertido en un clásico de la historiografía del siglo XX, uno  que nunca ha dejado de leerse, traducirse, comentarse y discutirse: uno encontrará, intacta e inalterada, esta desconcertante mezcla de audacia e inventiva intelectual que sus primeros lectores reconocieron como su “encanto”, algo que uno estaría feliz de atribuir a la energía de una era, la de la década de 1970, de modo que será difícil evitar que sintamos la inevitable nostalgia. Pero para que esta nostalgia sea activa y apasionante -lo puede ser-, y para que inspire el deseo de continuar la experiencia, sin duda hay que ponerse a organizar su lectura. Un clásico, sí, sin duda:  El queso y gusanos se ha convertido en un clásico”.

En efecto, todo un clásico. Y por eso mismo, todo lo anterior -que no agota el interés que suscita Carlo Ginzburg-  lo completamos mi colega y amigo Justo Serna y yo mismo con un nuevo libro dedicado a su obra: Microhistoria. Las narraciones de Carlo Ginzburg, editado primorosamente por Comares.

Y así lo presentamos:

“Microhistoria es un ensayo sobre el pasado. Lo pretérito es un repertorio de hechos ocurridos, pero también aquello que habiéndose concebido no se consumó.

El historiador estudia lo pretérito para averiguar qué hacían nuestros antepasados, pero también para saber qué hacemos ahora. Puede mirar a lo lejos y lo general, lo cercano y lo concreto. Cuando estudia lo particular y lo próximo, el historiador es una suerte de entomólogo. Permítasenos esta metáfora: al examinar ese insecto descubre cosas del ser vivo, pero también de la colectividad a la que pertenece, de los instintos que lo gobiernan. El ser humano no es un insecto, no es ese invertebrado. Ahora bien, vive en comunidades y con sus semejantes establece interacciones basadas en reglas o normas, o basadas en la voluntad, la deliberación. Lo enfocado a pequeña escala nos dice mucho del comportamiento humano.
Carlo Ginzburg es el afamado historiador italiano que mejor ha desarrollado esta hipótesis. Quizá es el investigador más influyente en las humanidades y en la historia. Ha estudiado objetos extraños, pero esas conductas humanas se desarrollan en contexto y en relación con comunidades más vastas. Ha escrito libros de gran impacto (El queso y los gusanos) y su prosa envolvente, enigmática y a la vez clara nos atrapa. ¿Qué nos importa la cosmogonía de un molinero del siglo XVI, los hechos del aquelarre o la literatura de ficción?

Con la historia cultural que Ginzburg practica aprendemos de los antepasados corrientes o extraños. Y aprendemos acerca de nosotros mismos. Somos seres rutinarios, pero somos también comparables, agentes de un mundo que no concebimos y no controlamos, tipos cuyos actos tienen significado para nosotros y para quienes nos observan o nos estudian tiempo después. Carlo Ginzburg es un sabio. Nosotros somos enanos aupados a la espalda de un gigante”.

Añadido a eso, el volumen cuenta con un apéndice que se compone de dos entrevistas (una nuestra y otra de Mauro Boarelli) y un texto del propio Ginzburg, inédito en castellano: “Algunas preguntas que me planteo”.

Les esperamos en las librerías.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.