Descolonización y autodeterminación: rehacer el mundo

La politóloga Adom Getachew acaba de publicar un interesante volumen dedicado a Worldmaking after Empire. The Rise and Fall of Self-Determination (Princeton UP). El libro se nos presenta así:

“La descolonización revolucionó el orden internacional durante el siglo XX. Sin embargo, las historias habituales  que presentan el fin del colonialismo como una transición inevitable de un mundo de imperios a uno de naciones, un mundo en el que la autodeterminación era sinónimo de construcción de una nación, ocultan cuán radical fue este cambio. Basándose en el pensamiento político de intelectuales y estadistas anticoloniales como Nnamdi Azikiwe, W.E.B. Du Bois, George Padmore, Kwame Nkrumah, Eric Williams, Michael Manley y Julius Nyerere, esta nueva e importante explicación de la descolonización revela el alcance total de su ambición sin precedentes de rehacer no solo las naciones sino el mundo.

Adom Getachew muestra que los nacionalistas anticoloniales africanos, afroamericanos y caribeños no fueron solo o incluso principalmente constructores de naciones. Respondiendo a la experiencia de desigualdad soberana racializada, dramatizada por las  guerras internas de Etiopía y Liberia, los pensadores y políticos del Atlántico Negro desafiaron la jerarquía racial internacional y articularon visiones alternativas sobre la creación del mundo. Tratando de crear un mundo posimperial igualitario, intentaron trascender las jerarquías legales, políticas y económicas al garantizar el derecho a la libre determinación dentro de las recién fundadas Naciones Unidas, constituyendo federaciones regionales en África y el Caribe, y creando el Nuevo Orden Económico Internacional. .

Utilizando fuentes de archivo de Barbados, Trinidad, Ghana, Suiza y el Reino Unido, Worldmaking after Empire replantea la historia de la descolonización, reconsidera el fracaso del nacionalismo anticolonial y ofrece una nueva perspectiva sobre los debates en torno al orden internacional reinante”.

Y he aquí parte de la Introducción:

“En la medianoche del 6 de marzo de 1957, Kwame Nkrumah subió al escenario en Accra para anunciar la independencia de la Costa de Oro, que pasó a llamarse Ghana en homenaje al antiguo imperio de África Occidental. En su discurso, Nkrumah declaró que 1957 marcaba el nacimiento de una nueva África “listo para librar sus propias batallas y demostrar que, después de todo, el hombre negro es capaz de manejar sus propios asuntos”. En su opinión, la lucha de una década por la independencia ghanesa era solo una batalla en la lucha más amplia por la emancipación africana. “Nuestra independencia”, sostuvo Nkrumah como es sabido, “no tiene sentido a menos que esté relacionada con la liberación total del Continente africano” . Esta conexión entre la independencia de Ghana y la emancipación africana no solo anhelaba la formación de nuevos estados africanos sino que también preveía la independencia nacional como primer paso para constituir una federación panafricana y transformar el orden internacional.

Medio siglo después de la independencia de Ghana y con los consabidos fracasos y límites del Estado poscolonial, es fácil pasar por alto las implicaciones revolucionarias y las reverberaciones globales de esa noche de marzo de 1957. Desde nuestro punto de vista, la transición del imperio a la nación en el siglo XX aparece como inevitable. Y mientras que la universalización del estado-nación marcó un importante triunfo sobre el imperialismo europeo, también ha llegado a representar una forma política incapaz de realizar los ideales de un futuro democrático, igualitario y antiimperial. En contraste, para quienes estuvieron en Accra esa noche y para los observadores en todo el mundo, el significado histórico mundial de la primera colonia subsahariana en obtener la independencia fue palpable. Dentro del mundo del Atlántico Negro, la independencia del cuarto Estado negro tras Haití, Liberia y Etiopía fue especialmente trascendental. La audiencia de Nkrumah esa noche incluía a Martin Luther King Jr., Coretta Scott King, A. Philip Randolph, Ralph Bunche y el congresista Adam Clayton Powell. El marxista trinitario George Padmore y el economista de Santa Lucía  W. Arthur Lewis asistieron como miembros de la administración de Nkrumah, mientras que nacionalistas de todo el continente, incluido Julius Nyerere de Tanzania, también participaron en las celebraciones del Día de la Independencia. Dada la prohibición de viajar a Ghana porque Estados Unidos había revocado su pasaporte, W.E.B. Du Bois escribió una carta pública a Nkrumah y al pueblo de Ghana felicitándolos por su consuistada independencia e instando al nuevo Estado a asumir el manto del movimiento panafricano que él había ayudado a fomentar desde principios del siglo XX.  Para estas figuras, la independencia de Ghana, que llegó pocos meses después de la conclusión exitosa del boicot de autobuses de Montgomery, constituyó el comienzo de una lucha por la igualdad racial en todo el mundo.

Este libro estudia los proyectos globales de descolonización que los críticos anticoloniales y nacionalistas anglófonos negros encabezaron en las tres décadas posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial. Sobre la base del pensamiento político de Nnamdi Azikiwe, W.E.B. Du Bois, Michael Manley, Kwame Nkrumah, Julius Nyerere, George Padmore y Eric Williams, sostengo que la descolonización fue un proyecto de reordenamiento del mundo que buscaba crear un orden internacional equitativo y libre de dominación. En contra de la visión estándar de la descolonización como un momento de construcción de la nación (nation-building) en el que la demanda anticolonial de autodeterminación culminó en el rechazo del gobierno extranjero y la formación de Estados-nación, reformulo el nacionalismo anticolonial como la creación de un mundo nuevo (worldmaking).

(…)”

© Copyright, Princeton University Press.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.