El problema de la democracia: culto y personalidad

Apresurémonos a aclarar el título de esta entrada, para lo cual nada mejor que el rótulo completo del volumen: The Problem of Democracy: The Presidents Adams Confront the Cult of Personality (Random House Large Print), de Nancy Isenberg and Andrew Burstein.  Así pues, un libro que trata un problema genérico a través de una biografía dual, una obra cuyo contenido es el siguiente:

“John y John Quincy Adams: intelectuales insolentes, implacables contadores de la verdad, demasiado abiertamente para su propio bien político. Sostenían que la participación política exigía coraje moral. No buscaron popularidad (quedó claro). Lamentaron el hecho de que la adoración de héroes en América sustituyera la idolatría por los resultados; y dejaron en claro que estaban hablando de Benjamin Franklin, George Washington, Thomas Jefferson y Andrew Jackson.

Cuando John Adams sucedió a George Washington como presidente, su hijo ya lo había seguido en el servicio público y estaba destinado en Europa como diplomático. Aunque pasaron muchos años separados -en tanto sus carreras abarcaban Europa, Washington DC y su hogar familiar al sur de Boston-, mantuvieron un estrecho vínculo a través de una extensa redacción de cartas, debates sobre la historia, la filosofía política y las maniobras partidistas.

El problema de la democracia es un problema urgente; los presidentes padre e hijo comprendieron la peligrosa psicología de la política y pronosticaron con qué tendrían que lidiar las futuras generaciones: los ciudadanos que quieren héroes a los que adorar y las codiciosas élites que están más que dispuestas a engañar. Rechazados en las urnas, cada uno después de un mandato, no prueba que los presidentes Adams tuvieran ideas erróneas. Intelectualmente, eran lo que hoy llamamos “independientes”, reacios a comprometerse a ciegas con un partido político organizado. Ningún historiador ha tratado de analizar sus vidas entrelazadas como lo hacen Nancy Isenberg y Andrew Burstein en estas páginas, y no hay mejor momento que el presente para aprender de los descontentos más perspicaces de la nación estadounidense”.

Y así empieza:

“Fueron los únicos dos jefes ejecutivos en el primer medio siglo de la república estadounidense que fueron destituidos después de un solo mandato. No hay monumento de mármol gigante para ninguno de ellos en Washington, DC

Vivos o muertos, no encarnan el ideal ideal del espíritu democrático. ¿Quién diría que John y John Quincy Adams hablan de manera creíble, significativa, a la era moderna? Nosotros.

Precisamente porque no son símbolos evidentes de la democracia, encontramos a los dos Adams sujetos convincentes a medida que buscamos una mejor manera de entender cómo Estados Unidos puede haber ido desde su promesa de apertura extática -el magnánimo “espíritu de 1776”-, hasta donde está hoy, como un sistema político angustiado. Ningún investigador histórico hasta ahora se ha comprometido a relatar en profundidad la historia de los primeros presidentes, padre e hijo. En estas páginas, retomamos los hilos rotos de nuestra herencia política de casi 250 años de antigüedad. Vemos las experiencias de Adams y sus posiciones impopulares (pero no necesariamente erróneas) como una oportunidad para presentar al político comprometido de nuestro tiempo una imagen precisa de una herencia política que muchos estadounidenses no quieren abordar. Ello incluye, pero no se limita a, el desafortunado tribalismo del sistema bipartidista.

Con una fijación en la compra de influencias, cambiando dinero por votos, vivimos en un momento de la historia en que reina la confusión en cuanto a la fiabilidad de toda la retórica de la era fundacional. Si le preguntaras a un ciudadano promedio qué representa América, lo más probable es que él o ella repita algo de la escuela primaria sobre la libertad y la democracia. La respuesta simplista no debe ser ridiculizada, pero sí delata lo que está mal: la falta de definición. Los redactores de la Constitución no erigieron una democracia. No era su intención hacerlo. Tampoco debemos asumir que Estados Unidos sea una democracia hoy en día. Por eso hemos escrito este libro. Los presidentes Adams son nuestro vehículo en un esfuerzo por proporcionar una interpretación pertinente, quizás incluso urgente, de la naturaleza de la política estadounidense. Los mitos persistentes ya no bastan.

¿Cómo, entonces, llevamos la discusión de lo que creemos saber sobre los dos Adanes a lo que deberíamos saber sobre ellos? John Adams, el segundo presidente, asumió un papel principal en la inminente Revolución, defendiendo vehementemente la Declaración de Independencia cuando se presentó ante el Congreso Continental. Pero eso no es lo que consideramos más memorable sobre él. John Quincy Adams, el sexto presidente, fue el primero que no tenía la edad suficiente para haber participado en la Revolución; compareció ante la Corte Suprema en 1841 y defendió con valor la libertad de los africanos secuestrados que sus captores habían despachado a bordo del Amistad. Pero eso no es lo que consideramos más memorable sobre él. Las mejores razones que encontramos para recordar a los Adams son aquellas que se refieren a sus conocimientos obstinados sobre la psicología humana.”

© 2019 Penguin Random House


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.