Palacios del placer. De ​​cómo los victorianos inventaron la diversión en masa

Llegado el mes de julio, que en esta parte del hemisferio marca la vacación o al menos su proximidad,  cerramos temporalmente el blog.  Lo hacemos con una entrada que hemos guardado expresamente, porque algo tiene que ver, por aquello del ocio y la diversión.

Antes de entrar en el tema, no obstante, permítanme que les diga que hay un libro más completo sobre el asunto que nos ocupará. Me refiero al volumen traducido por Siglo XXI con el título de Diversión ilimitada. El auge de la cultura de masas (1850-1970), del profesor Kaspar Maase.

Dicho lo cual, el volumen del que nos ocupamos en esta entrada es Palaces of Pleasure. From Music Halls to the Seaside to Football. How the Victorians Invented Mass Entertainment (Yale UP), obra de un author bien reconocido, con varios libros a su espalda, impulsor de una conocida web sobre el Londres vistoriano  y alguien que ahora mismo ha decidido ir un poco más allá, proponiéndose completar un doctorado: Lee Jackson.

Dice el editor:

“Los victorianos inventaron el entretenimiento de masas. A medida que la creciente clase industrializada del siglo XIX adquirió los medios y el tiempo libre para dedicarse a actividades de ocio, todos los caprichos fueron satisfechos por los empresarios que construyeron nuevos lugares para la diversión popular. Contrariamente a su reputación de tipos estirados, taciturnos y puritanos , los victorianos se deleitaron con estos “palacios de placer” recién creados.

En este libro vívido y cautivador, Lee Jackson muestra el surgimiento de instituciones conocidas como palacios de ginebra, salas de música, centros turísticos costeros y clubes de fútbol, ​​así como las atracciones más peculiares del jardín de recreo y la exposición internacional, desde monos paracaidistas y zoológicos humanos a parques temáticos de atracciones emocionantes. El autor explora cómo el entretenimiento masivo y vibrante llegó a dominar el tiempo de ocio y cómo los intentos de grupos religiosos y reformistas laicos por frenar la “inmoralidad” en el pub, el teatro de variedades y el salón de baile se tambalearon ante su éxito comercial.

El amor ilimitado de los victorianos por el ocio creó una fuerza económica nacionalmente significativa e influyente: la moderna industria del entretenimiento”.

Y así empieza la introducción:

“La reina victoria probablemente nunca dijo aquello de: “No nos divertimos”. Las palabras aparecieron impresas por primera vez en una novela de 1885 del escritor James Payn, la respuesta ácida de un personaje “regio” no especificado a una dudosa anécdota. Más tarde se lo atribuyeron a Victoria, y se citó como fuente a un cortesano convenientemente muerto. La princesa Alice, la nieta de Victoria, después de haber interrogado en broma a su abuela sobre el tema, llegó a la conclusión de que “ella nunca lo dijo”. Sin embargo, el supuesto eslogan de la reina Victoria se pegó, adecuadamente regio y desdeñoso, al carácter de una mujer que pasó la mitad de su vida de luto. Hasta el día de hoy, la frase permanece firmemente alojada en la imaginación pública, reforzando el concepto generalizado de que tanto Victoria como sus súbditos eran, en su mayor parte, miserables puritanos.

Por supuesto, la idea de que nuestros antepasados victorianos no sabían divertirse carece de sentido. El siglo XIX fue una época de entretenimiento popular, desde el Crystal Palace hasta el “palacio de las variedades”. Es cierto que los victorianos promovían la “recreación racional”, incluidos los parques públicos, las bibliotecas y los museos, pero también ansiaban la emoción. La Greater Britain Exhibition en Earl’s Court (1899), por ejemplo, no solo contenía exposiciones colonialistas instructivas, sino también la Great Wheel, una precursora de 300 pies de altura del London Eye, y una amplia variedad de atracciones en el recinto ferial. Otras atracciones incluían la bicicleta de polo; el Bioscopio (cine antiguo); el electrófono (auriculares estilo walkman para escuchar música por teléfono); y una recreación de un cuchitril de opio de Hong Kong (sin el opio). Una de los favoritas entre la multitud era el Great Canadian Water Chute, como una moderna montaña rusa acuática pero con un bote de fondo plano, que permitía a los visitantes “disfrutar del pasatiempo británico de los gritos”.

Si nos cuesta imaginar a los proverbialmente austeros victorianos gritando con alegría y placer, es porque esto es en parte un problema de imagen. (…)”

Feliz verano, y que se diviertan!

© 2019 Yale University


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.