Indira Gandhi: los peligros del autoritarismo

El profesor Gyan Prakash, radicado en Princeton y uno de los impulsores de los estudios subalternos, acaba de presentar su reciente trabajo:   Emergency Chronicles. Indira Gandhi and Democracy’s Turning Point (Princeton UP / Penguin).

“En la noche del 25 de junio de 1975, Indira Gandhi declaró el estado de emergencia en la India, suspendió los derechos constitucionales y arrestó a sus oponentes políticos en redadas nocturnas  por todo el país. En los veintiún meses terribles que siguieron, su régimen desató una brutal campaña de coerción e intimidación, arrestando y torturando a la gente por decenas de miles, arrasando barrios marginales e imponiendo la esterilización obligatoria a los pobres. Emergency Chronicles proporciona el primer relato completo de este episodio poco estudiado en la historia moderna de la India. Gyan Prakash despacha el cómodo mito de que la Emergencia fue un evento aislado provocado únicamente por el deseo de Gandhi de aferrarse al poder, argumentando que fue el producto de la problemática relación de la democracia india con la política popular.

Empleando registros archivísticos, documentos privados y cartas, fuentes publicadas, películas y materiales literarios, así como entrevistas con víctimas y perpetradores, Prakash  rastrea los orígenes de la Emergencia hasta el momento de la independencia de la India en 1947, revelando  cómo  la frustrada promesa de transformación democrática trastornó el equilibrio entre el poder estatal y los derechos civiles. Además, describe vívidamente el desarrollo de una crisis política que culminó en un descontento popular generalizado, que Gandhi intentó aplastar paradójicamente mediante el uso de la ley para suspender los derechos adquiridos. Su incapacidad para preservar el orden político existente tuvo repercusiones duraderas e imprevistas, al abrir la puerta a la política de castas y al nacionalismo hindú.

Situando la emergencia dentro de la más amplia historia global  de la democracia, este apasionante libro nos ofrece lecciones valiosas  y actuales, ya que el mundo se enfrenta una vez más a los peligros del auge del autoritarismo y del nacionalismo populista”.

Y así empieza y termina el primer capítulo, “A Case of Mistaken Identity“:

“Al amanecer del 25 de septiembre de 1975, Prabir Purkayastha no tenía idea de que su vida estaba a punto de cambiar. El día comenzó normalmente en su dormitorio del Ganga Hostel, en el nuevo campus de la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi (JNU). Se vistió y desayunó en el comedor. En lugar de esperar el autobús, justo después de las 9, emprendió el atajo rocoso que conducía desde la cresta de detrás de los dormitorios hasta el antiguo campus, que albergaba temporalmente la administración y las aulas de la universidad. Pasó junto a la escarpada cresta de rocas y arbustos que bordeaban el camino irregular y entró en el campus por la entrada trasera. Pocos minutos después, Prabir estaba fuera de la Escuela de Idiomas. Tres estudiantes, todos miembros como él de la Student Federation of India (SFI), ya estaban reunidos allí. El SFI, afiliado al Partido Comunista de la India (Marxista) o CPI (M), era la organización estudiantil dominante en el campus. Uno de sus miembros, Devi Prasad Tripathi, era el presidente de la unión de estudiantes de la JNU.

Esa mañana, el campus estaba lleno de tensión. Era la segunda jornada de la huelga de tres días convocada por el SFI en respuesta a la expulsión de Ashoka Lata Jain, electa del consejo del sindicato de estudiantes , que también resultó ser la prometida de Prabir. Ashoka no era una alborotadora política ansiando enfrentarse a las autoridades. Pero ella los había enojado al presidir una reunión del sindicato de estudiantes y sacar un folleto en protesta por la denegación de admisión a diecinueve estudiantes por supuestos motivos políticos. Uno de ellos era Tripathi. Habiendo completado su máster en la JNU, había solicitado la admisión en un programa del Centro de Estudios Políticos. Se le denegó la admisión, así que técnicamente ya no era estudiante y por tanto no podía presidir la reunión del sindicato de estudiantes. Por eso había intervenido Ashoka, provocando que las autoridades la expulsaran.

(…)

Alrededor de las 10, un automóvil negro pasó por la puerta principal, giró a la izquierda y continuó hacia la Escuela de Idiomas. Era un Ambassador, uno de los tres modelos de automóviles fabricados en la India, invariablemente utilizado por la oficialidad. Al volante se encontraba un sikh físicamente imponente, el DIG (inspector general adjunto) de la Policía de Delhi, P. S. Bhinder. Con él estaban T. R. Anand, un DSP (superintendente adjunto de policía) y dos agentes de policía, todos vestidos de paisano.

El automóvil se detuvo cerca de los estudiantes. Bhinder salió, se acercó a Prabir y le preguntó: “¿Eres Devi Prasad Tripathi?” Prabir respondió que no. De inmediato, se vió empujado hacia el coche. Sus amigos se apresuraron a rescatarlo de los hombres de paisano, consiguiendo alejarlo momentáneamente del automóvil. Prabir también se resistió, pero los policías golpearon a los estudiantes, levantaron a Prabir y lo empujaron al asiento trasero. (…)

(…) Esa misma noche, Prabir fue trasladado de la estación de policía a la cárcel central de Tihar en Delhi. Más tarde fue trasladado a Agra, donde pasó veinticinco días en régimen de aislamiento.

La Emergencia había producido una tormenta furiosa, y Prabir fue una de sus víctimas accidentales. ¿Qué creó esta vorágine? ¿Y por qué se desplomó sobre el oasis Nehruviano de la JNU? Fundada para encarnar la visión de Nehru de una India progresista, plural e internacionalista, la universidad no había presenciado enfrentamientos por motivos de casta, religión o región tan característicos de la política nacional. La llegada disruptiva de la Emergencia al campus sirvió para certificar que ya no estaría exenta de las convulsiones de la política india. Ello sugiere que comprender el arresto de Prabir requiere que lo situemos no solo bajo el foco de los acontecimientos inmediatos, sino también en el contexto más amplio de la experiencia de la India con la democracia, comenzando con la Constitución”.

Como era de esperar, el volumen ha sido bien recibido, aunque no tanto entre ciertos medios hindús.

© Copyright, Princeton University Press.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.