Irracionalidad. Una historia del lado oscuro de la razón

El profesor Justin E.H. Smith acaba de presentarnos su último libro: Irrationality. A History of the Dark Side of Reason (Princeton UP). Antes de entrar en el volumen, recomendaría su página web y, por ejemplo, una entrada del pasado diciembre -“It’s All Over“- que acaba con la siguiente reflexión:

“A medida que ingresamos a nuestra nueva servidumbre tecnológica, y junto con la democracia liberal perdemos el sujeto humano individual que se ha ido construyendo lentamente a lo largo de los siglos como un lugar de valor real, el gobierno de hierro de las métricas nos hará saber repetidamente que nuestras elecciones e inclinaciones creativas no cambian nada. El trabajo creativo probablemente tomará, para muchos, un carácter místico, que no se realiza desde ninguna creencia en su poder para influir en el mundo, como ocurre en la actualidad, como puede suceder durante los próximos milenios, sino como un simple acto de fe, como algo que debe hacerse, para citar erróneamente a Tertuliano, porque es absurdo.

Los seres humanos son absurdos o, lo que es casi lo mismo, irracionales, en una forma en que los algoritmos no lo son, y fue esta diferencia básica entre estos dos tipos de entidad lo que inicialmente nos hizo pensar que podríamos aprovechar esta última para mejorar las vidas de los primeros. Siguiendo una trama de ciencia ficción demasiado clásica para creerla, nuestra creación ahora está regresando para devorar nuestras almas”.

Visto lo anterior, vayamos al libro y a la presentación del editor:

“Es una historia que no podemos dejar de contarnos. En tiempos, los humanos eran objeto de superstición e irracionalidad, pero luego los griegos inventaron la razón. Más tarde, la Ilustración consagró la racionalidad como valor supremo. Al descubrir que la razón es la característica definitoria de nuestra especie nos llamamos a nosotros mismos “animales racionales”. ¿Pero es esta halagadora historia en sí misma racional? En este relato de la irracionalidad desde la antigüedad hasta el presente -desde el asesinato de Hípaso de Metaponto en el siglo V antes de Cristo por revelar la existencia de números irracionales hasta el surgimiento de grupos de Twitter y la elección de Donald Trump-, Justin Smith dice que la evidencia sugiere lo contrario. Desde el sexo y la música hasta la religión y la guerra, la irracionalidad constituye la mayor parte de la vida y la historia humanas.

Rico y ambicioso,  Irrationality discurre por  la filosofía, la política y los acontecimientos actuales. Desafiando el pensamiento convencional sobre la lógica, la razón natural, los sueños, el arte y la ciencia, la pseudociencia, la Ilustración, Internet, las bromas, y las mentiras y la muerte, el libro muestra cómo la historia revela que cualquier triunfo de la razón es temporal y reversible, y que los esquemas racionales, incluyendo especialmente a muchos de los de Silicon Valley, a menudo resultan en su polo opuesto. El problema es que lo racional da nacimiento a lo irracional y viceversa en un ciclo sin fin, de modo que  cualquier esfuerzo por poner las cosas en orden de manera permanente, tarde o temprano termina en una explosión de sinrazón. Debido a esto, es irracional tratar de eliminar la irracionalidad. Para bien o para mal, es un rasgo ineludible de la vida”.

Y así empieza la introducción:

“Durante los últimos milenios, muchos seres humanos han depositado sus esperanzas para salir del desorden en el que hemos nacido -el desorden de la guerra y la violencia, el dolor de las pasiones no satisfechas o de las pasiones cumplidas en exceso, la degradación de vivir como brutos- en una sola facultad, que se supone que todos -y solo- los miembros de la especie humana tienen. Llamamos a esta facultad “racionalidad” o “razón”. A menudo se dice que se descubrió en la antigua Grecia y se elevó a un estado casi divino al comienzo del período moderno en Europa. Quizás no se pueda encontrar un emblema mayor de este culto moderno que los “Templos de la razón” que se instalaron brevemente en las iglesias católicas confiscadas a raíz de la Revolución Francesa de 1789. Esta reutilización de las augustas casas medievales de culto muestra al mismo tiempo lo que bien puede ser una contradicción ineliminable en el esfuerzo humano para vivir nuestras vidas de acuerdo con la razón, y para modelar la sociedad sobre principios racionales. Hay algo absurdo, de hecho irracional, acerca de dar a la razón sus propios templos. ¿Qué se supone que uno debe hacer en ellos? ¿Orar? ¿Reverenciar? Pero, ¿no son estas las mismas postraciones que los fieles habían realizado anteriormente en las iglesias, de las cuales se suponía que estábamos liberados?

(…)

Por tanto, no estamos tan lejos de donde Hípaso de Metaponto se encontró hace milenios. Los griegos descubrieron la irracionalidad en el corazón de la geometría; recientemente hemos descubierto la irracionalidad en el corazón del algoritmo, o al menos la imposibilidad de aplicar algoritmos a la vida humana, mientras eludimos que  las fuerzas de la irracionalidad los conviertan en armas. Si no poseyéramos una voluntad tan fuerte para creer que nuestros descubrimientos tecnológicos y nuestro progreso conceptual pueden tener el poder de ahuyentar la irracionalidad, la incertidumbre y el desorden de nuestras vidas -es decir, si pudiéramos aprender a ser más filosóficos sobre nuestra situación humana-, entonces es probable que estuviéramos mucho mejor posicionados para evitar el violento retroceso que siempre parece seguir a nuestras mayores innovaciones, cobrando los grandes trofeos de caza de nuestra razón”.

© Copyright, Princeton University Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.